Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A propósito del Día Mundial de los Océanos les traigo Lo que le pasó a Saturnia, un texto que Carlos Vives, de manera muy cordial, me comparte. Habla sobre nuestra cultura anfibia y es una mágica conmemoración a los océanos.

“Cuando nuestros pies dejaron de tocarse con la tierra, empezamos a desaparecer como especie.

Saturnia se llamaba ese lugar bendecido por la creación, un gran santuario de pisos térmicos en la zona tórrida, muy cerca del Ecuador. Allí se sembraba y nacía de todo: higos y dividivis en sus tierras bajas y, en sus tierras más altas, frailejones. Saturnia estaba cercada por legendarios océanos, sembrada de grandes montañas con nieves perpetuas, silenciosos páramos, ríos caudalosos y ciénagas sonoras. Agua en todas partes: en sus cocos, en sus peras, en sus patillas y melones, en sus pomelos de almíbar. Porque todo lo que nacía en este mundo anfibio era dulce como los corazones de su gente; corazones de mamones, mameyes, zapotes, y mangos.

En Saturnia convivían el tití y la ballena, el quetzal y la golondrina, el tigre y la guartinaja. Su música era hermosa y diversa, sonaba al agua y al viento, y su forma de hablar era cantando. Pero había una realidad que cambiaría el curso natural de las cosas en este inédito paraíso.

La gente de Saturnia no estaba contenta con sus dioses y con todo lo que ellos les proveían. Y lo que era peor, desde su origen no aprendieron a reconocerse y mucho menos a ponerse de acuerdo en lo fundamental para la vida en armonía. Los ricos se volvieron muy ricos y los pobres se volvieron muy pobres. Había tantas diferencias entre ellos que Saturnia no conocía la paz. Así que un grupo de hombres se reunieron a la sombra, en una playa entre el mar y el río, al pie de la gran montaña, y determinaron expulsar a sus dioses para siempre e importar unos nuevos. Decretaron el ostracismo para los ancianos, los sabios y los mamos. Se burlaron del profesor, del bueno y del humilde; llamaron idiota al poeta y loco al historiador; le enseñaron a la gente a envidiar al que se iba y todos en Saturnia aprendieron a mirar y a poner sus sueños en lontananza. Todos querían ser de alguna parte menos de Saturnia.

Comenzaron a olvidar todo lo que tenían: al hermano mayor y sus secretos ancestrales; al campesino y el poder milagroso de sus manos con la tierra; al carpintero y al titiritero; a los artesanos y sus telares mágicos… Y, hasta la tierra para los niños, que en Saturnia comían tierra, empezó a llegar de lugares lejanos. Así fue como llegó el nuevo gran Dios del progreso, con su Olimpo de semidioses con nombres deslumbrantes a los que llamaban marcas: Frutilux, Verduplas, Watercool, Petropants, Gasomar, Superlacto, Hormochicken, Mercuriver, Toysgun… Todos ellos tenían relucientes trajes multicolores hechos de polietileno y celofán atornasolado con diseños en espuma de poliuretano, adornado con cables de policloruro de vinilo, arrastrando su ajuar de poliestireno y la indestructible mezcla de todos ellos.

Aparecieron bajo la mirada atónita y sorprendida de los habitantes de Saturnia, que no contaban con la educación ni el conocimiento, y que solo esperaban encontrar en sus nuevos dioses el progreso tan anhelado que en otros lugares ya se disfrutaba. Todo empezó a llegar empacado en cajas, en bolsas, en recipientes y en botellas, todos de plástico con saborizantes, colorantes, preservantes y muy fragantes. Y las comidas se parecían cada vez menos a las frutas, a las verduras y a lo que salía de la tierra. La gente de Saturnia comenzó a inflar sus vientres y a dejar a su paso una estela de basura que a nadie le importaba y que poco a poco iba cambiando el paisaje.

La gente de Saturnia comenzó a vestirse de manera muy extraña y a parecerse cada vez menos a los hombres y mujeres de Saturnia. Y los árboles empezaron a florecer en bolsas plásticas rayadas… Las personas se empezaron a comportar de manera tan rara que picaron los páramos buscando oro y metales preciosos, contaminaron los ríos y los mares, secaron los humedales, tumbaron los bosques en nombre del progreso, construyeron inmensas moles de cemento para fabricar agua y se extinguieron peleando entre ellos por la poca tierra que aún quedaba. Y, entonces, empezaron a escuchar música plástica que no sonaba como ellos. En algunas imágenes que se conservan de Saturnia en los museos vemos a la gente con sus caras sucias y tristes, viviendo desolados en inmensas montañas de basura que exhiben orgullosas las marcas que les dieron nombre a sus últimos dioses”.

Carlos Vives

Nuestros océanos son vida, desde nuestra cotidianidad podemos generar pequeños cambios que se verán reflejados en la salud de nuestros océanos.

#DíaDeLosOcéanos #WorldOceansDay

(Visited 284 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Bióloga. Amante del mar, la ciencia, las letras y la vida. Del Caribe y el Sinú.

Más posts de este Blog

  • Ciencia

    Buceo científico

    El fondo del mar y en general los océanos son desconocidos para la mayoría de las personas. Las costas,(...)

  • Opinión

    El agua como elemento de transformación social

    El Senado de la República tendrá una nueva Comisión Accidental cuya misión principal será generar toda una política pública(...)

  • Opinión

    Ola invernal en Sarandelo

    Una imagen vale más que mil palabras.. Por lo que no tengo mucho lo que decir. En primer lugar,(...)

  • Opinión

    ¿Tiene sentido vivir así? 

    Hoy he estado reflexionando sobre la situación en Afganistán y es realmente escalofriante para una mujer como yo, entenderla...(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Todos tenemos un amigo que se llama Andrés, ¿o no? Si(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Mis primos eran reconocidos en el barrio por ser buenos conversadores,(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar