Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hay sucesos de la vida que se van tornando inútiles, bien sea porque pierden su sentido con el paso del tiempo o por su franca e inevitable inanidad, siendo esta última la explicación más frecuente a la hora de repasar nuestros actos.

Así pensaba cuando hace algunos días un amigo preguntaba para qué le había servido todo lo que aprendió en el bachillerato o todo lo que le empacaron en la universidad. Inquietud que, por lo demás, asedia a muchas personas, sin necesidad de que pase toda una vida para concluirlo sino en el tiempo real de su imperecedera juventud. El balance en la columna de lo positivo casi siempre es insuficiente, no se puede compensar con el argumento poderoso de la estructura académica, y sólo se logra un saldo a favor, cuando recordamos las experiencias y vivencias que acompañaban las clases, la educación social, amorosa, sexual o parrandera, que tiene más espacio en los recuerdos que el detalle de algunas materias.

Solamente por coincidencia, otro rito acometido al final de la academia termina siendo una ficción para quienes se convierten en profesionales. Es aquel que en sus ceremonias de grado los obliga a adherirse a principios universales de su profesión, mediante un juramento (hipocrático, por ejemplo) o una enunciación de principios, acto de bonhomía y altruismo que nos despacha a todos convertidos en santos para encaramarnos en la jungla de la vida laboral.

Pero eso, casi siempre, no se cumple. La realidad de una sociedad en competencia feroz y la férula implacable del mercado, remueven rápidamente los bonitos ideales que profesamos investidos de la toga y el birrete. El valor de las acciones sociales se dilapida sin remedio en la ambición personal. Los compromisos éticos con los congéneres se guardan en el cartapacio de “aplazados”, cuando el estrangulamiento de sistemas como el que rige hoy a la profesión médica convierte a sus practicantes en operarios y torna a sus eminencias en contables de bonos y esclavos del reloj. Aquella humana noción del “paciente” es víctima inefable de la impaciencia. No hablemos de los abogados, porque para muchos, el humanitario consultorio jurídico se convierte en laguna mental.

Claro que la realidad no cercena únicamente el ideal de las profesiones. ¿Alguien ha visto algo más inútil que el curso de aprendizaje y conducción de vehículos, que supuestamente habilita para la consecución del pase? Gran parte de los accidentes, y sin la menor duda, de ese fragor de guerra que se vive en el tránsito de las ciudades, pueden explicarse porque los conductores ponen en marcha exactamente lo contrario de lo que les enseñaron en el tal mecanismo de formación. Y sí, puede que sirva para mover la máquina, pero no hace honor al respeto de las reglas, no ejemplariza la práctica de normas de convivencia, y termina siendo un chiste, la extensión de un abismo entre lo que se aprendió y lo que se termina matoneando en las calles.

Podríamos profundizar en otras inutilidades, como las atinentes a los lemas y a las vidriosas propuestas de “misión”, “visión” y “valores”, que enmarañan las paredes de ciertas empresas, mientras la realidad de sus empleados y el trato con sus clientes se atiene más a un parque jurásico que a una cultura organizacional. Podríamos hablar de las promesas electorales, los pactos, los compromisos, la sempiterna apuesta que vamos a cambiar.

Podríamos también preguntarnos para qué sirve esta columna.

(Visited 868 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. luzalvarez0626

    Claro, la pregunta es pertinente. A mi modo de ver, esta columna sirve para que de una forma casi didactica conozcamos que pasa en el mundo, como van las finanzas, que hacen nuestros politicos… Por favor, Carlos Gustavo no deje de escribirla.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar