Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Como a los computadores, las tabletas y los celulares, debemos cuidar nuestra mente, en donde radica el tsunami de nuestras emociones. Casi como una recomendación de Kaspersky, revisémonos continuamente. Despertemos. Cuidémonos. Impongamos la conciencia contra esos enemigos silenciosos. Dueños de nuestra mente, no dudemos en eliminar el software malicioso. El que daña nuestro funcionamiento como hijos de Dios, como triunfadores.

Esta vida digital que hoy nos rodea y nos domina ha sido creada por la mente del hombre. Su capacidad intelectual ha puesto sobre el mundo una cantidad considerable de aparatos e inventos. Estos no solo han mejorado su vida, sino que la han transformado de una forma incuantificable. Es la Cuarta Revolución que más allá de computadoras, celulares e Internet está cambiando la noción misma del individuo, de sus relaciones y de su forma de ver el mundo.

Pero ese entorno de funcionamiento digital también tiene lecciones para la mente que lo ha creado. Sobre todo cuando entendemos que la función más importante de nuestra mente no es la creación intelectual sino el manejo de las emociones, pues ellas nos dominan y nos impulsan a trazar las sendas de nuestras vidas. Muchas veces con acierto, pero también, en ocasiones, con enormes daños. Para nosotros, para quienes nos rodean, seres queridos que sufren…

Nuestra mente es un campo minado. Puede ser la gran tirana o la loca de la casa o la catapulta que nos lleva a desarrollar todo el potencial que tenemos. Y a vivir felices. Felices de nuestras relaciones en la que prime la paz individual y la construcción de vidas. La felicidad es un objetivo no negociable. Pero si nuestra mente nos gobierna –con su parloteo, con sus fijaciones, con sus obsesiones, con su oscuro mundo de reflejos-, y nosotros no la dominamos a ella, no podremos ser libres.

Nuestra mente, como los computadores, está contaminada por programas maliciosos. Virus. Hacen que nuestras aplicaciones, digamos -como la voluntad, el carácter, la visión de la vida, nuestros puntos de vista, nuestra auto imagen, etc.— fallen sin causa aparente. Es como si empezaran a cerrarse y a enviar mensajes de “error”. Mensajes que muchas veces no entendemos. Que pasamos por alto. Los códigos maliciosos, como cibercriminales, han tomado control de nuestra mente.

Y así, confundimos el apego y la dependencia emocional con el amor, y malogramos nuestras relaciones con personas que tienen buenos sentimientos, como nosotros, pero que también son esclavas de sus mentes. Nuestro ánimo se derrumba, nuestras propias ganar de vivir. Captamos el mundo como un lugar oscuro y perdemos nuestras potencias, nuestras condiciones de triunfadores. Entregamos al drama y al dolor el tesoro de nuestro corazón. Y como ocurre con los celulares estragados, el plan se consume rápidamente. Es decir, la vida se vuelve corta, sin opciones y triste.

La conciencia es un gran anti virus. Lo que ahora se conoce como “Mindfulness”. Poder salirnos de esa maraña de pensamientos –aquellos que, como una tropa caótica, disparan para todas partes, nos mantienen en medio de la bulla y no nos permiten ni oírnos ni Ser-, y podemos meditar. Poner nuestra mente en blanco. Llegar a un estado de no mente. No tenemos que vivir siempre contaminados por ideas y pensamientos que nos hacen funcionar mal y que terminan dañándonos.

Salgámonos de ese estado y de ese huracán, y observémonos a nosotros mismos. Vivamos aquí y ahora. Potenciemos nuestro “YO”, y no permitamos la tiranía del ego, que solo quiere vivir en el pasado y en el futuro. Tiene muchos recursos. Prefiere la forma al fondo. Necesita del drama, del dolor.

Como a los computadores, las tabletas y los celulares, debemos cuidar nuestra mente, en donde radica el tsunami de nuestras emociones. Casi como una recomendación de Kaspersky, revisémonos continuamente. Despertemos. Cuidémonos. Impongamos la conciencia contra esos enemigos silenciosos. Dueños de nuestra mente, no dudemos en eliminar el software malicioso. El que daña nuestro funcionamiento como hijos de Dios, como triunfadores.

La responsabilidad de nuestra vida es nuestra. Nadie va a asumir ni la salvación ni el rescate. Pero podemos pedir ayuda, como los aparatos, “al servicio técnico especializado”. Hay terapeutas, psicólogos, coach. ¡Ayuda! No permitamos que el “malware” se apodere de nuestras mentes. Pero eso sí, como bloqueamos en nuestros celulares ciertos mensajes, alejémonos de personas que nos contaminan y no nos dejan crecer.

Nuestra vida es demasiado importante –porque es nuestra, porque es única y porque es breve, muy breve–, para que no tengamos control sobre ella. Sobre nuestra mente podemos gobernar, si nos lo proponemos. Es un paso importante para lograr la felicidad. No esperemos a que, como con la cuenta del celular, nos pasen la factura y el valor de haber dejado infectarnos sea muy difícil de pagar.

www.carlosgustavoalvarez.com

VER:

http://caminoaldespertar.wix.com/caminoaldespertar

ELPODERDELAHORA

ESPERE EL MARTES 12 DE JULIO DE 2016: LAS FUNCIONES “ACEPTAR” Y “SUPRIMIR”

(Visited 737 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Sin duda alguna, la pandemia reveló nuestros peores miedos al obligarnos(...)

2

Con el cambio de marcación en Colombia de 10 dígitos para(...)

3

El ex gobernador de Boyacá ha hecho una campaña resaltable. Amaya(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. eduardocastro71

    LA EXPERIENCIA ADQUIRIDA A LO LARGO DE 70 AÑOS DE EXISTENCIA, ME INDICA QUE LA MENTE ESTÁ FORMADA POR EL 50 CIENTO POSITIVA Y EL 50 NEGATIVA. EN REALIDAD LA PARTE POSITIVA CONDUCE AL INDIVIDUO A FOMENTAR VIRTUDES Y VALORES EN FAVOR DEL INDIVIDUO Y SUS CONGÉNERES Y LA PARTE NEGATIVA CONDUCE AL HOMBRE A CAVAR SU PROPIA SEPULTURA Y LA SEPULTURA DE SUS SEMEJANTES. LOS HOMBRES QUE COMO LOS SANTOS HAN LUCHADO CONTRA LA MENTE NEGATIVA, SIMPLEMENTE HAN DEJADO HUELLAS PROFUNDAS EN EL MUNDO Y LOS INDIVIDUOS QUE SE HAN DEJADO MANIPULAR POR LA MENTE NEGATIVA, SIMPLEMENTE SE HAN CONVERTIDO EN LOS GRANDES ENEMIGOS DE SUS PROPIAS VIDAS Y EN POTENCIALES ENEMIGOS DE TODO LO QUE SE ENCUENTRA EN SU ENTORNO.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar