Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Para refrescar a “El príncipe”, clásico texto de comienzos del siglo XVI, en el que Nicolás Maquiavelo enseña cómo conservar el poder en una retreta de sanguijuelas ambiciosas y desciende a la realidad del alma humana los idealizados gobiernos que lucubraron los griegos.

O para exponer a su manera lo que recientemente Robert Greene ha manufacturado en su libro “Las 48 leyes del poder”, una especie de “manual sobre las artes de la ambigüedad”.

O simplemente para recordarnos aquella máxima que señala que el poder corrompe, pero el poder total corrompe totalmente, Netflix ha regalado desde el 5 de marzo a su audiencia cada vez más creciente, la cuarta temporada de “House of Cards”.

Ya me la devoré como a sus tres predecesoras, también ellas retratos de la ambición que desata la lucha por y el ejercicio del poder que logran los personajes Frank Underwood y su esposa Claire, asentados desde hace ya varios capítulos en la Presidencia de los Estados Unidos, e interpretados con excelencia por los actores Kevin Spacey y Robin Wright, esta última convertida en una verdadera revelación como actriz, productora y directora.

Para llegar a la Casa Blanca han hecho de todo, especial y visiblemente más Frank, que ha procedido hasta con el empalago del crimen para escalar sus peldaños de poder y tapar las argucias desplegadas para conseguirlo. Claro, y sin el ánimo de malograr la mirada sobre los capítulos para quienes vayan en cualquier temporada o se motiven a verla por esta nota, se va descubriendo poco a poco que Claire no es ninguna perita en dulce y que puede darle sopa y seco a su maloso marido.

Es un quehacer proceloso el que ilustra la serie, amalgamando intereses a cambio de favores, acordándolos con miembros del Congreso y funcionarios de bolsillo, a los que se compra con dinero del Estado o de los poderosos, pero se les amedrenta con la manipulación de los secretos sobre sus vidas personales. Tal vez nada diferente de la época de las cortes que menciona como referencia el libro de Greene, pero eso sí, inserto el tejemaneje siniestro en la vida digital de ahora y en la manipulación de los medios de comunicación.

La temporada tercera terminó con una posible desavenencia entre Frank y Claire, que amenazaba colapsar su hasta ahora exitoso negocio político. No voy a contarles qué pasa en la cuarta. En todo caso es una enseñanza de cómo todo –desde el amor hasta la desarmonía conyugal— terminan siendo dóciles afluentes que tributan sus corrientes en el gran delta del poder.

Hay un evento que brota como dimensionado acicate de la ambición, cegador imán que rompe definitivamente esos linderos que separaban el bien del mal, dos fuerzas que la conveniencia ha vuelto tan permeables, que hoy es difícil caracterizarlas separadas. Se trata de las reelecciones o cualquier forma sucedánea que se use para perpetuarse en el poder.

Pueden contarse con los dedos de la mano los presidentes reelegidos en el mundo para completar períodos de éxito, que se van a sus casas con el palmarés intacto. La mayoría, arruinan con los desaciertos del segundo mandato (o tercer mandato y de ahí en adelante los que se emparentan con la dictadura, incluso a través de herederos funestos) la plenitud y los triunfos del primero. Y son frecuentes, demasiado, las veces que terminan convertidos en sátrapas de juguete, arruinando las arcas de un país no solo con sus torpezas sino con el desangre de institucionalidad y dinero contante y sonante que necesitan para pagar hipócritas lealtades.

De eso, y de muchas cosas más, entre ellas el papel de los periodistas en las ruedas de prensa y en la maquinaria de circulación de imágenes –como también el rol de quienes se sostienen investigadores, probos, críticos y fieles a la esencia del oficio–, de todo eso hay en “House of Cards”. De la que no vislumbraría uno la carga de pudrición que traerá para la quinta temporada, pero bien es sabido que de la naturaleza humana siempre hay mucho qué esperar. Sobre todo lo peor.2016-MARZO22-HOUSEOFCARDS-FRANKYCLAIRE-OK

(Visited 898 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Hoy no es día de polémicas tontas sobre quién(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar