Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A ese punto hemos llegado. Nadie le pone atención a nadie.

 

Quienes deban dirigirse a un auditorio grande o pequeño van a tener que hacer verdaderas maravillas –una mezcla de excelencia en los temas, carácter y fascinación en la forma cómo se presenten— para capturar la atención perdida.

 

Reflexionaba sobre el asunto durante la apertura del Congreso 18 de Andesco, en Cartagena, y mientras Germán Arce Zapata, Ministro de Minas y Energía, conferenciaba ante un auditorio disperso que no le paraba bolas. Estaban en lo que suelen estar ahora las audiencias: consultando el celular, trabajando en el portátil, socializando y esperando con impaciencia y curiosidad la aparición del Presidente de la República Juan Manuel Santos.

 

Y yo quería poner en ese funcionario amable, que en realidad recitaba cifras sin encanto (igual le pasó al presidente Santos, por no aplicar que no hay nada que encante más que las historias humanas en medio de cualquier mensaje), una actitud de carácter para que se hubiera quedado callado un momento y transmitiera con su silencio a los asistentes la vergüenza de ese irrespeto o parara el asunto con un colofón de este tipo: “terminen de hacer sus cosas y entonces yo comienzo mi cuento sobre que apagar paga”.

 

A ese punto hemos llegado. Nadie le pone atención a nadie. Hace unos días, El Tiempo reflexionaba sobre lo que está pasando en las universidades y colegios, donde dictar clase se está convirtiendo en un acto de heroísmo. Los alumnos viven metidos en sus celulares y absortos en ellos están dejando a sus profesores como verdaderas figuras decorativas. Eso, agravado por el auge de la mala educación y la carencia de autoridad, pues las instituciones viven hoy con pánico a llamarle la atención a un alumno y mucho más a sancionarlo, pues las represalias de estos y de sus padres son para pagar escondederos a pesos.

 

No muy lejos de eso están los comités y hasta las Junta Directivas, donde la guachafita causada por los factores mencionados se toma, incluso, los niveles directivos. Consultando tendencias antes de escribir esta nota, conocí casos donde Presidentes de empresas o altos funcionarios han tenido que tomar medidas extremas, como la condición de impedir la entrada de los celulares y fijar reglas muy espartanas para el desarrollo de los encuentros, francamente irritados por el desorden de sus reuniones y la pérdida de la atención, que junto con el respeto se han ido por el mismo desagüe.

 

Creo que más allá de algunas disposiciones que deban tomarse con respeto al uso de los celulares (situación que no pasaría de alterar algunos procedimientos), la sociedad colombiana está sufriendo de una carencia de autoridad. En la familia, en la casa, en el colegio, en las universidades, en lo público, en el país. Las figuras que la representan, y en quienes el Nuevo Código de Policía dejan incluso decisiones salomónicas, necesitan recobrar su investidura. Tomar el control. Infundir respeto.

 

Mientras tanto, vamos a seguir pasando por encima de todo, especialmente de las normas de convivencia, que están en la raíz de algo tan simple como compartir la mesa con la familia o escuchar a un ministro desgañitándose por contarnos cuán preparada está Colombia para sobrevivir a un apagón. Ojalá. Porque el de las personas atentas ya es un hecho.

(Visited 549 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Mucho se ha dicho sobre el poema de Amanda Gorman en(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. luzalvarez0626

    Efectivamente, la atencion de todos se concentra ahora en celular y tabletas. Todo el dia, en cualquier circunstacia. Solo existes si tienes celular en mano, si lo estas mirando cada segundo para darte la importancia ficticia de tener un mensaje. Los buenos modales digamos de base, quedaron condicionados a la inatencion, a ignorar a los demas, a pasar por delante de todo y de todos celular en mano.

  2. lectorcritico2011

    El artículo publicado por el señor Carlos, es una reflexión para pensar y recordar o repasar de nuevo el manual de Urbanidades de Carreño, que a la fecha de hoy, tampoco le ponen atención a su aplicación, el respeto se ha perdido entre la sociedad actual, La constitución ha sido tolerante con la falta de ética y urbanidad en las instituciones públicas reformando deberes y derechos, a tal punto que la gente no acata leyes en materia de educación, por ejemplo en los colegios del pais el manual de convivencia no lo leen ni lo acatan padres de Familia ni alumnos, el respeto se ha perdido, y los demás valores éticos.Solución. El MEN debe implantar de nuevo la catedra obligatoria de los valores humanos y la convivencia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar