Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Preguntas que me hago a partir del video “Que seamos felices todos”, presentado en YouTube como “el mejor video del 2012 y tal vez del mundo”.

andrea chaparro 2.jpg
El video dura casi cinco minutos (véalo aquí) y, en menos de dos semanas, ha sido visto, compartido, más de 60 mil veces: en la grabación, el fotógrafo Emilio Aparicio Rodríguez, de 24 años, celebra el cumpleaños de una indigente: por el mismo video sabemos que se llama Andrea y por un mensaje que Aparicio escribió en Facebook -luego de la conmoción que su grabación produjo en las redes sociales- nos enteramos de que su apellido es Chaparro. 
Aparicio grabó el video el 17 de diciembre y lo tituló “Que seamos felices todos”. Yo lo vi temprano en la mañana del 18 y tengo que decir que, en ese primer momento, me pareció violento. O mejor: tengo que decir que el video me violentó. A esa hora, sólo una persona de mi lista de Facebook lo había recomendado con el mensaje: “No he parado de llorar”. Pensé que su comentario era ingenuo y acrítico. Pero una hora después el video estaba en todas partes. Tanto en Twitter como en Facebook era presentado como “un ejemplo a seguir”, como “un acto hermosísimo” y “de puro corazón”, y como una prueba de que “no todo está perdido”.
Sorprendido por los mensajes que acompañaban el video, por la manera como estaba siendo recomendado, y preguntándome por mi propia reacción, decidí verlo varias veces más. Lo narro ahora sin hacer uso de adjetivos que describan la postura corporal y los tonos de voz de quienes aparecen en la grabación. Destaco, sí, que la posición de la cámara en el momento clave del video es cenital (es decir, Chaparro, que está sentada en el suelo, o en cuclillas, es grabada desde un ángulo superior mientras le cantan el “Cumpleaños feliz”; la cumplimentada abajo y el resto arriba). Y también recomiendo fijarse en lo que he resaltado en negrillas: 
1. Vemos a Emilio Aparicio cuadrando la cámara. Recoge una maleta y una bolsa de Dunkin Donuts. Camina hasta donde está Andrea Chaparro, sentada en el suelo con un tinto en la mano. Él le dice: “Feliz cumpleaños”, y ella grita: “Ay, mi niño”. 
2. Aparicio le pregunta: “¿Cómo estás, cómo te ha ido?” mientras ella deja el tinto en el suelo y se pone de pie para darle un abrazo. Le dice: “Bien, ¿y tú?”. 
3. En el momento del abrazo, no se ven las expresiones de ambos ni puede entenderse lo que hablan. Aparicio entonces dice: “Te traía por aquí un par de bobaditas”. Y agrega: “¿Cómo te ha ido? ¿Bien, juiciosa?”.
4. Aparicio dice: “Bueno, antes que nada tienes que ponerte el gorrito”. Chaparro dice: “No”. Él responde: “No, te lo tienes que poner. Por favor”. Chaparro insiste: “No, porque es que… Mira”. En ese momento se pone en cuclillas, se quita la cachucha y se pasa la mano por la cabeza. Aparicio dice: “No importa, no importa”. Pero enseguida accede: “Encima de la cachucha entonces”. 
5. Él le pone el gorrito de cumpleaños encima de la cachucha. Ella se ríe.
6. Aparicio luego le pone un collar. Chaparro dice: “Ay, ¿también?”. Él responde: “Sí, claro”.
7. Después le dice a Chaparro: “Ay, mira, te había traído la foto que te debía. ¿Te acuerdas?”. Ella pregunta: “¿Ése es mi maletín?”. Él dice: “Sí, claro”. Y ella: “¿Ése es mi maletín?”. Y él: “Sí, señora”.
8. Chaparro mira la foto. Dice “Ay”, y luego unas palabras que no se entienden. Aparicio le explica que le trajo la foto para que la guarde. Luego saca una caja y agrega: “Tenme un segundo acá y vamos a cantar el cumpleaños. ¿Te parece?”. Chaparro se ríe. 
9. En ese momento, y aún al frente de ella, Aparicio grita: “¿Alguien me ayuda, que le voy a cantar el cumpleaños a ella? ¿Alguien me quiere ayudar hoy? ¿Nadie?”. 
10. Chaparro dice: “Nadie, esos no ayudan”. Él dice: “No importa, no importa”. 
11. Mientras Aparicio prende la vela, un hombre que dice: “Venga y le celebramos el cumpleaños, hombre, que ella también es colombiana. No sean miserables”. 
12. Se acercan personas, formando un semicírculo alrededor de Chaparro. Ella, todavía en cuclillas, se ríe. 
13. El hombre dice: “Ella se lo merece”, y Aparicio lo secunda: “Claro, claro”.
14. Aparicio enseguida aclara: “Se llama Andrea, se llama Andrea”.
15. Quienes se acercaron le cantan el “Cumpleaños feliz”: primero en inglés, luego en español. Después del consabido “que lo siga cumpliendo hasta el año 10 mil”, le tiran confetis. Aplauden, gritan “bravo”.
16. Aparicio se le acerca. Le dice: “Andrea, felicitaciones”. Ella le dice: “Gracias, me has hecho muy feliz hoy. Gracias”. Luego se dirige al resto y dice: “Muchas gracias a todos, muy gentiles. Aunque no me conocen, me desearon un feliz cumpleaños”. Las personas se acercan un poco, extienden la mano y dicen: “Feliz cumpleaños”. Una señora se acerca un poco más que el resto, también le extiende la mano y dice: “Feliz cumpleaños, gordita”.
17. Aparicio entonces le da un globo a Chaparro. Le muestra un marcador y establece lo siguiente: “Quiero que pidas un deseo y lo anotes, y una vez lo tengas en tu corazón, sueltes la bomba”. Andrea responde: “Pero yo no sé qué deseo pedir”. Aparicio dice: “Lo que tú quieras. Hoy es tu cumpleaños, tú mandas y tú eres la persona que tiene que estar más feliz el día de hoy”. Ella se ríe e insiste: “Pero yo no sé qué pedir”. Aparicio vuelve a decir: “No importa”. Y ella: “Yo no sé qué pedir”. Y él: “No importa. Y si no sabes qué pedir, puedes soltar la bomba tranquilamente”. 
18. Mientras suelta la bomba, Andrea resuelve pedir el siguiente deseo: “Pues entonces, que seamos felices todos”. Y todos la aplauden diciendo: “Ay, tan linda”.   
Preguntas
Me he preguntado qué es exactamente lo que me violentó e incomodó del video, y si hay algo en la grabación que me conmueva, depurado el mal sabor general que me dejó. Me he preguntado si el no conmoverme es un problema y si, en caso de serlo, es un problema mío o del video mismo. 
Efectivamente, en un par de momentos el video me conmovió. Me conmovió lo que no queda explícito: el momento en que Chaparro se señala la cabeza cuando no quiere ponerse el gorro y dice: “Es que… mira”. Me conmovió lo que puede contener ese “Ay” que suelta ella cuando ve su foto. Y me estremeció, sobre todo, que ella, sentada en la calle, con tan poco, no sepa qué pedir. Ahí es cuando el video explota: ahí se evidencia la brecha terrible que separa a Chaparro de quienes le están cantando el “Cumpleaños feliz”, esperan a que pida algo y aplauden luego por haber sido incluidos en su deseo. Ese desgarrador “Yo no sé qué deseo pedir” expone involuntariamente la situación de privilegio de quien la está grabando, de quien le está cantando y de quienes podemos ver el video que protagoniza. 
Y así como Chaparro expone involuntariamente la escisión social, pienso que la grabación de Aparicio la naturaliza, también involuntariamente. Eso me violentó, como me violentó la cantidad de veces que él dice “No importa” en un lapso de tiempo tan corto. Porque sí importan los motivos que tiene Chaparro para no querer ponerse un gorrito de cumpleaños. Y sí importa que Aparicio la haya expuesto a un nuevo rechazo cuando pide a gritos, al frente de ella, ayuda para cantarle el “Cumpleaños feliz”. Y definitivamente importa que ella no sepa qué deseo pedir. 
Dicho esto, me hago las siguientes preguntas: 
1. ¿El video tiene o no una intención social? En una entrevista realizada al poco tiempo de subir el video a las redes sociales (véala aquí), Aparicio dijo que su propósito era sensibilizar al público con respecto a los habitantes de la calle. Pero también comentó que no ha querido trabajar “la indigencia como un problema sino como un tema”. Me pregunto, entonces, qué es la indigencia para Aparicio y si es posible sensibilizar al público sobre la indigencia, negándose a verla como un problema.
2. En 1977, para presentar el falso documental Agarrando pueblo, dirigido por Luis Ospina, Carlos Mayolo llamó la atención sobre los proyectos audiovisuales que estaban “desplazando con imágenes lastimeras la verdadera condición de un pueblo”. Y agregó que Agarrando pueblo pretendía “desentrañar la explotación de la miseria y la posible deformación que pueden tener unas imágenes cuando son obtenidas superficial y paternalistamente”. La pregunta, entonces, es si el video de Aparicio es superficial y paternalista y si, al serlo, confunde la bondad con la caridad (que ya, de por sí, denota una jerarquía y una exclusión, mucho más cuando no es anónima) y la compasión con la conmiseración.
3. ¿Se ha preguntado Aparicio sobre la relación que hay entre la bolsita de Dunkin Donuts y el hecho de que él tenga una cámara -y sepa usarla- con el hecho de que Chaparro sea una habitante de la calle? Cito el ensayo Ante el dolor de los demás de Susan Suntag: “¿Cómo nuestros privilegios están ubicados en el mismo mapa que su sufrimiento? ¿Y cómo pueden estar vinculados –de maneras que acaso prefiramos no imaginar, del mismo modo como la riqueza de algunos quizás implique la indigencia de otros?”.
4. También me parece pertinente recordar las preguntas que se hace el artista brasilero Vik Muñiz en el documental Wasteland: “¿Puede el arte cambiar a las personas? ¿Y quién soy yo para ayudar a alguien? Porque a la larga siento que ellos me están ayudando más a mí de lo que yo estoy ayudándolos a ellos”. Me pregunto si Aparicio se ha beneficiado más del video que Chaparro de la celebración, y si eso, a la larga, importa o no, considerando que la misma Chaparro expresó que Aparicio la hizo feliz.
5. En cuanto a la manera como el video fue recomendado tantas veces en las redes sociales -“No todo está perdido”, fue el mensaje que más leí-, me pregunto qué era todo lo que estaba perdido antes del video y qué es exactamente lo que no está perdido ahora, por cuenta del video.
6. Me pregunto cómo puede evitarse -y si puede evitarse- que la indigencia sea una oportunidad de enriquecimiento (espiritual, profesional o económico) para los artistas interesados en retratarla. Y me pregunto si estos artistas logran ver la indigencia no como una oportunidad para ser buenas personas o mejores profesionales, sino como una vida que nadie tiene por qué tener. 
7. Me pregunto, pues, por la monstruosidad moral: si el video -por más veces que haya sido compartido, o precisamente por eso- dejó nuestros prejuicios, nuestra indiferencia, intactos.
En Twitter: @GiuseppeCaputoC
Fotografía: Andrea Chaparro por Emilio Aparicio Rodríguez.
(Visited 239 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Giuseppe Caputo (Barranquilla, 1982) estudió Periodismo en la Universidad de la Sabana y luego Literatura en la Universidad de Barcelona. En mayo de 2012 se graduó de la Maestría en Escritura Creativa en Español de la Universidad de Nueva York. Su primera novela, aún inédita, se llama "Mundo huérfano". Tiene dos poemarios: "Jardín de carne" y "El hombre jaula". Entre el 2007 y el 2010 trabajó como director de comunicaciones de editorial Alfaguara. Actualmente colabora con diferentes publicaciones colombianas como Arcadia y Diners, con la línea de libros electrónicos de Prisa Ediciones y con la agencia literaria Indent.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Diálogos que el país necesita

    Quienes se oponen con virulencia al actual proceso de paz con las Farc, tienden a esgrimir el argumento de(...)

  • Colombia

    La verdad que ocultan los chistes

    “Las mujeres son como las leyes, fueron hechas para ser violadas”. El chistecito, sabemos, se ha ido volviendo un(...)

  • Sin categoría

    "Resentido"

    Al usar esta palabra como un ataque, no sólo se desconoce que existe una situación de injusticia e inequidad,(...)

  • Sin categoría

    El Che de los gays

    El chileno Víctor Hugo Robles se presenta a sí mismo como periodista, apóstata y activista por la liberación sexual. Referente(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Hace cuatro años el país protagonizó un hecho que durante muchos(...)

3

(La siguiente columna -breve sinopsis del caso Luis Andrés Colmenares- fue(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar