Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Quienes comentan delitos menores ya están advertidos: habrá resultados más pronto y la garantía de una justicia implacable”:  9:58 – 13 ene. 2017

Era un asalto.

El hombre mal encarado, enfundado en una chamarra de cuero y con el pelo cortado como con una guillotina, me increpaba desde su asiento de copiloto en un Volkswagen Jetta de un color gris avejentado y con vidrios opacos.

Eran las 8 de la mañana del domingo 8 de enero. Yo estaba parado frente a una conocida pastelería, en la calle 109 unos pasos abajo de la carrera 15, en Bogotá. Y le explicaba por el smartphome a un diplomático amigo que estaba de visita en el país, y con quien tenía una cita para desayunar, que el lugar estaba cerrado. Alcancé a decirle que nos viéramos en otro sitio.

Fue entonces cuando el ladrón comenzó sus vociferaciones, hablando a nombre de la Policía y pidiendo mi cédula de ciudadanía. Estaban buscando unos delincuentes, tuvo el cinismo de relatarme en su lenguaje metálico.

Alcancé a decirle a mi amigo que me estaban atracando, que llegara rápido. Pero entonces, y de la nada, apareció a mi lado una muchacha en bluyines, pelo corto, blusa clara, que se paró a entregar su cédula de una manera cómplice pero tonta. La campanera. Conducía un muchacho también metido en una chompa azul. Qué bonita familia, pensé yo.

Me habían cogido por sorpresa. Y ahora el ambiente de intimidación era tan opresivo, que yo pensaba si el pandillero iba armado o lo estaba la chica. Y por mi mente cruzó la posibilidad de una alternativa de miedo: me van a subir al carro. Paseo millonario.

Así que asumí el robo con la única esperanza de salvar mi vida y mi integridad. Entregué el celular, que el delincuente me pedía en medio de majaderas justificaciones policiacas. Exigió dinero. La muchacha sacó un fajo copioso de billetes. Se lo mostró. El hombre insistió en la pantomima y le dijo que estaba bien, que se fuera. Pero ella permaneció a mi lado.

Entregué unos billetes que llevaba. Y entonces la muchacha me pasó por detrás y se subió al carro. Alcancé a raparle mi cédula, antes que el automóvil se marchara a gran velocidad. A salvo, solo pensaba en mi amigo que se había quedado con la angustia de mi demanda de ayuda. Como el último mensaje del piloto en el avión…

Le escribí un mensaje desde un computador que me prestaron (ni modo de recordar su número celular: esa tarea se la hemos dejado al aparato). “Me atracaron. Estoy bien. Voy a buscarte”. Llamé a Movistar. Bloquee el celular, la Simcard.

Cuando llegué al lugar del encuentro, la Policía estaba atendiendo la queja de un ciudadano. Una alarma se había activado en un almacén desde la noche anterior. “Me robaron”, le dije al agente. Describí la situación. Historia conocida. Los tenían identificados, sabían la placa del automóvil, pero seguían en sus andanzas. Habían hecho de las suyas el fin de semana.

Al comunicarse con otras unidades, me preguntó: “¿Usted es el perdido? El embajador lo está buscando desesperado”. Otros agentes arribaron. Llegó mi amigo. Desayunamos. Con el alma en la mano, pero agradecidos de estar vivos e intactos para contar la historia en esta ladronera.

http://www.eltiempo.com/colombia/medellin/motos-captadas-en-video-realizando-atraco/16792477

 

(Columna publicada originalmente en Portafolio. 13.01.2017).

(Visited 2.726 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Diez años atrás, Egipto se deshacía de Hosni Mubarak y cerraba(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Toda esta inseguridad es resultado de un sistema permisivo, donde la justicia no opera y donde los mismos entes de control como policía y jueces son cómplices de delincuentes. El ejecutivo mismo ha sembrado la idea de que el crimen paga, hoy por hoy los peores criminales esperan ingresar al senado o estan bajo proteccion en Francia.

  2. mohicanopower739980

    Algo parecido me sucedió, es tan inverosímil que parece una copia y una copia y una copia del mismo modo operandi !!! Que baina tan jodida que la Policia sean los cómplices y igual de delincuentes a quienes nos roban !!!!

  3. luzalvarez0626

    Me parece espantoso haber vivido este tipo de situacion pero me parece aun mas espantoso que en estos casos, a los ladrones los tienen identificados, los conocen muy bien y siguen haciendo de las suyas. Es casi una colaboracion de la autoridad con la delincuencia. Por fortuna, salio indemne y el botin puede reponerse. Pero definitivamente hay que tener mucho cuidado y desconfiar hasta de su sombra.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar