Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Muchos de los lectores de MOTOR DE BÚSQUEDA, especialmente los mayores, pasaron una parte importante de su vida con el teléfono negro.

Eran las épocas del aparato fijo y la línea telefónica, caro el primero e inalcanzable la segunda, un verdadero milagro conseguirla.

En Bogotá, el monopolio de la ETB determinaba que la asignación de una línea fuera un hecho histórico, y uno podía aplicarle una celebración de carnaval cuando lo lograba, pues entraba, sin duda, a un club de privilegiados.

Con la línea asignada, y su tortuosa instalación, iba apegado el número mágico (cómo olvidar nuestro 411696), que uno guardaba como un tesoro, y que como el amor verdadero, no se lo daba a todo el mundo. Había horas para llamar, y casi siempre en la noche después de cierta hora, uno podía recibir como respuesta “Estas no son horas de llamar a una casa decente”, seguida del sonido contundente como caía la bocina del teléfono de baquelita.

El teléfono negro de baquelita no era un objeto. Era un personaje de la casa. Había que hacer un curso de buenos modales para contestarlo (“Familia tal, a la orden”). Eso cambió cuando los ladrones instalaron sus trucos de embauque, y entonces se pasó a contestar así: Pregunta: ¿De dónde me contestan? Respuesta: ¿A quién necesita?

Una llamada telefónica era un suceso y una norma tácita indicaba que siempre debía contestarse. Los miembros de la familia se peleaban por levantar la bocina y era multiplicada la conjugación “Yo contesto”. Ese precepto no se incumplía salvo afugias económicas o rupturas de sentimientos, y entonces se respondía con el deudor o la pareja despechada al frente, indicándole al contestador que dijera que él o ella no estaban.

Siempre ha sido esa para los niños una de las mejores parábolas de la pedagogía de la mentira.

Su cable se parecía al de la plancha, tenía un sitio para el número y operar su disco para marcar era un arte.

Las llamadas valían un dineral y así era el tamaño de la factura, por lo cual siempre había que hablar rápido y cortico, so pena de quebrar a la familia.

Sonaba durísimo, era sensible a los rayos del sol que lo deslucían y no le acompañaba una buena fortuna en caso de caerse. Tenía, claro, un mueble – trono especial, en el que a partir de cierto momento le hicieron compañía a la libreta familiar de apuntar números, los dos tomos mastodónticos del Directorio Telefónico.

La marca Ericsson publicitaba su teléfono con un DBH 1001 en blanco, con una chica joven que lo llevaba en su mano, como símbolo de ser algo liviano y de buena conexión con todos los públicos. Sin embargo el DBH 1001 en color blanco nunca llegó a ver la luz correctamente ni se llego a enganchar a las líneas telefónicas. http://www.actualvintage.com/telefono-baquelita/

BaquelitablancaDBH1001_1935

 

De la nostalgia a la mala educación

De hecho, esta historia somera de aquellas épocas idas solo sirve para ratificar el cambio sobrecogedor que ha sufrido el mundo con la telefonía celular y la revolución digital.

Hay lugares donde no existe el teléfono fijo, y su presencia se amarra sin remedio al canal físico que permita tener Internet o TV. Todo se hace por celular o tabletas y computadores, gracias al sortilegio del wifi.

Pero hay una particularidad desgraciada que nos trajo la tecnología: hoy nadie contesta los teléfonos.

Timbran y timbran, y nuestros asistentes telefónicos son las desastradas grabaciones.

Muchas veces con razón. Las empresas –bancos, las de telefonía celular—siempre lo llaman a uno al mediodía, cuando está almorzando, para echar un rollo monótono.

Somos pocos los que preguntamos si nos pueden atender o llamamos más tarde.

Los teléfonos fijos casi nadie los contesta. Solo responde la grabación eterna con propaganda y musiquita, y esa cínica frase que reza “Usted es muy importante para nosotros”, seguida siempre de “Nuestros asesores se encuentran ocupados”.

Mi madre lleva cuatro días llamando al Grupo Oftalmológico Horus para que le den una cita. Ya suma medio día perdido y no pasa de ese sonsonete. A sus 92 años, y en el ejercicio de su autonomía y su heroica lucidez, se sabe la grabación de memoria. Por eso yo la admiro.

¿Saben dónde nunca le contestan a uno? En las extensiones de los medios de comunicación y en las oficinas de comunicación. Todavía estoy dejándole razones a la directora de comunicaciones de un conocido banco, sin que me devuelva la llamada.

Esa es otra característica de nuestra época. Son muy pocos los que devuelven las llamadas.

Me sorprendió esta semana el padre Juan Álvaro Zapata, el joven secretario adjunto de la Conferencia Episcopal de Colombia. La organización de la visita del Papa Francisco lo tiene trabajando de sol a sol, y sin embargo, escuché su voz a las nueve de la noche preguntándome en qué me podía servir. Lo había llamado temprano en la mañana. No nos conocíamos.

Y eso sí: hablamos mucho, duro para que se entere todo el mundo y a uno no deja de dolerle el desprecio infinito con el que ignoramos ciertas llamadas, incluso de nuestros seres “más queridos”.

No contestar, no devolver la llamada, han creado imprevisibles situaciones de odio. Desconfianza entre las parejas. Distancia y dolor entre padres e hijos. Disolución del verdadero concepto de amistad.

Y en cuanto a la noción de “Servicio al cliente” por teléfono, salvo casos excepcionales de empresas que nos paran bolas, lo demás es pura carreta, mentira, una forma pueril y cruel de desencartarse de las llamadas y evadir la obligación de prestar un buen servicio.

WWW.CARLOSGUSTAVOALVAREZ.COM

 

(Visited 999 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Ante la salida de Carlos Queiroz como técnico de(...)

2

Hace unos años vi el documental Solar Revolution, el cual presenta(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. luzalvarez0626

    Realmente si es una paradoja que en plena “era de la comunicacion”, en la que hasta los gamines andan con celular en mano, no logre uno respuesta de una institucion medica o un banco. Esos telefonos, medio robots, de atencion al cliente le han descargado la responsabilidad de la dicha atencion a muchos. La grabacion insulsa que se va comiendo los minutos del que llama y no desemboca siquiera en un “no cuelgue que ya lo voy a atender”. Esa es una verdadera burla y falta de respeto a las personas. Y todos hemos pasado por ahi, y los que no, nada pierden por esperar un poco.

  2. silverio732636

    Estas son excelentes noticias para que veamos realmente cómo son los mamertos. Chillan que nunca tienen oportunidades pero apenas se les da un poquito se cogen todo para ellos. Los venecos no quisieron aprender de la historia, y pues qué pasó, pues que están sufriendo lo que hace muchos años en el mundo se sabía, que el comunismo es hambre y opresión.

  3. Afortunadamente ese odioso monopolio gubernamental se acabo. Hoy la coneccion de un celular se hace en minutos sin padrinos ni palancas, tenemos llamadas ilimitadas y para larga distancia se puede usar “what’up” que conecta en segundos con todo el planeta y gratis, ademas se puede ver a la persona al otro extremo de la llamada con la camara incorporada. Tesoros de la ciencia y la tecnologia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar