Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las traducciones son la puerta de entrada a otras miradas sociales, culturales y geográficas. Su valor literario es inmenso en la medida en que permiten un acercamiento variado a las preocupaciones humanas, hasta cierto punto determinadas por la lengua y sus significados. Las obras traducidas son también oportunidades para el lector, que se enriquece con una doble creación: la del autor y la del traductor. Porque la labor del segundo es titánica. Bien hecha redunda en la posibilidad de gozar de una lectura cualificada, en muchos casos de obras escritas en lenguas minoritarias.

Mi más reciente lectura fue precisamente una novela maravillosamente traducida por Marian Ochoa de Eribe: El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes, de la escritora moldava Tatiana Țîbuleac. Digo que la traducción es admirable porque, por ejemplo, logró conservar los tintes de humor ácido con sutileza, en medio de un relato doloroso. Este libro contiene la historia de un artista que regresa a los recuerdos de un verano trascendental e inolvidable junto a su madre, pese a la relación fracturada que sostenían. Volver a esas memorias lo conduce a unas incluso más antiguas, que van descifrando las heridas de ambos, la razón de ser de su incomprensión y un abanico de deudas congeladas. Por el camino se topa con la muerte, la pérdida, el abandono y el rechazo en el seno de una familia hecha pedazos.

Entre los temas vertebrales se encuentra el de la salud mental, con un manejo impecable que hace sentir al lector en la cabeza de un paciente psiquiátrico. No solo porque la historia se narre en primera persona, sino porque da cuenta de la forma en la que operan los pensamientos de alguien en sus condiciones. También se explora la relación madre e hijo (extraída de cualquier rastro de romanticismo, más bien descrita desde una crudeza visceral), así como el perdón en el molde menos verbal.

El protagonista es sólido y manifiesta una personalidad consecuente con lo que ocurre en su mente, muchas veces frenética o despojada de pudor. La manera en la que se cuestiona el vínculo materno es un valor agregado de la novela, que contrasta con la poética del lenguaje. También lo es su juego con las formas, pues la puntuación y la extensión de los capítulos no dejan indiferente al lector.

Con esta novela celebré las traducciones y la labor de los traductores, que muchas veces pasan desapercibidas en el bucle comercial de la industria. Se requiere más apoyo, más apertura y más interés para que los incentivos a las traducciones se multipliquen entre los eslabones de la cadena del libro, pues estas sugieren una apuesta por la diversidad del arte y son una de las señales del buen desempeño del sector editorial.

(Visited 236 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Máster en Escritura Creativa, Magíster en Estudios y Gestión del Desarrollo, Politóloga e Internacionalista. Leo, escribo, doy clase. Organizo talleres y un club de lectoescritura.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Hubo vida

    «Recuerdo los días en que me llegó a gustar vivir. Parece que la vida fue hace mucho, cuando me(...)

  • Libros

    Dieciséis relatos de Anaïs Nin

    La intemporalidad perdida, de Anaïs Nin, compila dieciséis cuentos que nunca se habían publicado en español. La escritora francesa(...)

  • Sin categoría

    Bogotá está herida

    Hace unos meses, en un taller de escritura, me inspiré en Bogotá para incursionar en la poesía. En uno(...)

  • Libros

    Más al sur: una crónica sobre los suicidas

    Las crónicas acercan los fenómenos y los convierten en realidades próximas al lector, extrapolables a su contexto. En eso(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Recordemos que el Parque Nacional Natural Gorgona es un joya colombiana(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar