Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Descalabro del “SI” y victoria del “NO” ¿Por qué?

Es triste y causa pena constatar que las campañas políticas que se adelantan en este país son manejadas por unos politicastros saltimbanquis expertos en la trampa, en el engaño y en la mentira, cuando no es que recurren a la compra de la débil conciencia, y el ingenuo e ignorante votante se les traga el “anzuelo” y corren a sufragar sin tener la más mínima noción del por qué ni para qué votaron; situación que se corroboró en la pasada campaña por el plebiscito para refrendar los Acuerdos de La Habana, por cuanto los promotores del SÍ como los del NO se valieron de ardides ignominiosos que desdibujaron la realidad arguyendo calumnias, verdades a medias y ocultando secretos a voces.

Sorpresa grande para todos fue la victoria del NO. Nadie se imaginó que el SÍ pudiese perder en tales comicios, dadas todas las circunstancias que tenía a su favor a través de las gabelas otorgadas por el aparato estatal, ni aún, los que sufragamos por la negativa para no apoyar los mencionados Acuerdos, y que no pertenecemos ni es de nuestra querencia ninguna de las dos cabezas visibles que lideraron la campaña en favor o en contra del plebiscito. Es difícil o arriesgado o equivocado en esta clase de contiendas asegurar que un triunfo o victoria le pertenece a determinada persona o grupo partidista, ya que aquí no se vota para elegir a una persona o personas, sino que se vota por un monosílabo para aprobar o improbar el contenido de una pregunta.

Los votos obtenidos por el NO, y que fueron la mayoría en las elecciones del plebiscito, no pertenecen de manera exclusiva al partido Centro Democrático como caprichosa y obstinadamente se pretende sostener, por cuanto en esta sumatoria hay participación importante de varios sectores: empresa privada, academia, independientes, liberales y conservadores no matriculados en esas agencias partidistas, etcétera, etcétera. Con esta errónea aserción que infunden los medios de comunicación le causan un grave daño al país político, ya que esto conlleva a una mitificación inmerecida e innecesaria que coadyuva a la polarización.

No me cabe la más mínima duda, que con esta coyuntura del triunfo con el NO, y después de escuchar las últimas propuestas del presidente Uribe: amnistía inmediata para guerrilleros que sean amnistiables y garantías para su seguridad física en zonas de concentración, con una sola innovación: el alivio a condena de militares; lo mismo que las propuestas trasnochadas y nada nuevas de Óscar Iván Zuluaga, y las cuales ya estaban plasmadas en los Acuerdos de La Habana; salta a la vista que el Centro Democrático, con la ayuda de todos los independientes que votamos por el NO, busca oxigenarse y tener el protagonismo que bien lejos tenía su Líder en este proceso de Paz con las guerrillas de las Farc, y así entrar a terciar en la postulación al Nobel de la Paz.

Los Acuerdos de La Habana que ponen fin al conflicto con las Farc, se firmaron a la luz del Derecho Internacional bajo la modalidad de “Acuerdos Especiales” consignados en la oficina de la Confederación Suiza en Berna , y siguen vigentes con todos sus efectos jurídicos, así el plebiscito, como fallo político, haya sido adverso. Los ajustes o revisión de algunos puntos acordados y firmados en La Habana, y de los que se empieza a hablar a última hora por parte de una clase política desprestigiada y oportunista, pueden ser viables siempre y cuando a la cúpula negociadora de ese grupo subversivo les asista voluntad política para aceptarlos y renegociarlos, lo contrario sería “arar” sobre el mar.

Si se da el “gran acuerdo nacional” con la díscola y opaca clase política y logran sentarse a la mesa con los señores farianos para proceder a la “asepsia” de los Acuerdos, nadie se debe ilusionar esperando grandes ajustes o modificaciones, porque hay ciertos inamovibles para la guerrilla que son vitales para su seguridad y tranquilidad y que son unos enormes “sapos” que se tendrá que tragar el país, si verdaderamente quiere que la confrontación con estos señores termine. Cuando este proceso de revisión (?) termine, se podrán dar cuenta que las modificaciones fueron inocuas, pero queda, para algunos, la satisfacción de que el “maniqueísmo” se impuso, y que los Acuerdos ya no son tan malos como eran antes del plebiscito porque la catarsis vino de la mano del rey persa Manes, reencarnado en el “Mesías” del Centro Democrático.

El manejo que le dio el presidente Santos a la campaña del plebiscito en favor del SI fue erróneo, prepotente y triunfalista, olvidando, de paso, su pírrico nivel de aceptación que tiene en todos los estratos sociales del país. La cuenta de cobro que le pasó el pueblo fue inexorable y ajustada a sus justas proporciones. El error más garrafal que cometió fue entregar la conducción, con pedagogía y todo, de la campaña plebiscitaria a unos ministros “entetados”, sin bagaje y de poco peso en el concierto nacional, y a una clase política corrupta y desprestigiada, quienes se le comieron al presidente, sin pena ni gloria, la “carnada” representada en burocracia y en cupos indicativos, siendo poco o nada su trabajo electoral en favor del SI.

Santos ha tenido fama de mitómano y cañador como jugador, en lo único que es experto. Es de las personas que dicen una cosa y hace todo lo contrario; es prometedor y burlón, como ocurrió con los acuerdos con agricultores, con camioneros, con maestros, con indígenas, con pensionados, y estos fueron los que, en primer orden, le pasaron su cuenta y con buenos réditos. Este comportamiento que se vivió en los pasados comicios debemos de mantenerlo vivo para próximas elecciones, sobre todo para las legislativas y no votar por ninguno de los repitentes, así tengamos a nuestra madre de candidata. Este es el primer paso para arreglar este país.

Y para cerrar con broche de oro y enterrar el SÍ del plebiscito, lanzó de su cosecha intelectual estas máximas: “Si el plebiscito se niega, volvemos a la guerra”. “Tengo información amplísima sobre los planes de las Farc para la guerra urbana, que es mucho más demoledora que la guerra rural”. “Si la guerra continua, ahí sí se tendrá que subir los impuestos”. “El presidente tiene la facultad de redactar la pregunta que le dé la gana”. Inadmisible estas amenazas en boca de quien tiene la obligación constitucional de conservar la armonía y el orden público en todo el territorio nacional. Y por todo estas amenazas y su pésimo gobierno, votamos por el NO.

Marco Aurelio Uribe García.
Manizales, octubre 6 de 2016.

(Visited 1.042 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Marco Aurelio Uribe García, abogado. Manizales

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Ante la salida de Carlos Queiroz como técnico de(...)

2

Hace cerca de una semana tuve la oportunidad de conversar con(...)

3

De nuevo nos lanzamos a la discutible empresa de enunciar -esta(...)

11 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. hugo.velasquez.148

    Viejito sinverguenza, lo major que ha hecho en su vida a sido votar por el NO, muy bien lo felicito,,,, siga asi a demostrado ser un hombre inteligente,,, ahora vaya a cuidar sus nietos.

  2. En resumidas cuentas ud votó NO por q le cae mal JMS. Que inocua su posición pues nada de trasfondo en su posicion q afectó a la gente humilde q vive día a día la guerra!

  3. Si no se renegocia se inicia una nueva negociación . El pueblo es soberano y debe respetarse el triunfo del no. Hábilmente ud en su artículo trata de convencer finalmente que es mejor dejar el asunto a di contradiciendo todo su falso analisis

  4. sansonbattalla

    Qué mal empleado eso de “pírrico nivel de aceptación”. ¿Se refería a “escasísimo nivel de aceptación”? Porque las denominadas victorias pírricas, cuyo referente histórico se remonta al general Pirro, nacido en Epiro, lo que ponen de presente son los enormes costos de supuestas “victorias” militares. Se habla entonces de triunfos “pírricos” en los que hubiera sido preferible perder la batalla. De todas maneras, me parece que la animadversión por el personaje que ha conducido, bien o mal, este proceso de paz como lo es el señor Santos, no es motivo suficiente para votar NO de modo mezquino, negándole de paso la oportunidad a todo un país de comenzar a transitar por la senda de la paz. Esperemos que por el bien de la nación este proceso se pueda enderezar. A menos que se les ofrezca una prisión de cinco estrellas tipo “La Catedral” para que pasen vacaciones unos cuatro o cinco años, no veo plausible que los señores cabecillas de las Farc acepten de buen agrado estar tras los barrotes de una cárcel de máxima seguridad por un buen lapso.

  5. sandrabird0629

    Me pareció muy bueno su punto de vista en el artículo , hasta que terminó con una frase que evidencia el porqué mucha gente votó por el no. Al igual que los políticos que usted critica cayó usted también y colaboró en sesgarse políticamente al votar por la paz con un NO solamente por ir en contra del Presidente y de un político al afirmar ¨Y por todo estas amenazas y su pésimo gobierno, votamos por el NO.” Cuando la paz carece de política. Pensó usted primero en el mal gobierno de Santos para dar su voto y dejó de lado a todos los pueblos y municipios que sí han sufrido la guerra? Por votos como el suyo fue que ganó el NO . De personas que están en las ciudades con una calidad de vida maravillosa y muy lejanas al verdadero conflicto.
    Ese es el hecho real . En el plebiscito , mucha gente al igual que usted votó o por Uribe o en contra de Santos……… sin pensar de verdad en un país que no resiste más la guerra.

  6. urielgaleano0814

    Don Marco Aurelio, ayúdeme un poquito por favor…hay en Colombia líderes políticos de peso?
    Vivo en el exterior y desde esta perspectiva solo sigo viendo uno y dos en perspectiva…
    Y este si que es un problema
    Me figuro que tendremos que seguir siendo pacientes hasta que a los niveles educacionales se le pegue una aceledarita

    Gracias don MA y que Dios lo bendiga

  7. urielgaleano0814

    Gracias por su punto de vista, que a propósito comparto algunos de ellos.
    No me parece acertada su opinión de que Alvaro Uribe quiera figurar para los “noveles”. Creo que el está lejos de esa ambición.
    Por otra parte, en mi opinión, el país seguirá enfrentándose a situaciones políticas muy delicadas que solo pueden superarse por una mejor educación, con la esperanza de tener líderes más estructurados…
    Los que tenemos no sólo son muy parroquiales sino que carecen de los valores morales/intelectuales; como consequencia no le pueden puden peras al olmo…verdad
    Ha habido en Colombia desde tiempo atrás, un ansia de aparentar niveles intelectuales y morales por parte de periodistas/políticos que no los poseen, todos son amermelados…algo más: el “NO” pudo ser el 65% [figure IT out]

  8. aquiles478482

    Totalmente de acuerdo- En la victoria del NO influyo la participación de los independientes y demás organizaciones mencionadas. El Centro Democrático no debe vanagloriarse de un triunfo que en su totalidad no le corresponde.

  9. vikingonegro

    Totalmente de acuerdo. No se puede pretender que alguien lo apoye a uno si de mi creen que soy un mentiroso, si ofendo al otro por tener dudas, si soy prepotente, pero insisten en su error: el si todo lo hizo bien, los del no somos ignorantes.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar