Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Podríamos calificar de patético el famoso intercambio cultural que hizo ayer la policía nacional de Colombia en el cual no hubo realmente ni intercambio ni cultura sino una ofensiva exaltación a la Alemania nazi.

Patético, sin duda, caricaturesco, inverosímil… Pero si analizamos la cuestión de una manera más racional, lo cierto es que este oso internacional encarna un problema estructural gravísimo que no se soluciona cobrando la cabeza del coronel encargado de la Escuela de Policía Simón Bolívar. El asunto va más allá de la anécdota porque proyecta, a mi modo de ver, dos graves problemas éticos: el desconocimiento de la historia y la obediencia como virtud.

Echaron a coronel de escuela de Policía en Tuluá donde se disfrazaron de nazis

Si en los colegios ya no se dicta la cátedra de Historia ¿qué podríamos esperar de una escuela de suboficiales? No conozco el currículo que debe cumplir un cadete para graduarse de tan desprestigiada institución pero, por lo visto, carece del más común elemento humanístico que se emana de las Ciencias Sociales, que no solo se limitan a brindar datos sino que desarrollan el sentido crítico del estudiante. ¿Cómo es que estos cadetes tuvieron la disposición para conseguirse un Bmw clásico y un pastor alemán, que pasaron horas confeccionando disfraces y pintando esvásticas pero carecieron de total interés por darse un paseo por Wikipedia? ¿Qué entienden sus profesores por intercambio cultural?, ¿dónde está la contextualización pedagógica?, ¿cuáles son los criterios con los que se evalúa un proyecto de este tipo? ¿Cuántas personas estuvieron involucradas en el montaje del evento? ¿a ninguna le pareció que estaba mal?

Y lo anterior se enlaza con el segundo gran problema que observo y es la obsesión de la Fuerza pública por la obediencia, sin duda, fundamental en algunos contextos de vida o muerte pero lamentable si hablamos de la formación de seres humanos. ¿Quizás alguno de estos cadetes comprendió que lo que hacía era un despropósito pero calló para no oponerse a la orden de un superior? ¿Cuántos mandos medios vieron la fotos del evento y ninguno dijo nada porque la orden de publicarlas en el perfil oficial de Facebook de la policía  venía de “más arriba”? La obediencia no es una virtud y la verticalidad en las instituciones militares debe replantearse por el bien de sus procesos.

Si este es el criterio con el que educan a los cadetes, nada de raro tiene que tantos policías hagan parte de bandas de narcotráfico o de extorsion, ni que a otros les cueste tanto seguir los protocolos más obvios de derechos humanos. Y cuando cometan crímenes más graves que negar la historia, seguramente responderán igual que los soldados nazis en el juicio de Nuremberg: “yo solo seguía órdenes”.

@noseamar

(Visited 1.124 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En este sistema nos hacen creer que solo existe una sola(...)

2

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

3

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. ni error, ni sacada de contexto, detras de ese absurdo esta una ideologia que se imparte y se obedece y que en su raiz es afin y le brinda honor al nazismo, a lo criollo pero no menos nocivo. El ciudadano del comun no ve ni a estos ni a los militares como “nuestros”, incluso a veces, muchas veces, se toman como el enemigo que acecha y a metros.

  2. Si es un error pero ha sido sacado de contexto por muchos idiotas que buscan meter a la policía en la discusión política citando palabras como “homenaje” o “apologia”. El desconocimiento de la historia es gracias a nuestros docentes de educación primaria q se han dedicado a la política y x ello nuestra educación ocupa los últimos lugares en el mundo.

  3. ¡ Qué vergüenza ante el mundo ! que nuestros oficiales se hayan prestado para semejante bajeza histórica. Esto demuestra su ignorancia en el aprendizaje de la historia. Ojalá el presidente pueda subsanar en parte el daño que se ha hecho a la ya desprestigiada fama de los colombianos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar