Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

«Me acabo de dar cuenta de que le he preguntado a un europeo desconocido qué saber de mí, qué sabe de nosotros. Y lo peor es que cree saberlo, lo peor es que me ha contestado».

Me parece que ese fragmento sintetiza el sentido de la novela Huaco retrato, de la escritora peruana Gabriela Wiener. Es una historia atravesada por la búsqueda de las formas de la identidad y provocada por un duelo: la pérdida del padre de la protagonista, también llamada Gabriela Wiener. Ella, en la indagación por la vida de su padre (cuando la intimidad del fallecido ya no existe), por extensión escarba en el apellido y en el hombre que lo llevó a Perú: Charles Wiener, su tatarabuelo. Mientras la familia lo considera un motivo de orgullo por sus exploraciones científicas en el siglo XIX, mediante las que casi descubre Machu Picchu, Gabriela lo percibe como el artífice de un saqueo internacional, un huaquero que cruzó fronteras con el beneplácito de la ciencia de la época.

La indagaciones de la protagonista, a veces un tanto arrebatadas, se convierten en espejos: ella se empieza a ver reflejada en su padre, en su tatarabuelo y no se siente satisfecha con la imagen que recibe de vuelta. A su vez se pregunta por las mujeres de la familia, de las que no hay tanta información como del patriarca huidizo. Este se fue de Perú con las piezas precolombinas y sin atender la descendencia que quedaba a su paso.

Producto de las investigaciones autónomas, Gabriela llega a académicos europeos contemporáneos, estudiosos de la vida y obra de Charles Wiener. En una representación a escala de las dinámicas coloniales, estos le sugieren saber más que ella de su familia, de la misma manera que en España, país en el que reside, le recuerdan lo lejos que América Latina está de la península. Lo decolonial —o la búsqueda de tal cosa— permea su vida íntima, su retrato del deseo y del placer, su apropiación del poliamor como estructura escogida para habitar un hogar.

Ahora bien, hablando de la forma de la obra, el libro consta de dos partes y de capítulos cortos. Algunos de estos tienen una naturaleza ensayística, otros una intimista, epistolar y hasta poética. La prosa es cálida e irreverente. La narración es un tejido complejo e innovador que, como el huaco retrato de la portada (edición en español), hace las veces de metáfora para la variedad de reflexiones que surgen de excavar la historia —familiar y continental— al mejor estilo de otras misiones arqueológicas.

(Visited 101 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Máster en Escritura Creativa, Magíster en Estudios y Gestión del Desarrollo, Politóloga e Internacionalista. Leo, escribo, doy clase. Organizo talleres y un club de lectoescritura.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Hubo vida

    «Recuerdo los días en que me llegó a gustar vivir. Parece que la vida fue hace mucho, cuando me(...)

  • Libros

    Dieciséis relatos de Anaïs Nin

    La intemporalidad perdida, de Anaïs Nin, compila dieciséis cuentos que nunca se habían publicado en español. La escritora francesa(...)

  • Sin categoría

    Bogotá está herida

    Hace unos meses, en un taller de escritura, me inspiré en Bogotá para incursionar en la poesía. En uno(...)

  • Libros

    Más al sur: una crónica sobre los suicidas

    Las crónicas acercan los fenómenos y los convierten en realidades próximas al lector, extrapolables a su contexto. En eso(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Recordemos que el Parque Nacional Natural Gorgona es un joya colombiana(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar