Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A esta altura, los perfiles de los que hablábamos al principio ya se han definido casi que totalmente: el dominante y el dominado conocen sus roles dentro de la relación y los cumplen a cabalidad, por eso los conflictos no tardarán en aparecer. Generalmente las primeras peleas de una pareja joven que se va a convivir tienen que ver con los oficios del hogar y las muchas mañas con las que viene cada cual de su hogar paterno. Por ejemplo, tender la cama.

Anecdóticamente, en uno de los muchos fracasos amorosos de mis amigos, recuerdo que uno de ellos convivió con una mujer de disciplina enfermiza que le ponía tiza a todo a la hora de cumplir cualquier rutina; para ella, por ejemplo, tender la cama no era extender las cobijas y acomodar las sábanas, sino que creía que había una única forma correcta de hacerlo, (obviamente la forma correcta es la forma en que ella lo hacía) y esta manera consistía en hacer un pliegue en la parte posterior de manera que se viera el revés del cubrelecho no mucho ni muy poco, sino en la medida exacta que solo ella podía determinar, para luego poner las almohadas y un buen número de cojines innecesarios; lo curioso es que a la hora de dormir debían tratar de permanecer quietos para no dañar su obra, lo que dificultaba las artes amatorias que siempre estaban supeditadas a no destender mucho la cama. Si los pliegues se perdían luego de una noche de sueño o de sexo soporífero, el día siguiente empezaba con una pelea y con el consabido rito de tender la cama que le tomaba varios minutos…. Lo mismo pasaba con la forma de extender la toalla mojada en el baño o la manera en que se doblaba la ropa. Qué buen ejemplo este de cómo las pequeñas cosas nos pueden complicar la vida, esta mujer era toda una experta en cumplir ese sabio adagio que dice “si las cosas son simples ¿por qué no complicarlas un poquito?”

Pero pelear por tender la cama, aunque es una estrategia inteligente, sigue siendo un juego de niños al lado de las muchas maneras que tenemos en el hogar para que la convivencia se vuelva un infierno. En realidad, la mayoría de parejas tóxicas se enfrentan a dos conflictos principales que se repiten una y otra vez a lo largo de su relación tóxica: la crianza de los hijos y el trabajo. Al margen de estos dos grandes asuntos, de los que se hablará más adelante, hay muchísimas maneras de hacer de la convivencia un verdadero infierno. La clave está en que el dominante de la relación tóxica restrinja de manera física o simbólica las libertades que debería tener su contraparte dominada, de la misma manera en que en las telenovelas mexicanas o en las películas de Disney las protagonistas están restringidas por conflictos familiares o los maleficios de una bruja. Esto se traduce en mil y una formas de generar conflicto en el hogar, desde hacer el amor hasta hacer las compras puede terminar en discusiones anodinas y eternas, y ni hablar de que el dominado hable de sus gustos personales o de sus posturas políticas…

(Visited 197 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Apreciado señor: Son muchas las voces que le piden que se(...)

2

Han pasado ya más de dos semanas desde la llegada a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar