Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog


Luego de la idealización y de los primeros desencuentros sexuales todo integrante de una relación tóxica sabe que el paso a seguir es conocer a la familia de la pareja y, más que conocerla, hacer hasta lo imposible por caer bien. Fingir interés en conocer a los papás de su pareja parece ser un acto casi instintivo que procura hacerle un buen par de nudos ciegos a los lazos que hasta ahora se están formando en la relación. La interacción con la familia de su novio o novia no depende solamente de qué tan hipócrita pueda usted parecer en los almuerzos familiares sino, en gran parte, depende de cómo están las cosas al interior de su relación. 

Por ejemplo, si todo es color de rosa y el amor parece no detenerse en su curso hacia lo desconocido, la familia de su pareja será una aliada para usted; en cambio, si la relación está pasando por un momento complicado, se dará cuenta de que se ganará el odio visceral de todos o, al menos, el de los más pequeños, que aún se creen el cuento de que tuvieron la fortuna de nacer en la mejor familia del mundo y que usted intenta dañarles su equilibrio perfecto. 

Si usted tiene la desgracia de caerles bien (cosa poco recomendable por razones que explicaré más adelante), prepárese para ir a almorzar cada fin de semana, llevar a sus cuñaditos a cine y tener largas y anodinas discusiones con su suegro sobre lo divino y lo humano. Y sobre todo, prepare su oído y endurezca su corazón, porque se va a enterar de mil y una historias familiares que jamás debieran llegar a usted, como que el hermano mayor tiene problemas con el alcohol, que la prima resultó ser prepago, la historia de la tía Gladys que ahora se llama Héctor, etc.

¿Que por qué no es buena idea caerles bien a los suegros? Por muchísimas razones pero principalmente por dos:  

La primera es que, en el momento en que empieza a haber un vínculo con los suegros, los conflictos que surjan con su pareja no van a ser evaluados por ellos desde una perspectiva imparcial. Esto no quiere decir que necesariamente lo van a acusar a usted de haber dañado el noviazgo, en ocasiones es probable que se pongan de su lado, pero de cualquier manera, van a tener una opinión y van a querer manifestarla. 

La segunda razón se desprende de la primera: cuando los suegros huelen los problemas tienden a aconsejar a sus hijos políticos sobre lo que deberían hacer y, obviamente, se basan en el conocimiento que tienen como padres y la sabiduría que años de matrimonio les han dado. A menos que quiera seguir fracasando en su relación, por favor no les haga caso. Como lo decíamos más arriba, la mayoría de personas no son conscientes de los errores que cometen en su relación, y sus suegros, desde luego, no son la excepción. Si insiste en seguir los consejos de sus suegros, primero analice qué tipo de relación tienen entre ellos y piense si usted está dispuesto a tener una relación igual con su pareja. Recuerdo, por ejemplo, que alguna vez tuve que aguantarme los “sabios” consejos de un suegro que le pegaba a su mujer y que cada que podía la ridiculizaba en público.

Ahora, si usted está leyendo esto es porque no le interesa tener una relación saludable, así que adelante: métase en ese hogar al que no pertenece, deje que sus suegros le digan cómo se lleva una relación amorosa, asuma roles que no le corresponden todavía, permita que empiecen a ejercer presiones para que usted se case o les dé nietos y deje que cada discusión con su pareja se vuelva un tema del almuerzo familiar, como la privacidad de la prima de su novia o el cambio de sexo de la tía Gladys. 

Si, pese a lo anterior, usted insiste en conocer a sus suegros y visitarlos cada vez que puede, le recomiendo que siga estas sencillas normas de etiqueta para que no la embarre más de lo que ya lo está haciendo.

  1. No coquetee con ningún miembro de la familia. Parece obvio pero es frecuente hacer comentarios que pueden ser mal interpretados, o que de hecho son tan bien interpretados que usted queda en evidencia. Tenga cuidado con la mirada cuando la prima (o) de su pareja pase a saludar. 
  2. Hable poco, no sea fantoche. Limítese a responder lo que le pregunten de manera concreta y si siente que debe hacer conversación, que sean sobre temas triviales, no se ponga a hablar de religión o de política porque va a salir perjudicado. No dé información personal que luego puede ser usada en su contra. Coma poco, tome poco, y como decimos en la calle, maneje un bajo perfil.
  3. Evite manifestaciones de cariño con su pareja. Si ya resulta detestable ver a una parejita besuqueándose en un parque o en un bus, imagínese lo incómodo que puede ser para su familia política verlo a usted besando a su novia mientras le coge la cola. Definitivamente no lo haga, por ningún motivo.  
  4. No se vaya a emborrachar: Si se emborracha es muy probable que viole todas las normas anteriores, así que por favor no lo haga. 
  5. No le preste plata a ningún miembro de la familia: Si hay algo peor que cobrar un préstamo es tener que cobrarle a un miembro de su familia política. Mejor saque una buena excusa de entrada y se evitará conflictos posteriores. Tampoco se meta a hacer favores que nadie le ha pedido, como ayudarle a su cuñadito con la tarea o meterse en la cocina a picar cebolla y tomate.
(Visited 412 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Apreciado señor: Son muchas las voces que le piden que se(...)

2

Han pasado ya más de dos semanas desde la llegada a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar