Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La redistribución de la tierra ha sido y sigue siendo una de las banderas de los políticos de izquierda en toda América Latina. La causa de esto se fundamenta en el argumento marxista denominado como la “acumulación originaria de capital”, un proceso histórico que definió Karl Marx como etapa previa al capitalismo, en el cual un grupo se convierte en propietario mediante un proceso de concentración y acumulación de riqueza, resultando en la expulsión de los campesinos de sus tierras y forzándolos a vender su fuerza de trabajo como medio de subsistencia. Sin embargo, esta interpretación de lo que fue el feudalismo europeo y el surgimiento del latifundio en América Latina, solo alimenta el concepto de “lucha de clases” pero no ofrece ninguna solución para los problemas agrarios del siglo XXI.

Este marxismo político latinoamericano ha intentado de diversas formas ejecutar como medida populista una Reforma Agraria, fracasando reiterativamente a causa de una planificación ideológica que desconoce las condiciones y realidades productivas del campo. Así, la propiedad de la tierra es la obsesión de los gobiernos de izquierda, pero no se detienen a solucionar la necesidad de modernización de las estructuras productivas agrarias. Lo anterior, se traduce simplemente en la reducción de los costos de producción del campo (insumos, concentrados, suplementos, etc…), y además la revisión y planificación eficiente de las cadenas de comercialización para mejorar los ingresos del productor y ofrecer un precio accesible al consumidor final. Sin estos cambios de fondo, los pequeños campesinos propietarios e incluso los medianos productores, se verán continuamente forzados a vender sus tierras, agobiados por las deudas, los créditos, el alto costo de la mano de obra y de los insumos agrarios necesarios para la producción agropecuaria.

Varios experimentos de reformas agrarias produjeron en los países socialistas de Europa del Este y en Cuba, el fracaso y el derrumbe de la producción agraria interna, obligando a la población a consumir los productos básicos mediante las nefastas “cartillas de racionamiento”. Más catastrófico fue el caso de la China comunista de Mao, durante el llamado “Gran Salto Adelante”, donde el fracaso de la política agraria produjo una hambruna cuyas cifras aún son desconocidas, pero que se estiman en un máximo de 50 millones de personas, la población actual de todo el territorio colombiano. Por otro lado, si en las ciudades el trabajador urbano no es dueño de la empresa, con el pesar de los políticos de izquierda que sueñan con la colectivización de las grandes industrias al mejor estilo soviético, donde el Estado es el dueño de todo. En términos generales, las condiciones de vida del trabajador urbano han mejorado con respecto al contexto laboral de hace un siglo; esto no sucede en el campo, donde las condiciones de vida del campesino han cambiado muy poco en el mismo periodo de tiempo. Así mismo, el trabajador rural no necesariamente debe tener una propiedad agraria dedicada a la producción de excedentes para los mercados, salvo la que le garantice las condiciones básicas de vida para la vivienda y una pequeña parcela para atender su consumo diario. Esto sonara chocante al lector, pero ¿Si todos los trabajadores rurales son propietarios de unidades productivas?, ¿quién las va a trabajar? ¿Si todos los obreros de una fábrica son dueños de la empresa?, ¿quién va a operar las maquinas?

El reto del gobierno debe ser el de mejorar las condiciones de vida del campo, garantizando el acceso a los servicios públicos con una mayor cobertura de salud y educación; y por supuesto, el mejoramiento de la red vial que le permita comercializar sus productos con mayor facilidad y a menor costo. La realidad agraria de Colombia es muy diversa, extensas propiedades en el Caribe y los Llanos, y una mayor presencia de pequeñas parcelas en las regiones de las cordilleras y el altiplano. La situación del campo colombiano es sumamente compleja, y no se soluciona mediante proyectos ideológicos que anuncian reformas agrarias o la obligación del propietario de vender al mejor postor el trabajo de toda de su vida, a razón de que no cumple las imposiciones tributarias que anuncia el nuevo gobierno.

El productor agrario colombiano se enfrenta nuevamente a otra oportunidad perdida de mejorar sus condiciones de vida y aprovechar el potencial de la tierra en Colombia.

(Visited 225 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Historiador y Magíster en Historia de la Universidad Nacional de Colombia, Doctor en Historia de la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla - España. Cuento con algo más de 20 publicaciones entre libros, capítulos de libros, artículos, papers y otros documentos. Entre mi experiencia profesional se encuentra mi trabajo por cinco años en proyectos de memoria histórica para las Fuerzas Militares, el Centro Nacional de Memoria Histórica y el IGAC.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. carlosocampo0526

    Y otra gran preocupación que no han abordado los izquierdistas, es que el campo colombiano está cada día mas solo. Los jóvenes hijos de campesinos ya no quieren seguir la tradición de la familia de trabajar la tierra, la inmensa mayoría migran hacia la ciudad. Suena cruel, pero parece que fuera necesario que no se educaran demasiado para que así les quede como única alternativa trabajar en el campo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar