Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

yolima gomezPor: Yolima Gómez

Durante las últimas semanas del mes de enero de 2019, las cadenas de noticias nacionales e internacionales, así como las redes sociales, han concentrado su atención en dos hechos noticiosos para nuestro país y la Región.

El primero hecho, el accionar bélico del Eln (Ejército de Liberación Nacional) en la escuela de policías que, de acuerdo con su comunicado oficial, lo justifican como respuesta a ataques recibidos por parte de las Fuerzas Armadas nacionales durante el mes de diciembre, en medio de un cese bilateral del fuego. Estos hechos conllevan a que el actual gobierno devele y decrete una confrontación armada con este grupo guerrillero, que muchos creíamos empezaba a superarse.

El segundo hecho noticioso, la crisis en Venezuela, cuya incertidumbre democrática con alto riesgo de guerra civil, es atizada por discursos que responden a poderes políticos antagónicos, que parecieran pretender los mismo: “condiciones de bienestar para todos”.

Estos dos hechos no han pasado por desapercibidos para nadie, y muy seguramente las opiniones son distintas y diversas. Algunas serán el reflejo de posiciones sectarias de derecha, otras de posiciones -también sectarias- desde la izquierda. Posiciones cuyo final, concluyen y coinciden en salidas a través de acciones bélicas, es decir, atacar, confrontar, mostrar poderío, e ir en contra de la vida.

El sentido común, sustentado en una historia de muerte sobre la que por décadas se han alimentado los poderes políticos nacionales, ha de ser superior al sentido armamentista, pues nos dice que la acción bélica no es el camino para solucionar ningún problema de ningún país. Las guerras civiles, así como los conflictos armados, no dejan sino dolor, sufrimiento, destrucción y heridas que no sanan fácilmente. La guerra no ha de ser la primera opción.

Colombia ha hecho su propia escuela en la construcción de paz, y esta experiencia no puede dejarse a un lado como en reposo. El pueblo es superior a sus dirigentes, dijo Jorge Eliecer Gaitán. Hoy más que nunca nuestras convicciones sobre la construcción de paz deben ser más fuertes y férreas, pese a que los discursos de nuestros dirigentes políticos digan lo contrario. Las armas no son el camino. La confrontación bélica no es la solución a los problemas, sino el origen de nuevos problemas.

En la historia política actual de Colombia y Venezuela intentan tomar fuerza los discursos y acciones armamentistas. La fuerza de nosotros, los ciudadanos, ha de estar encaminada a buscar otras salidas más humanas, más respetuosas de todos.Esta lección hoy la dan nuestros campesinos, quienes viven en carne propia los efectos y consecuencias de los conflictos armados, con ataques de fuerzas legales e ilegales.

No perdamos de vista que hoy, ese brazo de dolor parece extenderse a los centros urbanos, por lo cual Colombia está llamada a actuar como un solo país: campo y ciudad, somos uno solo, y somos el lado frágil de la confrontación armada, por esta razón la guerra no es la opción.

Es hora de volver a las declaraciones de la UNESCO, la paz es un derecho humano de todas las personas, todos los grupos y pueblos somos titulares de este derecho. Tenemos derecho a vivir en paz, una paz que sea justa, sostenible y que dure.

@yolicampos

(Visited 287 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Yolima: usted resultó ser otro lobo con piel de oveja ¿acción bélica llama usted un vil y cobarde atentado contra muchachos desarmados? En qué galaxia vive usted? Por qué será que todo mamerto habla en nombre de la paz y lo que hace es justificar, minimizar los actos incalificables de los cobardes terroristas, y en últimas, estimular y alcahuetear a los maestros de la guerra sucia? Por qué no aterriza y reconoce que la guerra de guerrillas es una pieza de museo? Eso ya solo lo practican los pocos trogloditas y caníbales que aún subsisten en el siglo XXI. Por qué no dice ni una palabra sobre el negocio del narcotrafico, del que viven el ELN, Farc y paramilitarismo? Por qué no señala y condena que este grupo de bestias humanas lleva décadas mamando gallo con remedos de negociación, mientras se rearman y recomponen sus líneas? Todos queremos la paz, pero la experiencia con estos asesinos nos enseñó que negociar con ellos es un espejismo, una cínica tomadura de pelo.

  2. El lenguaje y las mentiras delatan a Yolima Gómez. Primero dice que lo ocurrido en la Escuela de Policía fue una acción ‘bélica’. No señora, lo que ocurrió allí fue un Atentado Terrorista de un grupo criminal, punto. Luego trata de justificar ésta acción con el cuento de que las Fuerzas Militares habían violado un cese bilateral del fuego. De dónde saca ésta falacia? Duque no ha aceptado nunca ningún cese bilateral del fuego con el eln.
    Luego habla de Venezuela como si allí no hubiese una dictadura criminal que ha llevado al país a una crisis humanitaria y social sin precedentes. Acabar con ese regimen es un deber moral para que los venezolanos no sigan muriendo por falta de alimentos, medicinas o por los disparos del brazo armado de Maduro.
    Más adelante compara a las fuerzas militares con los grupos criminales. Con todos los errores que pueda haber tenido, el ejercito de Colombia es parte de la mayoría de los colombianos y nos ha protegido contra el avance de éstos grupos.
    Por último, que la paz sea un derecho no significa que el Estado (que nos representa a los ciudadanos del país) se deba cruzar de brazos ante los grupos criminales. Arrodillarse ante éstos no trae ninguna paz solo nuevas violencias.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar