Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

¿Quién pescará más votos en estos ríos de corrupción?
La mezcla de un poco de ignorancia con un poco de irresponsabilidad produce un resultado explosivo que puede ser letal y catastrófico. Esta nociva combinación hizo carrera en Colombia, el día de los comicios una mayoría considerable de los votantes terminan depositando su voto por unos pésimos y cuestionados candidatos, que a la postre salen elegidos para ocupar cargos en la administración pública y/o a conformar los diferentes organismos colegiados, a cambio de dinero o prebenda burocrática, lo que conduce indefectiblemente a reducir su personalidad a la mínima expresión y a coadyuvar en el crecimiento de la corrupción.

Los partidos políticos están atravesando una situación caótica debido a sus fallas estructurales y coyunturales que han debilitado ostensiblemente sus cimientos ideológicos y su fuerza de choque debido a la incapacidad, egoísmos e intereses personales de sus “gurús”. Su dirigencia nacional y regional es de bajo perfil, poluta, clientelista y politiquera, de escasa formación intelectual y académica, codiciosa por el poder personal económico y político, amigos incondicionales de los compadrazgos y parentelas, proclives a las componendas y a la utilización del movimiento para fines poco claros y en contravía de sus principios éticos e ideológicos, lo que ha llevado a una gran parte de su militancia a la apatía, al escepticismo y al transfuguismo.

En Colombia la batalla contra la pandemia de la corrupción debería ser prioritaria y tener el carácter de política de Estado, ya que su metástasis está haciendo estragos en todos los niveles de la administración. Si en verdad queremos comprometernos en una lucha frontal contra la corrupción, lo primero que debemos hacer es valorarnos, no perder la dignidad y tener un concepto claro sobre el derecho de pertenencia, exigiendo a las autoridades mano dura y cero impunidad en la represión de esta ignominiosa práctica, por cuanto la corrupción nos tiene asfixiados y sumidos en un estado de lamentable inercia, lo que nos convierte en objetos venales o cómplices o cohonestadores de una clase política corrupta y desaforada.

En las elecciones presidenciales de 2002, quedó plenamente demostrado que para alcanzar esa dignidad no se requiere dotes de estadista, ni tener oratoria, ni retórica, sino un manejo adecuado y oportuno de unas propuestas claras y concretas, como ocurrió con Álvaro Uribe qué con gran facilidad se ganó la confianza y admiración de la opinión pública, lo que le deparo la presidencia de Colombia. Sólo necesitó cambiar el discurso arcaico: Vivienda, Salud y Educación por el de una propuesta simple: arrasar con la guerrilla de las Farc en un lapso de un año (no la cumplió), pero la gente se entusiasmó y le creyó porque estaba hastiada de tanta corrupción, de tanta violencia y de malos gobiernos. En los comicios ganó en primera vuelta. No dejó títere con cabeza.

Las campañas para la presidencia de la república están prendiendo sus turbinas, y ya se empiezan a barajar diferentes nombres pertenecientes a los distintos partidos. Entre los que empezaron a sonar no están todos los que son, ni son todos los que están, y mucho menos que, algunos, sean merecedores de tan encumbrada dignidad, así, hayan llegado unos, a partir de 1974, de manera fácil y sin ningún mérito por aquello del delfinato o del oportunismo, producto de un infundado temor reverencial.

Entre todos los aspirantes a candidatos a la presidencia, y qué hasta ahora han salido a la palestra, tenemos de todo como en botica: buenos, regulares y malos; politiqueros y politicastros; serios y demagogos; megalómanos, prepotentes, veleidosos y, hasta, estultos y acémilas; he tenido una percepción que me ha llevado casi a la certeza de que sólo hay un candidato comprometido de tiempo atrás, y de manera seria y creíble, en luchar a brazo partido contra el corrupto “establecimiento”, llevando a cabo, por el medio más indicado y como prioridad de su programa de gobierno, contundentes reformas en la estructura estatal en lo concerniente a la justicia y a la política. En la primera están los guardianes y protectores de la impunidad, en la segunda están los delincuentes más redomados y de cuello blanco. La impunidad mantiene florecido el árbol de la corrupción.

Ojala que el partido Alianza Verde, al que pertenece este candidato (a), llegue a un consenso y termine acogiendo y respaldando esa candidatura, y que no acaben en peleas como las que se dan entre perros y gatos como ha ocurrido y viene ocurriendo en el Polo Democrático, y todo por procurar cada uno en saciar unos apetitos desordenados de poder, mal que han padecido casi todos los partidos de izquierda.

Claro está que hoy por hoy, todos los que aspiran a ser candidatos presidenciales se muestran como si se hubieran practicado una “catarsis” en el alma y enarbolan, matreramente, la bandera “anticorrupción”, como también, dicen que son los garantes del postconflicto, pero esto no pasa de ser otro ardid de la demagogia barata para cazar votos y que muchos incautos la creen y, con otros venales, terminan eligiendo estas “carroñas” nauseabundas, y de las cuales estamos saturados.

La verdad sea dicha, no le veo ninguna posibilidad de triunfo individual al resto de candidatos que hasta ahora se mencionan, y en cuanto a las coaliciones, para ganar en primera vuelta y garantizar el manejo del postconflicto, aunque se solidifiquen sus resultados son negativos dada la poca injerencia de los partidos sobre sus díscolos militantes.

Siguiendo la orientación que me brindan los estados oníricos, y sin ser Mago o Futurólogo, la aspirante a ser candidata presidencial por el partido Alianza Verde, es la única que puede disputarle la presidencia de Colombia al “gallo tapado” que tiene el partido Centro Democrático, como candidato para las elecciones de mayo de 2018.

Según la mencionada orientación, y como vivimos en el país del Sagrado Corazón en donde se mitifica a cualquiera o se le convierte en mártir con gran facilidad, la Corte Suprema de Justicia, más temprano que tarde, absolverá a Luis Alfredo Ramos Botero, quien es procesado por Concierto para Delinquir en la modalidad de paramilitarismo. Este caballero es el que sacará el Centro Democrático como su candidato a la presidencia de Colombia, periodo constitucional 2018-2022.

Luis Alfredo Ramos, aglutinará el partido conservador, su cuna de origen, y a todos fundamentalistas del partido de Uribe, que no son pocos. Candidato bastante difícil de derrotar. De pronto se repite el fenómeno Uribe que se dio en las elecciones del año 2002.

Marco Aurelio Uribe García.
Manizales, febrero 16 de 2017.

Apostilla: Da risa que este gobierno en sus estertores esté anunciando que presentará una “nueva” reforma política. ¿No creen que este “dislate”, a estas alturas, es otra falta de respeto para con el pueblo?

(Visited 355 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Marco Aurelio Uribe García, abogado. Manizales

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Ante la salida de Carlos Queiroz como técnico de(...)

2

Hace unos años vi el documental Solar Revolution, el cual presenta(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Un gobierno patético y vergonzoso - La pringamosa | Blogs El Tiempo

    […] Todo este “pésimo y despelotado” gobierno de Santos, está dejándole al país un legado funesto, tétrico y luctuoso, ya que está vulnerando lo poco que queda de los partidos políticos que integran la Unidad Nacional, y que hoy, no son otra cosa que unas agencias políticas famélicas de burocracia, manejadas por politicastros despreciables y corruptos, lo cual está facilitando o dejando el camino expedito para el surgimiento y alcance del poder por parte de una reaccionaria y tenebrosa “derecha”, como la que pregonan algunos ideólogos del Centro Democrático, y que no tiene nada que envidiarle o copiarle al Nacionalismo Hitleriano, de la década de los años 30 y 40. En un artículo anterior, mencioné sobre esto e hice alusión a una posible candidatura de Luís Alfredo Ramos. (Ver: https://blogs.eltiempo.com/la-pringamosa/2017/02/16/quien-pescara-mas-votos-en-estos-rios-de-corrupci&#8230😉 […]

  2. fernando262553

    lamentablemente pescaran mas votos, los mas mentirosos, embaucadores y los que mas plata puedan repartir el dia de los comicios, por que esa ha sido la historia de nuestra querida colombia a lo largo de su historia

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar