Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Leí un texto que me hizo desempolvar un libro amado. Lo bajé de la repisa, lo sacudí y lo empecé a leer por cuarta vez. No soy de relecturas, a menos que tenga un propósito interpretativo particular. La lista de anhelos literarios es tan larga que suelo optar por obras nuevas en detrimento de aquellas que podría volver a disfrutar. Sin embargo, hay unas cuantas historias que desafían ese principio, revolotean cada cierto tiempo y guiñan como si nunca hubieran tenido una oportunidad. Es el caso de ese libro; no me tomó más de un minuto ceder al impulso de ponerlo en la mesa de noche, que, como pude descubrir, no es poca cosa en mis costumbres.

El domingo pasado tuve una tarde difícil (hay correos electrónicos que tienen la capacidad de frenar el día en seco). Después de una cerveza y un rato de escritura, me metí en la cama a leer la novela adorada recién extraída de la biblioteca. Cuando apagué la lámpara, al borde de la madrugada, me quedé pensando que no pongo cualquier libro en la mesa de noche. Caí en la cuenta de que allí ubico los que han dejado una huella, una estela de simbolismos relevantes para mi vida, o los que me están dando batallas que tramito con lentitud. Ese criterio no es necesariamente estético sino identitario. En otras palabras, comprendí que allí estaciono las poquísimas relecturas, y las obras que me cuestionan hasta el nombre.

Eso quiere decir que mi rutina diurna de libros dista mucho de la nocturna, porque en la primera leo lo desconocido, a lo que me aproximo por primera vez, que, claro, puede ir a parar a la mesa de noche. Pero ese no es el punto. Lo que quiero decir es que son hábitos de lectura con un significado íntimo. Lo orgánico es que cada lector tenga su propio conjunto de razones para examinar una obra o para gestionar su práctica lectora.

A propósito del comienzo del año circulan guías y manuales ilusorios. Mañana o tarde, tantas novelas por mes, tantas páginas por día, tal o cual género. ¿Y si apostamos por una relación más subjetiva con los libros? ¿Y si le damos cabida a la individualidad del hábito? Para la lectura también hay procesos, necesidades, rincones, lugares y momentos que solo uno es capaz de entender. Fue satisfactorio descifrar el rol que en mi caso juega la mesa de noche para dar sentido a las historias que atesoro, y esa comprensión resultó ser un regalo inesperado.

(Visited 425 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Máster en Escritura Creativa, Magíster en Estudios y Gestión del Desarrollo, Politóloga e Internacionalista. Me he desempeñado como profesora, consultora e investigadora. También lidero talleres y asesorías en materia de escritura creativa.

Más posts de este Blog

  • Libros

    Líneas claroscuras

    «En mi panza se ha dibujado lentamente una línea oscura. Linea nigra, la llaman. Dicen que es para que(...)

  • Libros

    Por volver la vista atrás

    En una entrevista concedida en el 2021, a propósito de su libro Volver la vista atrás, Juan Gabriel Vásquez(...)

  • Libros

    Leer es la celebración

    Un libro satisfactorio es goce estético, fervor y adicción. Pero es también nostalgia por lo inabarcable; un recordatorio de(...)

  • Sin categoría

    Mujeres y escritura

    La escritura se le ha presentado a las mujeres como un sendero fangoso, casi una pista de obstáculos imposibles.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En ocasiones, al concluir que todos los candidatos son corruptos, caemos(...)

2

Los proyectos ambientales en las organizaciones son una prioridad para la(...)

3

La eventual llegada del progresismo al poder en Colombia ha sido(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Me encanta la descripción que hace la autora de este escrito, me permitió visualizar con absoluta claridad algo que nunca me había detenido a pensar …. Las lecturas que me han marcado siempre han pasado por mi mesa de noche.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar