Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Pequeños detalles le otorgaron la segunda corona a Primoz Roglic en la ronda ibérica. Aunque no fue el más fuerte de la carrera, ganó con justicia.

Foto: AFP (2020) – Primoz Roglic, Richard Carapaz y Hugh Carthy hicieron parte del podio de la edición 75 de la Vuelta a España.

Tal como se apuntaba en los pronósticos iniciales, Primoz Roglic ganó por segunda vez consecutiva la Vuelta a España, pero a comparación de su conquista de 2019, no lo hizo con superioridad, tuvo que sufrir hasta la saciedad para llegar de rojo a Madrid. Eso, no significa que su título sea injusto o carezca de mérito, más bien es un reflejo de que existen otros caminos para triunfar cuando no se es el más fuerte y de que estos son válidos. Por supuesto, no es camino para cualquiera, ya que es necesario reunir una serie de cualidades como las que posee el esloveno para ir sacando ventaja con pequeños detalles que, al final, pueden ser de mayor relevancia que aquellas cosas tangibles, esas que son muy visibles.

Si se evalúa desde el punto de vista de rendimiento, de cómo estuvieron las piernas y las fuerzas, es claro que Primoz no fue el mejor en ese aspecto, puesto que por encima de él aparecieron Richard Carapaz y Hugh Carthy, por ende se podría calificar ‘injusto’ el hecho de que el primer puesto haya correspondido al corredor del Jumbo. Pero el ciclismo no es sólo de fuerzas y la gasolina que hay en el depósito, es un deporte que va más allá y que, como muchos otros, abre el espacio a la estrategia, preparación, sagacidad y tantas otras cosas que también influyen. Cierto es que las piernas son la base de un buen resultado, pero no lo son todo. Es importante explicar esto, porque venimos de una era de dominio, donde aprendimos que aquel pedalista con más tanque era el único con la capacidad de ganar carreras, sin importar que existiesen otros elementos con los que podía ser derrotado. El tener un nivel superlativo significaba ser respetado e imponer un miedo a los demás para pescar la debilidad que ese rey podía tener.

Puede leer: ¿Qué pasará en la Vuelta a España 2020?

Todo el mundo es consciente de que Roglic tiene ciertas virtudes que no muchos vueltómanos poseen, tales como la punta de velocidad, la sangre fría y la capacidad de mantener su propio ritmo para no entrar en la famosa pájara. Esos fueron puntos determinantes que influyeron en el resultado final. Cuando se tiene una habilidad que no muchos ostentan, hay que sacarle provecho, que sea una fuente para aventajar a los demás sin mucho esfuerzo, solo por físico y puro talento. Para ejemplificar cuantitativamente con una del esloveno, vamos con su punta de velocidad. Esa virtud sirve mayormente para agarrar las bonificaciones que otorgan las competencias al ocupar los tres primeros puestos de una etapa y se hace sentir cuando la definición implica llegadas rápidas y en grupos pequeños. Roglic obtuvo 48 segundos en bonificaciones, provenientes de tres victorias parciales y tres segundos puestos, la mayoría de ellas (exceptuando el Moncalvillo) se dieron gracias a que fue el más rápido en un embalaje. Carapaz, por ejemplo, sólo logró bonificar 16 segundos, es decir, que en sólo bonificaciones Primoz le sacó 32 segundos al ecuatoriano, que fue segundo por 24 segundos. Si Richard hubiese sido capaz de puntuar en los primeros lugares de las etapas en más ocasiones, la historia hubiese sido distinta. Pero ahí es mérito absoluto de Roglic, superior en ese ejercicio numérico.

Lo de las bonificaciones y la punta de velocidad es lo más notorio, pero las otras fortalezas mencionadas también hicieron su efecto. A lo largo de La Vuelta el campeón tuvo varios momentos de dificultad, pero estos no amenazaron como correspondía su posición, porque nunca salió de sus estribos y mantuvo la calma a pesar del peligro. Días como los del Angliru y la Covatilla los solventó de maravilla, al ser un experto en regular fuerzas y conocer la reacción de su cuerpo se marcó su propio ritmo, siempre constante y dentro de sus límites, sin sobrepasarse o desfondarse como sucede con muchos otros corredores. A pesar de que esas jornadas fueran de pérdida de tiempo eran realmente triunfos, porque ante el escollo aminoró el golpe y no cayó en la trampa de desesperarse y querer salvar lo insalvable, simplemente hizo gala de su serenidad para comprender que iba a ceder tiempo y que la verdadera misión era perder lo más poco.

Lea también: Medio título en el bolsillo para Roglic

Entonces, cuando uno va viendo esos detalles se da cuenta que la conquista de Roglic no fue al azar, tiene su argumento. A la vez permite ver la imagen completa y entender que se hizo justicia, porque esos elementos no se le vieron a Carapaz o a Carthy. A los dos se les agradece el espectáculo que brindaron, su admirable idoneidad para poner contra las cuerdas a un ciclista de ese talante y se les reconoce que fueron los más fuertes de esta edición, pero no siempre el trono está reservado para aquel con más piernas. Es más importante saber qué hacer con ellas, cómo y dónde aprovecharlas, tener la inteligencia de leer un certamen para tomar las decisiones correctas. De nada le sirve tener todas las llaves si no sabe qué puertas abren. Roglic fue el más listo, el más sagaz y supo qué puerta abrían sus llaves. Ganó bien.

Alejandro Matiz

@amatiz12

(Visited 373 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista en formación. Mi pasión: el deporte, he trabajado en varios medios de comunicación tanto radiales (Todelar, Luna Estéreo y Radio Cadena Constelación Internacional) como escritos (Periódico Adrenalina de Chía). A los 15 años transmití el Mundial de Fútbol Rusia 2018; he adquirido experiencia en el deporte aficionado y profesional mediante los comentarios, reportería y escritura de crónicas. Bogotano y apasionado por esta profesión.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar