Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Siempre he tenido una sola estrategia frente a las crisis: hacer lo que toca hacer. No importa el tamaño de la crisis, hago lo que tengo que hacer. No porque tenga una suerte de fortaleza que me haga sentir que puedo con todo, tampoco creo que sea resiliencia o adaptación, solo creo que la acción me deja gestionar mis emociones y sentirlas en una proporción que considero justa. Operativizar una crisis es el balance perfecto entre los sentimientos que puedan llegar y el tiempo que necesito para producir los recursos que me permiten asimilarlos. 

Cuando llegó la cuarentena hice un horario de actividades con cosas que tenían que pasar todos los días y en mi cabeza funcionaba el itinerario de cosas que pasan una vez a la semana: hacer un aseo general de la casa, escribir las entradas de este blog. Lo primero sigue pasando, lo segundo se interrumpió en semana santa y hasta el día de hoy no he encontrado un tema considere que merezca mi tiempo y el de los pocos o muchos lectores que pueda tener.

El mundo ha hecho una pausa pero nosotros no hemos parado con él, tratamos de pretender que la vida sigue y que podemos vivirlo todo desde la pantalla. Con esta idea avanzamos las primeras semanas en una ilusión de falsa normalidad, las decisiones de las empresas y los políticos, eran el material para que los expertos en generalidades pudiéramos despacharnos en el teclado y por unos días parecía que íbamos a salir adelante.

Sin embargo, de un tiempo para acá, los días empezaron a pesar y la tierra parecía rotar un poco más despacio. Desde ese momento los temas parecen ser siempre el mismo, no hay ninguna novedad más allá que los problemas que empiezan a llegar con la crisis: más allá de la situación sanitaria, hay predicciones poco alentadoras sobre la profundización de las brechas de género y las secuelas que va a dejar la cuarentena en la salud mental de las personas. Si bien estos son los temas que manejo, los expertos están trabajando de una manera tan rigurosa y democrática que no queda espacio para los opinadores, por lo que los temas usuales quedan temporalmente vetados de cualquier espacio distinto a Twitter.

Por un momento contemplé la posibilidad de seguir las recomendaciones de “mi ser querido” y escribir odas a la vida diaria, pero no encontré nada cautivador en mi nevera y aún no le encuentro la magia suficiente a barrer. Tampoco creo que mis reflexiones al lavar la loza sean lo suficientemente interesantes para que alguien conecte con un texto ingeniado en medio de los restos de jabón, bicarbonato y la salsa bbq hecha con coca-cola, que se resiste a ser eliminada del todo a pesar de los esfuerzos. Finalmente, consideré un ejercicio muy ambicioso, hacer ejercicios como esos que hacía Neruda, teniendo en cuenta que cuando callo parezco todo, menos ausente.

Posiblemente la próxima semana llegue alguna novedad, haya otra medida discriminatoria en Bogotá o en una conversación tenga alguna epifanía que me anime a investigar y concluir algo que resulte lo suficientemente robusto para poner acá. Pero por ahora, no sé de qué escribir.

(Visited 302 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Psicóloga de la Universidad El Bosque y máster en Políticas Sociales y Acción Comunitaria de la Universidad Autónoma de Barcelona. He trabajado en temas de participación ciudadana y Derechos Humanos.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Si no te despachas contra alguien no tendrás lectores.
    Sal y ataca a alguno, no importa a quien, lo importante es que tus golpes sean contundentes para que ameriten seguidores en pro y en contra.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar