Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El entusiasmo con el que miles de personas vienen utilizando la bicicleta para solventar su movilidad en Bogotá nos ha puesto a chupar la rueda de la felicidad. Personas del estrato 2 hacen la mayor parte de los 600.000 viajes diarios en bicicleta, muchos de ellos por las ciclovías cuyo número de kilómetros es el mayor en América Latina.

Para llegar a la meta enunciada por el Alcalde Enrique Peñalosa (ciclista contumaz) que el 10% de la movilidad de Bogotá se lleve a cabo montando la cicla, los proyectos estratégicos del presentado Plan de Desarrollo 2016 – 2020 la llevan en la parrilla. En cuatro años se espera tener 200 nuevos kilómetros de ciclorutas. Y de los 90 billones que costará ese salto, el 48,6% será para movilidad.

Hasta ahí el cuento de hadas.

La verdad es que la bicicleta hace parte del vergonzoso colapso de la movilidad en Bogotá, pero sobre todo, de la inexistencia de un proyecto de convivencia cívica y ciudadana que no hemos podido implementar en esta babélica metrópoli. Hay algunos disciplinados y espartanos ciclistas, y contados clubes que albergan a un grupo de ellos, que respetan las normas y se mueven por la ciudad como heraldos de un mejor vivir. Pero la mayoría de los corredores y corredoras hacen parte hoy de esa jauría que no tiene ni Dios ni Ley, y en la que pelechan peatones, bicitaxis, monopatines, motos (¡motos!), motos asimiladas a bicicletas, automóviles, camionetas, camiones, buses escolares y esas joyas del transporte público que son los SITP, en muchos de los cuales parece que la única diferencia con la antigua “guerra del centavo” fuera el color azul.

Lo describe con acierto el tango “Cambalache”: vivimos revolcados en un merengue y en un mismo lodo todos manoseados. En horas pico o valle, en cualquier momento y lugar, estamos presenciando y protagonizando unas peligrosas escenas circenses del “sálvese quien pueda”, en donde todo el mundo hace lo que se le da la gana, que ha devenido en nuestra única y practicada norma. Los ciclistas de las cifras fantásticas del principio se meten por donde les provoca, a velocidades de desmadre, sin respetar señales ni obligaciones ni andenes, y francamente, hay que verlos para entender que hacen parte del mismo despiporre de las motos letales. Mejor dicho, de la anarquía soberana de todos los medios de transporte.

¿Qué nos pasa? ¿Por qué estamos perdiendo productividad, tiempo y vida, tranquilidad, bienestar y alegría en nuestro desplazamiento por Bogotá? ¿Por qué cada día nos volvemos más agresivos, descarados, ofensivos, groseros, altaneros y definitivamente peligrosos, asesinos en potencia, en nuestros vehículos? ¿Hasta cuándo vamos a entender que la movilidad o la inmovilidad nos están robando a dentelladas nuestra calidad de vida? ¿Por qué una ciudad con tantas cualidades se está perdiendo en el hueco negro de su mal transporte?

Mi explicación es esta. Miro las fotos del libro “La Bogotá del Tercer Milenio: historia de una revolución urbana”, que me correspondió editar como informe de gestión de la primera administración de Enrique Peñalosa. Y no puedo creer lo que ahí veo. Es como si una ciudad fantástica se hubiera implantado, sojuzgando a la despelotada Bogotá de finales del siglo XX. Hay parques, colegios, alamedas, avenidas, andenes, barrios desmarginalizados y ciclovías. ¡Ciclovías!

Esa ciudad era un juguete nuevo. Que no sabíamos exactamente cómo manejar. Del que era preciso apropiarse con un manual de funcionamiento, siguiendo reglas precisas, si no se quería malgastarlo como ha pasado. Y es que después de la segunda administración de Antanas Mockus, que siguió a la de Peñalosa, y en la que se hizo énfasis por última vez en la cultura ciudadana, vinieron las alcaldías de los tres alegres muchachos –Garzón, Moreno y Petro— y acabaron con la ciudad bonita. Porque aquí pasa lo contrario de lo que ocurre en Medellín: la ciudad no está por encima de los caprichos de sus mandatarios.

Para sostener esa ciudad, esa novedosa propuesta mundial que hizo Peñalosa, y que sirvió de ejemplo para todas las ciudades del país –y para muchas del mundo— era necesario un capital para mantener la infraestructura y la aplicación del garrote y la zanahoria para establecer el cómo comportarse, el cómo convivir. Cultura ciudadana y pedagogía paciente con un límite: el ejercicio de la autoridad. Enseñar, enseñar y enseñar, y después, al que no cumpla, sancionar. Muy duro sancionar…

Pero eso no se practicó. Se abandonó. No hubo plata para el mantenimiento, y por eso, hoy los andenes están como están (hay que ver los de la Carrera 15, el primer hito de la transformación). Y hoy no tenemos ni cultura ciudadana ni autoridad. La cultura ha tomado un cariz de “anti”, de desafío, de reto destructor, porque no hay propuesta pedagógica y porque no hay ni quien cumpla las normas ni quien las haga cumplir.

Hay quienes consideran que ya va siendo como hora de que el Alcalde Enrique Peñalosa le aplique a la movilidad un plan de choque. Radical, rotundo, sin temores. Con ejercicio de la autoridad ausente en nuestro país. Ganando la simpatía de unos y la antipatía de otros, como les corresponde a los gobernantes cuando persiguen el bien colectivo. Cuando no viven maniatados a las sonrisitas y a las encuestas de opinión, cuando no quieren quedar bien con todo el mundo, cuando el valor del servicio público se sobrepone al espíritu de la farándula.

No se vio en el informe de los cien días. Y no aparece, por lo menos en lo que se informa públicamente del Plan de Desarrollo, ningún rubro importante destinado a la cultura ciudadana. A menos que sean los 2,1 billones destinados a “Construcción de Comunidad”, un poco más del 2% del presupuesto. Pero no aparece la cultura ciudadana. No, como debería ser: una gerencia poderosa y fundamentada, con un presupuesto hercúleo, tareas específicas y continuas, y no simplemente un despacho de pacotilla con tareas marginales y grupos de comparsas soplando matasuegras y saltando en los semáforos.

A este país lo va a coger el denominado “posconflicto”2016-MAYO1-BICICLETA-MONTAJE sin cultura ciudadana ni valores cívicos. Sin reglas de convivencia, con nociones de colectividad y vida en común que no sobrepasan los rudimentos de los primeros años del siglo pasado. Y la más grande representante de esa carencia –por su tamaño, su número de habitantes y su papel productivo— es Bogotá. Y así, Alcalde, podremos tener mucho asfalto pero poca más bien poca felicidad.

Y colorín colorado, este cuento no se ha acabado.

 

(Montaje sobre foto de El Espectador).

(Visited 2.261 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cómo es de costumbre, este 20 de Septiembre inició la Asamblea(...)

2

En la actualidad la gente se queja de las relaciones según(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. adricol1111

    Ha dado en el clavo. Fueron especialmente las administraciones del hampón Moreno que saqueo las arcas de la ciudad y la del prepotente e inepto emperadorcito criollo Gustavo Petro las que hicieron retroceder 20 años a Bogotá. Arrasaron con todo!!

  2. En este momento estoy de visita en Barcelona, Catalunya, España y de veras que da pena la actitud de los ciclistas Colombianos….deberiamos vivir una semana en tan bella ciudad montados en b8cicletas para implantar su ejemplo.

  3. fernandopardo0513

    toda la razón, ademas del casco y chaleco reflectivo también deben exigirles soat, o cuando atropellen a alguien quid responde??? es una maquina que se desplaza a mas de 30 km/h, en un choque contra un peatón lo pueden matar.

  4. hugo.torovaron

    Carlos . Lo felicito,lo que escribe en el artículo,es exactamente lo que está pasando. Los bicitaxis son peores que una moto por la cicloruta y la cultura definitivamente se perdió. Los policías no controlan nada y ahora hacen sino pedir la cedula al ciclista a todo momento,en vez de ir a perseguir tanto delincuente que anda por ahí suelto.

  5. juancarlosmartinezcastro

    Peñalosa es un mediocre y su Secretario de Gobierno un lagarto disfrazado de delfín. De hecho, Mockus y Peñalosa no son más que un par de neoliberales disfrazados de ovejas. Lo peor es que la ETB está en peligro por culpa del susodicho “Doctor” quien aún no nos ha mostrado el diploma que obtuvo en París y con el que se embolsillo la alcaldía.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar