Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En una anterior columna (2019), escribí sobre lo aburrido que resulta para la niñez ir a las escuelas públicas de este país. Pero en esa época teníamos la esperanza de implementar los acuerdos de paz, de librarnos del conflicto armado y de reducir (ojalá) el desplazamiento forzoso a su mínima expresión. Como siempre, las cosas acá no son nada sencillas. Los territorios (de siempre) están golpeados de nuevo por la violencia y, las niñas y los niños volvieron a estudiar con el ruido de las balas y deteniendo sus clases para esconderse bajo sus sillas en medio de los combates. Así que, no solo es aburrido estudiar, también es peligroso.

Pero en esta época donde todo parece quebrantarse, algo bueno sí está sucediendo. En el país, en el congreso y en las calles se habla de las reformas sociales del gobierno que, con toda la oposición, intentan abrirse camino en algo que, aunque básico, es necesario: el debate. Y alrededor de los temas más álgidos, se discute sobre educación pertinente y del logro de la felicidad, algo que parece fácil pero que cumplirlo implica un esfuerzo nacional y un gesto importante en los recursos. Sobre lo último quisiera dedicar algunas letras: ser feliz en la escuela.

Esta premisa tal y como aparece en el texto del proyecto de Ley Estatutaria (contribuir con el logro de la felicidad) está llena de obstáculos; las escuelas en el Cauca, en Antioquia, en el Pacífico, en el Catatumbo y en otras regiones donde hay presencia de las disidencias de las FARC, donde aún persiste el ELN y donde el hostigamiento de las bandas criminales nunca cesó, pone en peligro el derecho fundamental a la educación.

El texto sometido en el Congreso, sí bien propone un enfoque territoral, no tiene dientes para montar herramientas claras que ayuden a mitigar la principal barrrera en el campo: la permenencia escolar. Y si bien señala “garantizar que los programas de estudio y los métodos pedagógicos sean aceptables, pertinentes, adecuados culturalmente, flexibles y de calidad”, no es progresista en el modelo que vamos a llevar a las regiones y a las ciudades.

Ser feliz en la escuela, significa entre muchas cosas, estudiar lo que te gusta, potenciar lo que te interesa y fortalecer tus talentos (desde la infancia hasta la adolescencia), esto en especial no pasa en el campo porque resulta muy costoso. Siendo realista, implementar un sistema educativo que se base en la multiplicidad de las inteligencias humanas implicaría un despliegue de recursos muy alto, que sinceramente no resulta ser prioritario porque los resultados se perciben en un plazo muy largo.

Ese camino de la felicidad debe además prologarse hasta la educación superior. El proyecto no menciona cómo vamos a llevar la Universidad a las zonas más apartadas. Es importante que no sigamos equivocándonos en sacar los talentos del campo a la ciudad, en cargarle los costos de movilidad y tiempo a las y los jóvenes campesinos, pero además es vital avanzar en la matrícula de las personas que provienen de las zonas rurales del país.

Según el Ministerio de Educación Nacional (2016), tan solo 1% de las matrículas proviene del campo. Es urgente, entonces, la creación de estrategias para lograr que las y los jóvenes accedan a la educación superior y es necesario que tanto a universidades públicas como privadas extiendan sus programas académicos adaptados a las necesidades de los territorios y con ofertas económicas asequibles a los habitantes de estas zonas del país. Para lo cual es indispensable hacer un acompañamiento previo y una orientación a las y los estudiantes sobre la preferencia de carreras profesionales, técnicas o tecnológicas; estas dos últimas con más pertinencia.

Aplaudo de pie que se hable de educación y del campo pero tengamos una conversación más aterrizada y de avanzada, sobre todo con los sectores políticos más conservadores. El atraso suma treinta años y el conteo aumentó con la pandemia. Prioricemos vías terciarias, garanticemos rutas escolares (con contratación oportuna) y demos a los docentes la importancia que se merecen. Si nos enfocamos en las entrañas de Colombia, la vida de la mayor parte del país será de calidad.

@Lore_Castaneda

 

 

 

 

(Visited 41 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Máster en Gobierno UCM. Abogada Rosarista. Directora General de Fundación Jornal. Columnista de opinión. Asesora y analista en asuntos políticos. Trabajo por una niñez feliz y en paz.

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    Solas

    “Sí voy caminando sola, miro para atrás para asegurarme que nadie me está siguiendo”, “envío la ubicación en vivo”,(...)

  • Colombia

    Entrañas

    En una anterior columna (2019), escribí sobre lo aburrido que resulta para la niñez ir a las escuelas públicas(...)

  • Bogotá

    ¿Qué hubiera pasado?

    Escuché algo así: ¡Ya hay demasiadas mujeres en esta entidad! Recordé de inmediato el primer capítulo del libro que(...)

  • Opinión

    Circunstancias

    No es lo mismo ser mujer en Latinoamérica que en cualquier otra parte del mundo. Tampoco es lo mismo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

En este receso tuve la oportunidad de conectarme con algunos estrenos(...)

3

Calígula fue el emperador romano que le dio a su caballo(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar