Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

He recibido elogios bondadosos desde que revelé con orgullo la condición clínica de mi hijo. Esos elogios no sólo los agradezco sino que en efecto me han hecho reconocerme, validarme cada mañana en la que despierto, creyéndome el cuento sobre mis capacidades e impulsándome hacia la evolución.

Algunas veces en medio de mis cuestionamientos aparece una misma inquietud, ¿por qué nosotros los padres de niños con dificultades obtenemos más consideración y empatía que los padres que no conviven con ninguna circunstancia evidente?

Acaso, ¿no todos somos igual de vulnerables a cientos de situaciones con nuestros hijos a lo largo de nuestra existencia? Todos tendremos, sin falta, retos titánicos y una condición clínica no es más difícil que la vida misma y sus cambiantes realidades.

Socialmente, solemos hacer un trabajo innecesario categorizando automáticamente a los que pasan por alguna situación que consideramos retadora. Decimos: ¡Ay pobre! ¡Ay pobrecito! ¡Ay pobrecita! ¡Ay que pesar! Desactivemos ese hábito, por qué hay personas que aceptaron sentirse como verdaderas victimas por escuchar constantemente esa frase de “consideración” perdiendo así conciencia sobre sus capacidades y hay otros que simplemente no la soportamos. Pero desactivémoslo principalmente, por que todos los seres humanos tenemos la habilidad de reponernos, de adaptarnos y vibrar mediante la aceptación. Todos, logramos avanzar a nuestro ritmo independientemente cual sea nuestra situación.

Otra de mis inquietudes, es: ¿La condena social decreta que ser padre de un niño o adulto con diversidad funcional significa que somos padres en constante sufrimiento? ¿Seres en desdicha? Nada más lejano a la realidad. Nada más desacertado.

En nuestro caso puntual, realmente esta no es una experiencia difícil, es una experiencia distinta como lo he manifestado en otras publicaciones. Y, como no tenemos más hijos, no conocemos ni comparamos otra forma de existencia; para nosotros esto es ser padres y no tenemos en el radar otra forma de serlo o de vivirlo. Por tanto no hay sufrimiento implícito, hay fluidez en la labor así como la hay en la de cualquier pareja.

Nuestras preocupaciones se reducen quizá a las mismas de otros padres; alimentación, hogar, salud y educación. Efectivamente, cambian algunos escenarios y otras consideraciones. Como por ejemplo: En nuestras prioridades no está el nivel y las competencias académicas, la tradición y experiencia de la institución que elijamos para su educación, (que en el caso de mi hijo funciona más como una acción terapéutica). Soñamos con lugares dispuestos, con seres amorosos, con muestras básicas de inclusión, en nuestras metas no está quiméricamente el hijo exitoso y reconocido a futuro que milagrosamente se sanó de su condición y es un testimonio de exposición pública. Simplemente está, el sueño de un niño y un hombre feliz, afectuoso, sano en medio de su condición, agradecido, y que quizá pueda aportar a la sociedad mediante el arte, mediante la música que se le da como un código lógico y sensibiliza todo su ser.

Nosotros estamos firmes y claros sobre nuestra realidad. Sabemos que la fortuna de estar vivos y de tener a nuestro hijo nos otorga responsabilidad, la de demoler la estrechez y miopía intelectual para abrirnos a la diversidad, a la aceptación sobre el constante cambio, a direccionarnos siempre a favor del amor independientemente cual sea nuestro destino.

Entendemos la diferencia entre lo elemental y lo superfluo para Salomón y para nuestra vida como sus papás. Y partimos de la lógica de la existencia para entenderlo de esa manera.

Un ser vivo nace bajo un conjunto de factores biológicos entre los que hay derivados vitales y otros no esenciales para sobrevivir. Cuando existe algún tipo de dificultad, el organismo sacrifica lo que no es esencial y lucha por conservar lo vital. Lo que le concede vivir, que clínicamente es la frecuencia respiratoria y el ritmo cardíaco. Todo lo demás que logramos realizar, (hablar, caminar, etc.) podemos definirlo como privilegios adicionales que nos concede la naturaleza.

Por tanto, si nos concentramos más en lo esencial, si dejamos exigirle tanto a la vida que nos dé lo que consideramos nos falta, si dejamos de victimizar al otro y entendemos que a todos nos va a tocar cargar alguna cruz, si simplemente aceptamos y reposamos sobre las bondades y si abrazamos la misión que nos fue asignada, naturalmente todo empieza a ser más amable y menos retador.

Sin duda, continuaremos enfrentando circunstancias y no permaneceremos intactos e inmunes ante la vida. Siempre tendremos desafíos, pero también las herramientas para evolucionar conscientemente en la existencia.

(Visited 430 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy Érika Llamosa Durán, estudié Artes y me tiré la tesis. Trabajé en periodismo, moda y publicidad. Ningún trabajo fue tan importante como ser mamá.

Más posts de este Blog

  • amorpropio

    Decreto

    Me reconozco vulnerable, me acepto rota, me abro a mi dolor, lo manifiesto y lo transformo en energía viva,(...)

  • Bogotá

    Victimización

    He recibido elogios bondadosos desde que revelé con orgullo la condición clínica de mi hijo. Esos elogios no sólo(...)

  • Bogotá

    Tregua

    La cuarentena ha sido un regalo de vida para nuestra familia. Por supuesto ha traído preocupaciones, pero en la(...)

  • Opinión

    Cambio

    Dos publicaciones anteriores contenían mis teorías aprensivas y románticas acerca de la muerte. Con valentía expuse mi óptica porque(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Apreciado señor: Son muchas las voces que le piden que se(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

¡Mochilero! Hoy quiero presentarle la historia de John Durango, un viajero y emprendedor paisa que, a pesar de tener una limitación física, nos enseñará que basta con tener una fuerza de voluntad enorme para lograr todo lo que se proponga. Tuve la oportunidad de formar parte de su logro junto con el grupo de viajeros de #NUESTRACHIVA y realmente, ver a alguien cumplir sus sueños es algo que te mueve mil fibras. ¡Bienvenidos!

¿Quién es John Durango?

[caption id="" align="aligncenter" width="600"]jhon durango Jhonsito en Curazao, uno de sus primeros destinos. Foto: cortesía[/caption] Un 21 de Septiembre de 1980 en Liborina (Antioquia) el Universo nos premió con un ser humano extraordinario. Nació alguien que se convertiría en un ser multi-talento, honesto, humilde y, sobretodo, con el alma llena de gratitud. John es, además, un hombre demasiado espiritual, que lleva las enseñanzas de la Virgen a todo lugar. De pequeño le fue diagnosticado distrofia muscular -causante de debilidad y pérdida de masa muscular-, sin embargo, esto no le ha impedido ser un verdadero ejemplo para todos los que lo rodean. Luego de enfrentar varios obstáculos de salud, la misma vida le dio un mensaje claro: "saldrás de esta". Así fue como creó su fundación Más allá de la distrofia y su emprendimiento Jhon Durango Accesorios. Ambos proyectos son su impulso para despertarse en el día a día.

Más allá de la distrofia

[caption id="" align="aligncenter" width="1495"]Jhon y su fundación Jhon y su fundación. Foto: cortesía[/caption] A través de su fundación John llena de felicidad el alma de otras personas que tienen su mismo diagnóstico. Gracias a talleres, seminarios, cursos y  terapias empodera la creatividad de los asistentes mientras los inspira a través de la inclusión. Asimismo, les transmite un mensaje de fe, de que sí es posible llevar una vida perfectamente normal: trabajando, viajando y cumpliendo cualquier propósito que se desee. Puede conocer su fundación aquí.

Jhon Durango Accesorios

Aparte de ser un líder social admirado por su comunidad, John tiene un emprendimiento de accesorios. Con la venta de bolsos, maletines y tulas, este paisa berraco se gana la vida y, a la vez, comparte su pasión con miles de personas: la moda y el estilo. Luego de 10 años de crear su marca, espera llevar su producto a diferentes comunidades que busquen un producto ideal para llevar al trabajo, hacer ejercicio e, incluso, ir de compras. Puede conocer su empresa aquí.

Guatapé: sueño cumplido

Luego de conocer un poco de la historia de John, uno de esos sueños que Jhon tenía pendiente por tachar en la lista era conquistar la cima de Guatapé. Luego de cinco visitas a este importante atractivo turístico, por fin esta meta estaba más que cerca. Lo que él no sabía era que su sueño se iba a cumplir a manera doble: volando en helicóptero y subiendo los 740 escalones que separan el suelo de la cima mística del morro.

Vuelo en helicóptero

[caption id="" align="aligncenter" width="960"]Jhon Durango John en los cielos de Guatapé. Foto: Juanito Viajero[/caption] Creíamos que una buena dosis de adrenalina era perfecta para John y sí, divisar el embalse desde el cielo infinito era lo ideal para él. El helicóptero era el medio elegido para semejante hazaña y nuestro pasajero estrella se emocionó a tal punto que una que otra lágrima cayó de repente. Sin lugar a dudas, se sintió como un verdadero astronauta por un rato, mientras contemplaba una de las vistas más hermosas del mundo desde lo más alto. [caption id="" align="aligncenter" width="944"]John Durango El cielo es el límite. Foto: Juanito Viajero[/caption] Por si fuera poco, uno de los viajeros de #NUESTRACHIVA se vistió de superhéroe para hacer un letrero imponente con la frase John, el cielo es el límite, con el fin de que mientras disfrutaba del vuelo en helicóptero, John se llevara este mensaje en sus adentros, y se logró.

Subida de los 740 escalones

[caption id="" align="aligncenter" width="640"]John John contemplando el Embalse de Guatapé. Foto: Expreso Mochilero[/caption] Luego de un increíble vuelo en helicóptero, John creía que las sorpresas se habían acabado -tema que tuve que mantener discretamente, ya que el joven trataba, en cada llamada, de sacarme algún tipo de información-. Sin embargo, no contaba con que allí, junto con él, habían personas dispuestas esta vez a llevarlo a la cima del morro de Guatapé para así disfrutar de semejante vista, como él tanto soñaba. Fue así como luego de 740 escalones, relevos, gritos de apoyo y energía increíble, logramos que este viajero, emprendedor y ser único, y luego de 5 visitas, por fin pudiera disfrutar del embalse de Guatapé en todo su esplendor.
Verlo divisar el imponente embalse de Guatapé es una sensación que siempre se guardará en los adentros de todos los que estuvimos allí con él. A nivel personal pienso que dejar huella en las personas debería ser nuestra misión todos los días, bien sea desde un gesto, una sonrisa, un apoyo en lo que podamos; para eso vinimos al mundo, para ser un instrumento en la vida de los demás.
"Pies para que los quiero si tengo alas para volar" - Frida Khalo
¿Qué le pareció la historia de John Durango? Todo un ejemplo de superación, resiliencia y ganas de comerse el mundo a pesar de la adversidad. Siempre la fuerza mental es más grande que la física, y qué mejor si ésta va acompañada de las personas con las que coincidimos en el día a día. Gracias a todos los que formaron parte de esta hazaña, de este sueño cumplido de un maravilloso ser humano que, desde su valentía, se ha ganado un lugar en nuestro corazón. Nos leemos pronto. Leo Carrillo - Bloguero de Viajes | EL TIEMPO | @expresomochilero

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar