Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Durante los últimos años se ha instalado en los medios de comunicación, y especialmente en los políticos, el uso de la palabra “narrativa” para definir prácticamente cualquier manifestación individual o colectiva de un sistema de ideas o discursos con un contenido ideológico muy definido y marcado, cuyo propósito es la demolición de lo presente bajo un manto turbio de reinterpretación ideológica, proceso que nos ha llevado a la radicalización de la corrección política y la denominada recientemente “cultura de la cancelación”, rasgo tenebroso del totalitarismo del pensamiento que nos recuerda al régimen del “gran hermano” del universo creado por el escritor George Orwell en su obra “1984”. Contexto válido para una actualidad en donde cualquier pensamiento o idea opuesto al nuevo moralismo progresista, sanciona, juzga, recrimina y criminaliza a su autor.

Un ejemplo de lo anterior es visible con la reciente conmemoración o celebración del “día de la raza” o del “descubrimiento de América” el pasado 12 de octubre. Esta fecha revela la confusión y la falta de identidad que ha sido característica de América Latina desde su ruptura colonial con el Imperio Español, transitando por varios intentos de organizar sus naciones partiendo de modelos como el francés o británico en el siglo XIX, y el norteamericano o el comunista soviético en el siglo XX. También la nueva oleada de nombres para esta fecha es un síntoma de la manipulación histórica que sufren los eventos más importantes del pasado, a través de agendas políticas radicales. Así, los tradicionales “Día de la Hispanidad”, “Día del Descubrimiento de América” y “Día de la Raza”, han sido renombrados en numerosos países del continente como, por ejemplo: Venezuela (Día de la Resistencia Indígena y Descolonización de América), Bolivia (Día de la Descolonización) y Nicaragua (Día de la Resistencia Indígena, Negra y Popular).

Desde el análisis histórico, los hallazgos geográficos o arqueológicos (y en general científicos) siempre han sido definidos como descubrimientos. Por lo cual, tenemos que: el explorador español Vasco Núñez de Balboa descubrió el Océano Pacífico en 1513; el capitán inglés William Smith descubrió el territorio Antártico en 1819; el antropólogo Hiram Bingham descubrió las ruinas de Machu Pichu en 1911; y el arqueólogo inglés Howard Carter descubrió la tumba del faraón egipcio Tutankamón en 1922. Por lo anterior, nadie con una mínima seriedad científica menciona que se describió a los nativos americanos o a los egipcios. El descubrimiento se trata del hallazgo de un territorio o elemento de cultura material que permaneció oculto al conocimiento de ese momento y, por lo tanto, se procede a su registro, medición, estudio y análisis para su divulgación en la sociedad.

En ese punto parece haber un mínimo consenso, pero cuando se habla se “raza” se desata un huracán de críticas y cuestionamientos de tipo político y moral, completamente alejados del análisis científico. Para el sentido común, “el menos común de los sentidos”; el “Día de la Raza” equivaldría a la denominación del “Día de la humanidad”, ya que la palabra “raza”, refiere a nuestro género humano como especie biológica, aunque evidentemente su uso ha derivado en la manipulación política en contextos donde predomino el racismo, y que han justificado procesos de discriminación de las llamadas “minorías”. Esto aplicado a la llegada de los españoles al continente americano, se traduce en un escenario único ocurrido en nuestra sociedad, donde las distintas razas humanas confluyeron en un proceso de mestizaje nunca visto en la historia de la humanidad y que nos define como latinoamericanos.

Paradójicamente, en vez de propenderse a la igualdad de oportunidades, vemos como la política se encarga ahora de establecer cuotas de “minorías” que terminan vulnerando la meritocracia y la capacidad individual de las personas, teniendo ahora las instituciones que ofrecer puestos fijos en cargos públicos, programas de televisión, comerciales, etc., según la raza, origen étnico, identidad sexual, y un sinfín de elementos diferenciadores. Este conflicto creado por los políticos, nos ha llevado a extremos tales, que vemos en los medios de comunicación a grupos indígenas de la región del Cauca en Colombia, queriendo expulsar de sus tierras a comunidades afrodescendientes, reclamando sus derechos sobre cualquier propiedad de ese territorio por ser los autoproclamados “dueños originarios” y expresándose en términos racistas y violentos con frases como: “que se devuelvan a África”; y en medio de esta situación, la incapacidad del Estado colombiano en resolver estos conflictos.

Mientras tanto en toda América Latina, algunas agendas políticas se preocupan por reescribir el pasado, en vez de mejorar las condiciones actuales de la sociedad, combatiendo la criminalidad, la corrupción y la crisis económica.

(Visited 441 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Historiador y Magíster en Historia de la Universidad Nacional de Colombia, Doctor en Historia de la Universidad Pablo de Olavide en Sevilla - España. Con más de 20 publicaciones entre libros, capítulos de libros, artículos, papers y otros documentos. Entre mi experiencia profesional se encuentra mi trabajo por cinco años en proyectos de memoria histórica para las Fuerzas Militares, el Centro Nacional de Memoria Histórica y el IGAC.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Sea de derecha o de izquierda; o de rojo, o de(...)

2

Dos recientes lanzamientos en Netflix me dejaron pensativo este fin de(...)

3

Y seguimos hablando sobre el reciclaje de los paneles solares porque(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar