Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Tiene 1.485 esmeraldas, 13 rubíes de Ceylán, 28 diamantes de Suráfrica, 62 perlas de Curazao, 168 amatistas y un zafiro del reino de Siam. En una noticia publicada en El Tiempo se asegura que “son 1.759 piedras preciosas de la mayor calidad, engastadas en un tabernáculo móvil hecho con nueve kilogramos de oro de 18 quilates, de estilo barroco y morisco. Mide 80 centímetros de alto y el diámetro de su base es de 20 centímetros”.

Informa el Banco de la República que desde el 20 de junio se exhibe en el Museo Nacional de Arte Antiguo, en la bella e infortunadamente ardiente capital de Portugal, la Custodia de la Iglesia de San Ignacio, más conocida como “La Lechuga”.

Su paso por Lisboa es la segunda salida internacional de este tesoro del arte barroco que pudo ser mío.

En 2015 estuvo en el Museo del Prado, en Madrid. El 19 de septiembre estará en la Sala Murillo del Museo del Louvre, en París, y allí permanecerá hasta el 3 de enero de 2018, cuando volverá a Colombia, a su lugar en el Museo de Arte Miguel Urrutia, en Bogotá.

Escribí que pudo ser mía. Es una verdad incompleta. En realidad pudo ser nuestra. Es decir, de un grupo de amigos que estudiamos en el Colegio Mayor de San Bartolomé a finales de los años 60 y comienzos de los 70. Es un pasado tan lejano como inolvidable, amalgama de partidos de “pelota de pie”, comida en la “Cooperativa”, lectura de cuentos y embolada selecta en el universo del Padre Ángel, atisbos de dicha que hoy la memoria identifica con la más pura felicidad.

SAN BARTOLOME

La obra le tomó al orfebre José Galaz siete años de su vida para terminarla (1700 – 1707). Tiene 1.485 esmeraldas, 13 rubíes de Ceylán, 28 diamantes de Suráfrica, 62 perlas de Curazao, 168 amatistas y un zafiro del reino de Siam. En una noticia publicada en El Tiempo se asegura que “son 1.759 piedras preciosas de la mayor calidad, engastadas en un tabernáculo móvil hecho con nueve kilogramos de oro de 18 quilates, de estilo barroco y morisco. Mide 80 centímetros de alto y el diámetro de su base es de 20 centímetros”.

Y son la refulgencia inevitable del verde y el carácter solar de su corona  los elementos que permiten identificarla con la herbácea que hace tanto bulto en las ensaladas.

Dos siglos en secreto

Era propiedad de los padres jesuitas, regentes afortunados del colegio que formó algunos de los grandes hombres que se dieron alguna vez en este país. La exhibieron en su Iglesia de San Ignacio de Bogotá hasta 1767,  cuando el rey Carlos III los echó de aquí y de todas las posesiones españolas. “La Lechuga” permaneció 220 años escondida, y uno de sus paraderos míticos era el subsuelo del colegio en el que un grupo de compañeros y yo la pasábamos tan rico.

Que semejante tesoro se hallara justamente debajo de nuestros jóvenes pies, era una tentación irresistible. A esa edad de alba ya teníamos marcado el espíritu nacional de buscadores de guacas, de El Dorado inmediato que adorna nuestra idiosincrasia de riqueza…

No teníamos tiempo qué perder. La incursión al fantástico mundo del subterráneo bartolino debía hacerse en los 15 o 30 minutos que duraba el recreo, que siempre era cortico para todo lo que había qué disfrutar. No recuerdo en qué patio quedaba la puerta. Tal vez en el primero, y seguramente cerca del gimnasio de un padre que creo era de apellido Linares, en todo caso lejos del laboratorio del Padre Montoya.

Por allí accedimos, recuerdo mal con Muñoz y Bulla, y nos encontramos en medio de una oscuridad estremecedora. Avanzábamos a tientas y topándonos con las bancas de lo que pensábamos era una iglesia o una catatumba. El fundamento era sencillo: “La Lechuga” era tan fulgurante, que iba a irradiar en medio de esa negrura. Y misión cumplida. Hasta yo, que era el acólito del grupo y madrugaba a acompañar al padre Héctor López a oficiar en la Iglesia de San Ignacio, estuve dispuesto a cambiar la santidad por el oro.

JHS

Sobra decir que nunca apareció, en ninguna de las muchas escaramuzas que interrumpía un timbre poderoso que se escuchaba hasta en la Plaza de Bolívar. Hasta hoy, sigo preguntándome cómo lográbamos salir de esa gruta. Leo que “el Banco de la República pagó 413 millones de pesos (3.5 millones de dólares) por la supuestamente auténtica Lechuga en 1987”.

Definitivamente, lo que no es para uno…

VER

http://www.banrepcultural.org/la-lechuga/explore/

 

www.carlosgustavoalvarez.com

 

(Visited 1.184 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Ante la salida de Carlos Queiroz como técnico de(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Hace unos años vi el documental Solar Revolution, el cual presenta(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar