Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Odio los libros de superación personal y todos los mensajes que se derivan de ellos en las redes sociales; por muchas razones, principalmente, porque venden ideas erradas de lo que es el progreso, la vida y la felicidad y porque usan ejemplos superficiales y excepcionales como norma. 

Para desarrollar mi tesis y para liberarme de tanto odio, que jamás conviene, voy a tocar aquí un par de ejemplos, pero prometo que esta no será la única publicación al respecto porque tengo mucho que decir en contra de esta pseudocultura de la felicidad. 

Para iniciar, quisiera tocar un tema que me ha venido dando vueltas desde hace mucho y tiene que ver con los textos apócrifos que les endilgan a reconocidos escritores, que acompañan con imágenes dulzonas y que, claramente, nada tienen que ver con la ideología de quien supuestamente los firma. La intención es clara: darle peso de autoridad artística, literaria o científica a cualquier tontería que reafirma la ingenua idea de que somos especiales y trascendentales. Textos apócrifos hay muchos, he visto a Sartre alabar el amor romántico (sí, Sartre), a Borges dando lecciones de moral y a García Márquez haciendo definiciones cursis y falaces sobre el valor de la “verdadera mujer”, pero quisiera extenderme en la grosera mixtificación que hacen de Saramago, con su famosa y falaz “definicición de hijo”. 

Saramago era un pesimista: a través de sus novelas plantea una y otra vez el fracaso de los sistemas que nos rigen, como el capitalismo y la democracia. Además era un ateo declarado y militante, autor del polémico “Evangelio según Jesucristo”, así que difícilmente va a aseverar que “un hijo es un ser que Dios nos prestó” o a implorar que “Dios bendiga siempre a nuestros hijos”.  Jamás diría el autor de “La caverna” que ser padre “es un acto de coraje” porque esta idea implica sacrificio y abnegación, propias de modelos como el capitalista y el religioso, ajenos a su voluntad crítica. 

Al margen de la falta de respeto y la completa descontextualización de la obra de Saramago, este tipo de mensajes invierten convenientemente los valores de una sociedad que de por sí ya está patas arriba: poner a una figura de las dimensiones del autor portugués (obsérvese que en la imagen se aclara que es nobel de literatura) a avalar la irresponsabilidad reproductiva es una manera de validar un discurso en el que los errores son mensajes cifrados de los dioses y en el que “el universo conspira” a nuestro favor, como diría el patético Coelho. 

En oposición a lo que le achacan al pobre Saramago en Facebook, una frase que sí dijo fue: “No es que yo sea pesimista, es que el mundo es pésimo”. Deberíamos ser más como Saramago, el verdadero Saramago, y untarnos un poquito de su pesimismo bien estructurado y pensante para abandonar por medio de su lectura tantos relatos de superación, tanto amor propio y tanta megalomanía que nos tienen en la complaciente burbuja de la autosuperación.

@noseamar  

(Visited 415 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Cuál es el destino turístico de Colombia que a ustedes les(...)

2

Hoy iniciamos una serie de entrevistas con importantes personajes de la(...)

3

Bill Gates decidió invertir 3,5 millones de dólares en la investigación(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No odio los libros de auto superación. Pero me avergüenza, que me vean fijándome en ellos en la librería. Igual que a los de esoterismo, los de ventas, los de ángeles, los de dietas, los de falsas medicinas y pseudo ciencias, los de deportes…..sin contar que los dependientes ya no saben quién es Foucault, pero si quien es Walter Risso.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar