Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
  El Concierto de Conciertos en 1988, primer gran evento de rock en El Campín

Colombia es un país para morirse de la rabia o
de la risa. Comentaba el escritor Héctor Abad en un intento por explicar la
realidad del país. Frases como esta han llenado los libros de anécdotas: “somos
24 millones de chambones”, “aquí no pasa ni ha pasado nada”, “país de cafres”,
“el poder para qué”, “hombre con hombre, mujer con mujer”. Cada una ha creado una
situación histórica a partir de momentos sin importancia o respuestas dichas a
la ligera. Hace unos días el Secretario de Gobierno de Bogotá, Antonio Navarro anotó
en su cuenta de twiter que “Se está proponiendo de nuevo que el estadio El
Campín se pueda prestar para traer a Paul McCartney, Madonna y Lady Gaga, ¿Qué
opinan?” (El Tiempo).

 

   Todo
está dispuesto para que Paul McCartney venga y cante en Colombia. Salvo un
detalle insólito: la gramilla de El Campín no se toca. Es decir, el concierto
no se hace sin que el IDRD y la Secretaría de Cultura autoricen que la grama del
estadio capitalino puede emplearse para eventos masivos diferentes al
paupérrimo espectáculo semanal de los equipos capitalinos. Olvidando que en
ciudades como Buenos Aires, Barcelona, México o Londres, se realizan conciertos
sin que se afecte la calidad de la grama o traiga consecuencias para quienes de
uno u otro modo viven del fútbol.


aerea.jpg

 

   Los empresarios
interesados en el concierto no han perdido tiempo en intentar resolver este
impase. Esta mañana Fernán Martínez dijo en La
W
que ya existe la tecnología para proteger las gramas, “…los pisos para
proteger la grama están inventados hace 20 años o se alquilan o se traen del
exterior” (La W). En otras entrevistas señaló los enormes beneficios para la
ciudad en materia económica, el positivo impacto mediático y publicitario, y
por supuesto ver en vivo a un músico de la trayectoria e importancia de
McCartney.  

 

   Lamentablemente las cosas no pintan bien: están
en un limbo administrativo. La secretaria de Cultura espera la autorización del
IDRD, éste debe evaluar primero las condiciones de la gramilla por lo que contrató
a un grupo de expertos extranjeros para que realicen una exhaustiva
investigación, a su vez, estos expertos aguardan el visto bueno de otra jurisdicción,  y cuando lleguen a Bogotá la operación
tortuga de los operadores aéreos de El Dorado o el tráfico dilatarán aún más disposición final. En tanto el representante de McCartney se
mostró impresionado por “la cantidad de problemas y obstáculos que tiene la
ciudad para realizar conciertos…” (La W). Fue enfático al decir que la decisión
debe tomarse ahora, en cuestión de pocos días.

 

   Las secretarías
de la Alcaldía estiman que en sólo unas semanas habrá una respuesta. Que no hay
afán, que el señor Paul McCartney puede esperar un momento a ver qué pasa. Como
colofón a este enredo (más bien mal chiste), si la prueba de los expertos
resulta positiva y los permisos de la Alcaldía se dan, será un juez quien
determine si es viable revocar o no, la ley que impide utilizar la grama de El
Campín para conciertos y otros eventos públicos.

 

  Tal como está la situación, el concierto del exbeatle,
al igual que el de la banda irlándesa U2 o los Rolling Stones no podrá
realizarse por vericuetos administrativos. Cerrando de tajo la posibilidad de
poder verlo en un futuro: ya ronda los 70 años y aunque anunció que dejará el cannabis, su retiro de los escenarios no demora. Dejar pasar
esta magnífica oportunidad por trámites o impedimentos oficinescos sería imperdonable,
irrisorio, patético. Pero muy posible en este país.      

 

   Paul McCartney cantaba junto a Lennon y los demás
beatles en 1967: “todo lo que necesitas es amor”. Si el alcalde Petro tiene
como bandera la política del amor, debería darse la pela por este concierto.
Porque lo opuesto al amor no es el odio, sino la apatía. O la burocracia
administrativa bogotana.   


86.jpg

                               El Mundial de Fútbol Colombia 86 no se hizo por disposición presidencial
(Visited 299 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Saltando de un lugar a otro encontró su pasión en escribir, y sus textos han sido publicados en revistas como Gatopardo, SoHo, Esquire, Vice, Malpensante. Bogotano, profesor en algunas universidades e investigador asociado de Los Andes y apasionado por el periodismo, acaba de escribir su primer libro con Penguin Random House, "CSI Colombia", siete crónicas de cómo las ciencias forenses decodificaron algunos de los crímenes más impactantes de la historia reciente de Colombia. ​

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_18083" align="aligncenter" width="950"] Gustavo Petro en Naciones Unidas - foto(...)

2

Por: Diego Peña A tan solo un año para las próximas(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. un aporte a esta discusión. Si hay conciertos en estadios como en Camp Nou, el Monumental de Buenos Aires o el Bernabeu es porque estos estadios son propiedades de capital privado. Hay conciertos de magnitud en Lima porque esta ciudad cuenta con 3 estadios con capacidad superior a 20.000 espectadores. Wembley es un estadio construido mas para eventos multitudinarios culturales distintos al fútbol. Hay que adecuar el campin para conciertos, pero es prioridad 1A otro escenario similar o superior.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar