Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En esta tercera entrega del “Manual para fracasar en el amor” estaremos hablando de las principales características de los integrantes de una relación tóxica.

Decíamos en el capítulo anterior que un noviazgo clásico, léase “tóxico”, se compone de un dominado, un dominante y un vínculo que está en constante tensión entre los dos. Si aún no ha podido descubrir cuál de los dos roles es el que asume usted en su relación, a continuación le ofrezco algunas características para que pueda perfilar mejor su comportamiento tóxico, usted solo ponga un Sí o un No frente a cada característica y luego sume el número de respuestas afirmativas para cada rol. Empecemos con los dominados:

Características de los dominados

-La primera característica que salta a la vista en el dominado es que se encuentra supeditado social, económica y/o emocionalmente al dominante, es decir, no tiene la potestad de mandar sobre su cuerpo o sobre su relación, no define los parámetros del noviazgo y se limita a adaptarse.

-Un buen dominado no sabe decir ‘no’: su pareja puede proponerle mil ideas que a usted le parecen tediosas o indignas, sin embargo jamás podrá negarse. Así las cosas, usted terminará en los planes más aburridores, viajando a lugares que no quiere conocer o relacionándose con personas y lugares a los que jamás se hubiera acercado por iniciativa propia y estas situaciones, sin duda, le harán su vida más miserable.

-En la cama el dominado debe esforzarse en buscar el placer de su pareja aunque difícilmente vaya a conseguir el placer propio. El ejemplo clásico de este característica es el de la mujer que hace las mil piruetas que le solicita su novio para complacerlo en la cama, pero en retribución no recibe absolutamente nada, ni un besito, ni una caricia, mucho menos un orgasmo. El dominado enamorado, entonces, empezará a plantearse la posibilidad de una infidelidad, (en la que, obviamente, él será la parte dominante y su amante la parte dominada) o por lo menos, empezará a alimentar un  resentimiento secreto hacia su pareja, cosa que siempre conviene si queremos tener muchas peleas. Obsérvese la paradoja que se da que permite experimentar diferentes roles en diferentes relaciones: hoy usted puede estar en una relación tóxica en el rol del dominado, pero mañana, queriendo no fracasar (qué ternura) usted asumirá el papel del dominante. De esta paradoja hablaremos más adelante. 

-Aunque suene irónico, un buen dominado tiene que convencerse de que su pareja también está enamorada. De no ser así, corremos el riesgo de que la relación llegue a su fin demasiado pronto y que no logre el objetivo último de cualquier relación amorosa: destruir la autoestima de los involucrados. Si usted es de los que se siente dominado pero cree que en el fondo, su pareja lo ama y lo respeta, por favor ponga un Sí aquí.

Características de los dominantes

Un buen dominante procura convencer a su enamorado en lo ínfimo y en lo fundamental, no importa si lo hace por las buenas o a fuerza de llanto y amenazas. A cada intento del dominado de decir que no, un buen dominante puede apelar a estrategias como hacer show en público, decir frases como “¿es que ya no me quieres?” o un parafraseo de “aquí se hace lo que yo diga” que a veces es tan sutil que es apenas perceptible.

foto blog

-El dominante procura ser una persona celosa y posesiva, así en realidad no sienta gran cosa por su pareja, esto se debe básicamente a dos cosas: la primera, la conveniencia de la que hablábamos en el consejo anterior, y la segunda, la terrible inseguridad que, en el fondo, sufre cualquier dominante. Este tiene la obligación social de marcar el territorio para que nadie quiera quitarle al dominado que tiene por pareja, por eso lo deberá celar con frecuencia, pedirle la clave de su celular y de sus redes sociales, mandar mensajes amenazantes a sus amigas o exparejas y en fin, cualquier acción que conlleve al dominado a sentirse abrumado. Esa es la clave para que se aburra, pero por favor, nada en exceso, no sea que se vaya para siempre y se consiga a otra persona maltratadora o, Dios no lo quiera, a una persona que lo haga feliz.

 -Un buen dominante es bipolar: en privado, halaga cualquier tontería que haga su dominado para intentar salvar su relación pero en público suele ridiculizarlo, particularmente con su familia y sus amigos. Esta estrategia antiquísima conlleva a un colapso nervioso del dominado que lo dejará sin ganas ni de irse ni de quedarse porque ya no logra identificar qué está bien y qué mal, y ese, precisamente, es el estado en que queremos tenerlo durante la relación. 

-La parte dominante suele tener un o una amante. A diferencia del enamorado, que siempre anhela buscarse una aventura pero pocas veces tiene el carácter para hacerlo, la parte dominante no tiene problemas para encontrar a alguien con quien solazarse, este amante suele ser un compañero de trabajo o un viejo amigo con el que se ve de vez en cuando no sólo para tener sexo sino, por supuesto, para burlarse del dominado. 

Ahora que ya sabe cuáles son su posición en la relación, no se pierda la próxima entrega de este manual, en la que estaremos hablando sobre la idealización inicial. 

Twitter e Instagram: @noseamar

(Visited 440 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Ante la salida de Carlos Queiroz como técnico de(...)

2

Hace unos años vi el documental Solar Revolution, el cual presenta(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar