Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Escribir acerca de una catástrofe como la de anoche en Medellín resulta ser una tarea, además de ingrata, bastante desagradable. Pero hacerlo quizá sirva como un proceso de catarsis para liberar esta desazón y amargura que no me ha querido abandonar.

Lo primero que se me ocurre escribir es que la derrota era previsible, y si se quiere el resultado más lógico al enfrentar fuerzas, en la actualidad, bastante disimiles. Y es un duelo desigual porque así lo quisieron las personas que hoy por hoy toman las decisiones en nuestro equipo.

Es enfrentar la opulencia con la necesidad; al equipo que tiene todo el aparato institucional de su lado frente a uno que, por lo visto, ha perdido cualquier representatividad e importancia en el FPC; al de la nómina amplia y generosa frente al de la nómina limitada en cantidad y calidad.

Aunque el corazón del hincha es necio y siempre abriga la esperanza de que el equipo de sus amores logre vencer la adversidad sin importar el rival de turno, muy en el interior la mayoría intuíamos que la derrota era el resultado más lógico dadas las circunstancias que rodeaban este partido en particular.

Pero hay formas decentes de perder. La última vez que nos encontramos contra el verde en el Atanasio salimos derrotados, pero fue una derrota digna, con las botas puestas, una derrota que se vendió cara, en la que afloró el amor propio y el respeto por esta camiseta ante la adversidad de las lesiones y las expulsiones.

Recuerdo cómo, valientemente, Yuber Asprilla regresó al terreno de juego, luego de haberlo abandonado por lesión, para dar una mano y tratar de conservar un empate que para ese momento tenía dulce sabor a victoria. Finalmente perdimos, pero en el hincha no hubo tristeza. Los mismos hinchas del rival reconocieron la dignidad con la que el azul afrontó ese juego y criticó a su equipo que sufrió muchísimo para derrotar a un envalentonado Millonarios que sacó fuerzas de flaqueza y afrontó buena parte del encuentro en inferioridad numérica.

En cambio lo de ayer no tiene excusa. Desde el primer tiempo se evidenció el “cagazo” (o falta de actitud y compromiso) en varios de nuestros jugadores.

Desde el primer tiempo, y gracias a una defensa que, como dijo Gabriel Meluk en twitter, parecía uno de esos capítulos de los Tres Chiflados, el verde contó con las mejores opciones para anotar.

El período inicial, no obstante, se fue sin goles, aun con la inferioridad numérica de nuestro equipo por la injusta expulsión de Andrés Cadavid, con la cual el nefasto juez central, compensó la tarjeta roja que le perdonó a Ramos cuando éste intentó corregir su incomprensible blooper. Hasta ese momento se creía que Millos repetiría la épica batalla referida anteriormente. No obstante el segundo tiempo fue….para el olvido.

El local se volcó sobre el arco de Ramos, que junto con su defensa seguían haciendo la de los tres chiflados, no atinaban a recuperar el balón, rechazaban a cualquier parte y casi siempre a los pies de los jugadores verdes.

Era cuestión de tiempo para que entrara el primero, y luego de que éste llegó los nuestros quedaron en letargo, en shock. Deambulaban por el terreno de juego al antojo del rival, fue un paseo de salud, un partido de entrenamiento para los verdes. Hicieron lo que quisieron, pisotearon la dignidad y el orgullo del hincha azul, convirtieron cinco goles, pero quedó la impresión que de haberlo querido, habrían logrado anotar más.

Es cierto que el árbitro de ayer fue perverso, que exageró con la expulsión de Cadavid, pero también se la había perdonado a Ramos, así que era previsible que en cualquier momento quedaríamos en inferioridad numérica.

Podría quizá reprochársele una tarjeta roja que le perdonó a Bernal por una falta sin balón sobre Fabián Vargas, pero la verdad es que el equipo azul que ayer estuvo en Medellín fue un grupo apático, sin voluntad, sin alma, displicente y sin compromiso, tal cual como sus directivos han tomado la tarea de dirigir al equipo más grande del país.

Lo que se vio ayer en Medellín fue solo el reflejo de lo que se está viendo en la parte administrativa de Millonarios.

¡Triste….muy triste!

Cordial y albiazul saludo

@azulhstalatumba

(Visited 102 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Siendo muy niño fui por primera vez al Nemesio. Ese dìa jugaba Millos con Santafe. Aunque no entendía mucho del juego, me dediqué a preguntar por cada uno de los jugadores azules que habían en cancha. No recuerdo muchos de esos nombres pero desde ese momento supe que sería hincha de Millos el resto de mis días. En mis cuadernos de colegio anotaba de la prensa, cada domingo, las alineaciones, las sustituciones, las incidencias y los resultados de los juegos. Soy de los afortunados que ha festejado más de dos tìtulos de nuestro Millos pero también de los que padeció las décadas negras en que se robaron al Club. Socio minoritario pero orgulloso de Azul & Blanco, y quizá el más optimista y enamorado del equipo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El mundo observa con preocupación la tensión en aumento entre Moscú(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar