Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

La artesanía de El Carmen de Viboral, colorida y hermosa, es seña de identidad cultural y  de progreso.

En un lugar del oriente antioqueño, a tan solo 31,7 kilómetros de Medellín, se encuentra El Carmen de Viboral, un pueblo famoso por sus vajillas artesanales, sus frijoles Bostonianos y unos caminos verdes y tranquilos, hoy amenazados por el imparable avance de la conversión del campo en zona urbana.

Los campos de El Carmen de Viboral empiezan a ser una triste extensión de la ciudad. ¿Dónde están los cultivos que hicieron de éste municipio la despensa de Antioquia?

Todavía en mis recuerdos persisten las imágenes de casitas campesinas, campos sembrados de maíz y gran variedad de hortalizas. Las de ahora son visiones difusas: hay construcciones de todo estilo y condición  y fincas de conservado y hermoso diseño antiguo, que a duras penas se mantienen, y sembrados cubiertos de plásticos negros donde crecen hortensias y flores que cansan la tierra con su excesivo consumo de agua.

Esencia campesina que pierde presencia frente a los embates de la vida moderna.

Campesinos sin tierra

Los campesinos apenas tienen tierras para cultivar porque El Carmen de Viboral se ha convertido en el objeto más deseado por las inmobiliarias perdiendo su identidad, en beneficio de una urbanización descontrolada. Las ventas están disparadas y los terrenos que antes ocupaban fábricas de loza o fincas agroindustriales se están  transformando en grandes complejos residenciales. 

A lo largo y ancho de las veredas de este municipio conocido por su producción artesanal de vajillas y la riqueza agraria, la tierra negra y generosa, se ve ocupada por casas  lujosas, restaurantes  y actividades lúdicas que hacen feliz al visitante y  arrinconan a labriegos y residentes de vieja data. El futuro es incierto para una tierra que lucha por su agua, por su identidad y por conocer el lugar que ocupa en una geografía usurpada.

La gente de El Carmen de Viboral se ha distinguido desde siempre por su espíritu luchador y su resistencia a ver su identidad sepultada por el progreso.

Desde su coche de lujo, una señora, mira con rabia el aviso de no tirar basura en ese rincón ecológico situado a escasos metros de un lugar protegido por vallas, a todas luces, bonito y cuidado. “Qué bueno que hace fotos”, me dice la señora sin bajarse del carro. Sí, le respondí, es una imagen que duele, pero se me ocurre que si además del aviso se pone un contenedor para depositar basura, quizá cobraría sentido tener cámaras y un cartel de penalización. Se quedó callada un rato y luego me respondió: “Es algo que no se me había ocurrido y evidentemente hay que hacer”. 

Estampas que ilustran el descontrol ambiental que se respira en algunas veredas.

Parece muy dramático y de cierta forma lo es, pues municipios como El Carmen de Viboral no deberían perder esa esencia campesina tan necesaria en estos tiempos pandémicos que han mostrado el camino, no hacia la sobre explotación, sino hacia la recuperación de hábitats naturales, ricos en agua, diversidad biológica y que ofrecen enormes posibilidades de conservar y diversificar cultivos amigables para el medio ambiente. En este municipio es mucha la basura que se encuentra en lugares tan bellos como el parque que rodea el casco urbano, en las cunetas de sus carreteras veredales y en cuanto lugar que escapa al control de sus dueños.

Sigo mi camino algo abatida después de ver cómo se transforma un municipio considerado no hace mucho tiempo como uno de los más vírgenes y hermosos del oriente antioqueño.

Hernán Velásquez, creador de la experiencia Raíces, promueve desde su huerto orgánico el regreso a una agricultura libre de pesticidas.

Productos artesanales que devuelven la esperanza y las ganas de visitar lugares que se distinguen por su esencia campesina.

La calma vuelve a recuperarse con el encuentro  de Hernán y se visita su huerto y a otros campesinos en el mercado que se celebra cada domingo en el Parque Principal. 

El mercado ofrece al visitante la experiencia bonita y reconfortante de comprar productos elaborados en las veredas del municipio.

En la vereda La Chapa Hernán Velásquez empezó en solitario  desde 2015, su proyecto Raíces. En su huerto imparte talleres y enseña  los secretos de las plantas, las virtudes del alimento ancestral, cultivado con tranquilidad y mimo. Un concepto que desarrolló Carlos Osorio desde su tienda Hojarasca y en las tierras que comenzó a cultivar siguiendo los preceptos de la biodinámica  después de una larga intoxicación por los químicos que usaba en sus cultivos. Carlos experimentó un cambio profundo con la práctica de una agricultura sostenible. Para Hernán fue un ejemplo a seguir, pues los cultivos libres de pesticidas han dejado de ser una apuesta arriesgada y solitaria. Un grupo de románticos se han dedicado en los últimos años a consolidar un modelo de cultivo realmente apegado a los ritmos de la tierra.

Es la cara brillante que lucha cual David frente a ese poder corrosivo y despiadado del progreso. Quizá por eso las sombras de El Carmen de Viboral se disipan cuando caminas por entre los puestos de un mercado verdaderamente campesino. Frutas y verduras saben a verdad y a fogones que practican el antiguo arte de los preparados campesinos.

(Visited 1.878 times, 3 visits today)
PERFIL
Profile image

Desde 1986 publico reportajes, crónicas y entrevistas ilustradas con mis fotos de lugares en Europa y América en el periódico El tiempo, Revista de Avianca, El País de España, así como textos y libros de Viaje. Cultura y ocio son mis temas favoritos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Parece que los grandes directores se encuentran en una fase de(...)

2

Como blogger de viajes y mamá de una bebé de 5(...)

3

[caption id="attachment_2719" align="alignleft" width="2121"] Hogarmania/ Getty Images[/caption] Hacer ejercicio es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Yo creo que las dos cosas, el urbanismo y las casas campesinas pueden compaginar el gobernante de turno es el que no debe dejarse deslumbrar por la llegada de nuevos recursos y legislar de tal manera que las dos caras del pueblo puedan seguir existiendo y no dejar que ninguna se apague

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar