Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En el año 2007 tuve la oportunidad de asistir al IV Congreso Internacional de la Lengua Española, llevado a cabo en Cartagena. En el marco de ese congreso, se celebraban los cuarenta años de la primera publicación de Cien años de soledad con una edición conmemorativa que tengo el gusto de conservar. García Márquez  recibió un merecido homenaje en la sesión inaugural y, pronunció un breve discurso vestido de blanco inmaculado. Al terminar sus palabras, miles de papelitos amarillos volaron por el escenario; desde donde estaba, no pude distinguir si eran flores o mariposas.

De aquella vez que pude ver en persona a Gabo, tengo dos recuerdos  aún frescos que significaron mucho para mí:

El primero de ellos fue cuando en medio del tumulto, logré acercarme hasta las escaleras del escenario por donde descendía García Márquez acompañado  de su gran amigo, Carlos Fuentes. Grité “Maestro” y enseguida ambos voltearon a mirarme. Pude saludarlos  de manera torpe y agradecerles por su legado. Saqué mi cámara y le pedí a una desconocida que me tomara la foto inolvidable con los escritores latinoamericanos vivos más importantes de entonces. En la imagen quedaron plasmados los ojos infantiles de Gabo, invariablemente sonrientes, y el perfil recio de Fuentes, con su mostacho de acento mexicano. Yo no me reconocí en la foto porque un brazo anónimo me había tapado gran parte de la cara, pero con todo y eso, fue un instante mágico.

El segundo momento inolvidable me sirvió para ilustrar en una imagen la idiosincrasia colombiana: Los segundos posteriores a mi foto fallida fueron de apretujones y pisones de los asistentes  que, como yo,  buscaban una foto con el premio nobel colombiano. Salí del tumulto y subí un par de escalones para seguir con la mirada la figura de Gabo, que desde hacía muchos años era ya un icono colombiano y a la de Carlos Fuentes, una de las plumas más respetadas de Latinoamérica. De pronto veo que el propio Fuentes ha sido desplazado a fuerza de codazos y empujones y se ha formado un círculo alrededor de García Márquez, que no paraba de sonreír y tomarse fotos. Lo que yo interpreté como un sacrilegio en contra del autor de Aura  y La región más transparente, fue asumido con humor  por ambos escritores.

Mientras era fotografiado, Gabo miraba de soslayo a Fuentes, más alto que los espontáneos fanáticos de Cien años de soledad, y el colombiano le levantaba los hombros a su colega como disculpándose. Pero no siendo suficiente, luego de que el personal de logística  dispersara a algunos de los seguidores, no faltó quien se atreviera a pedirle al propio Fuentes que hiciera las veces de fotógrafo: Sin miramientos, el buen escritor mexicano tomó tres o cuatro cámaras  y se gozó la fama de su amigo mientras descansaba de la propia. Yo, escandalizado viendo toda la escena, tomé una foto espléndida en la que sale Gabo abrazando a una señora gordita y  frente a él, Carlos Fuentes apuntándoles con una cámara prestada; una imagen macondiana memorable que he perdido, pero que conservo en la memoria para siempre.

Que en paz descanses Gabo, ojalá que en un país como el nuestro con tan malos índices de lectura, muchos se acuerden de leer tus obras, al menos a manera de homenaje.

(Visited 86 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Cualquier amante de la economía o en general de cualquier ciencia(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar