Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Es evidente el afán en algunos sectores del gobierno, y de la empresa privada, de acabar con la televisión pública para que el ´duopolio´ no se preocupe más. La idea es empezar por liquidar el Canal Capital. La misión al parecer se le entregó al Contralor Distrital, la tomó muy a pecho, y ahora habla olímpicamente de su posible ´disolución´ supuestamente por las pérdidas acumuladas desde su creación, algo así como 41.000 millones de pesos y por los 1,098 millones de pesos que esta entidad aparentemente ´perdió´ en el 2013.

Más allá que esas cifras del Contralor sean ciertas o no, porque su gerente Hollman Morris habla de utilidades durante su gestión por 516 millones de pesos en el 2012, y 322 millones de pesos en el 2013, el debate es si la televisión pública debe ser rentable como lo dijimos en un artículo pasado. Vea La tv pública es servicio, nunca negocio, y no tiene que ser rentable

Para nadie es un secreto que Canal Capital es una piedra en el zapato para el duopolio que maneja la ´televisión privada´ en Colombia. Mediante ese extraño esquema que le permite a esos grupos económicos, dueños de esos ´canales privados´, usufructuar el espectro electromagnético, que entre otras cosas nos pertenece a todos, se les da todo el control y el monopolio para que llenen sus arcas, nadie los vigila ni los sanciona y cada día reciben más ingresos por publicidad y por su posición dominante en el mercado. Santos dejó en el cuarto de ´San Alejo´ su promesa de campaña de adjudicar el tercer canal para no hacer enfurecer a los dueños de esos ´canales privados´ y evitar así que le ´congelen´ sus aportes para la campaña de la reelección. Pero el dejar en el olvido el tercer canal no parece ser suficiente porque ahora la idea es poner un palo en la rueda para que Canal Capital pierda el impulso y no trasnoche al duopolio.

A estos ´canales privados´ les interesa que los televidentes consuman noticias amarillas y sensacionalistas, ‘culebrones’, ‘narcomorbonovelas’, refritos, realitys y todo lo que ´embrutezca´ a los televidentes y por eso les molesta que la televisión pública, en este caso Canal Capital, ofrezca franjas de opinión, de análisis, de historia, de información, que no presentan en el duopolio, y de campañas culturales para recuperar el sentido de pertenencia por lo público.

Como Canal Capital se ve en Colombia y en el exterior, a través del cable y de la internet, el susto para el duopolio es aún mayor, porque no les compite solamente en Bogotá. Atrás quedaron las épocas en que Canal Capital era una frecuencia apagada, aunque técnicamente estaba prendida, y hoy por hoy, por sus contenidos y su política de inclusión, crea ampolla en el neoliberalismo, hace parte de la opinión y marca tendencia. Se ha ganado el respeto y la aceptación de buena parte de los estudiantes, universitarios, ejecutivos, amas de casa y televidentes en general, y por eso la idea, en algunos sectores de derecha recalcitrante es liquidarlo, promover su disolución para que la ´televisión privada´ y sus contenidos de ´pacotilla´ siga siendo más rentable cada día.

Los argumentos económicos para los detractores de Canal Capital es que no produce ganancias, y los conceptuales, es que este canal tiene ´´excesiva  propaganda de Petro y se utiliza para atacar a los contradictores del Alcalde´´.

Primero, la televisión pública, y en general nada público, debe ser rentable, ni acá ni en ninguna parte del mundo. Lo público es un derecho y debe ser financiado por el estado, la salud, educación, recreación, entre otros.

Segundo, y la propaganda antipetrista en el duopolio ¿no es acaso lo mismo? Utilizar sus frecuencias para despotricar del alcalde porque no es ´Santos de su devoción´ y sumergir a la ciudad en un tsunami institucional ¿no es acaso lo mismo?

Como vamos, y con los criterios que marca el Neoliberalismo, la derecha y la ultraderecha en Colombia, todo lo público se volverá privado para que lo haga ´rentable´ el duopolio y se lucre con lo que es de todos. Los medios de comunicación, la educación, la salud, el transporte, todo lo público se lo entregarán a los grupos económicos para que lo monopolicen y lo disfruten. Si seguimos así, en un futuro no muy lejano, hasta nos cobrarán por ver la televisión abierta.

Aunque el Contralor Distrital tuviera razón y Canal Capital produzca pérdidas no es argumento contundente para liquidarlo. Repetimos, la televisión pública no debe ser rentable. Como dice Hollman Morris gerente de Canal Capital ´´Las utilidades son la formación de audiencias y la consolidación de la democracia´´ y por eso los bogotanos, y los colombianos en general, no debemos permitir, que por un capricho del duopolio, desaparezca la televisión pública.

Van a empezar por Canal Capital, luego será la televisión regional, local y hasta comunitaria, es decir, todo lo que le compita o moleste a los dueños de estos ´canales privados nacionales´.

¡Afortunadamente existe la televisión por cable!

Ah, se nos olvidaba, el Contralor Distrital comparó la situación de Canal Capital con la Empresa de Licores de Nariño, la cual liquidaron por no ser rentable, y por eso según él, (nos referimos al contralor), este canal público ´debería correr esta misma suerte´. O sea que está comparando el negocio del licor con la televisión pública, ¡que falta de respeto por Dios!

Como dijo esta mañana una televidente de ´El primer café´, programa de Canal Capital, ´´ señor contralor, si quiere que la televisión pública sea tan rentable como las licoreras, entonces todas las mañanas nos tomaremos El Primer Guaro´´.

giovanniagudelomancera

periodista

Giovanni Agudelo Mancera

síganos en twitter @giovanniagudelo

lea más historias acá en La Sal en la Herida

(Visited 190 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista, realizador y productor de televisión independiente. Luego de trabajar en varias emisoras, productoras y programadoras, canales regionales y nacionales, públicos y privados, RCN TV, Caracol TV, EL TIEMPO TELEVISIÓN, Citytv, Canal Capital y Colombiana de Televisión, entre otros, apoyo la adjudicación de más canales de tv. ¡Colombia necesita un tercer, cuarto, y quinto Canal, pero ya!

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

2

Jugar siempre resulta sano y divertido. El juego puede ser una(...)

3

Dentro de la categoría de sueños que algunos clasificarían como “extraños”,(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Que tristeza, las decisiones tomadas por simples caprichos. Nos disfrazan la realidad con programas sin sentido cultural; pero mas tristeza me da, es que muchos de nosotros vamos consumiendo lo único que ellos nos enseñan, sin darle merito a lo que es realmente bueno. Canal Capital es un canal para la gente “para la gente que quiere ir en contra la corriente”, solo hay que darse cuenta que es el único que verdaderamente muestra la realidad de Bogotá con una opinión neutral y objetiva como debe ser y no manipulada como los otros medios. Ya es hora que bajen del barco al “capitán” porque con sus caprichos nos va hundir. Al parecer es porque ha mostrado la cara real de la corrupción política y le esta bajando puntos importantes a los lobos disfrazados de ovejas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar