Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Acabo de ver Don’t look up y me encantó. No es el tipo de película que disfrutarían los esnobistas del cine ni es una gran pieza digna de un reconocimiento en Cannes, pero me pareció una bonita caricatura de lo que somos. Celebro que Hollywood rompa el esquema patriotero y cursi de la mayoría de sus producciones (títulos antonomásicos podrían ser El capitán América  o El día de la independencia; ejemplos del héroe gringo de marras que se enfrenta a un problema apocalíptico y lo supera luego de aprender una lección de vida hay cientos) y le brinde al nuevo público hiperconectado una perspectiva crítica del mundo con el efectista carácter de la comedia.

Claramente, la película es una sátira que se ubica en un mundo posible pero ficticio, sin embargo, como buena sátira, presenta también una fuerte crítica al contexto mundial actual. Por eso, si es que acaso pudiéramos endilgarle al cine una función didáctica, aquí van cinco lecciones que nos deja Don´t look up.

1. Los idiotas nos gobiernan
Nuestros gobernantes no conocen el mundo en el que viven, no son conscientes del otro, del trabajador, del pobre, del medio ambiente. Disfrazan de democracia el esquema nepotista que los sostiene y carecen de cualquier interés por brindar bienestar a la mayorías. Poco importan las capacidades académicas y de ejecución de sus asesores, lo verdaderamente importante es mantener el poder rodeándose de amigos leales que apoyen a muerte sus idioteces. Para lograrlo se saltan cualquier filtro de decencia o de preparación siempre que el candidato haga parte de lo que en Colombia llamamos “la rosca”.

2. Somos iletrados digitalmente

En mal contados veinte años del ascenso de internet, las dinámicas sociales han cambiado drásticamente: las facultades de educación, los colegios y los gurús de la tecnología se han enfocado en enseñarnos a manejar un celular pero se les ha olvidado la gran responsabilidad que implica vivir en un mundo hiperconectado. Urge un currículo que evalúe la calidad de contenido que consumimos, las implicaciones éticas del uso de la redes sociales y los riesgos reales que asumimos al conectarnos. Una tarea pendiente que hubiera evitado, por ejemplo, 370 muertes en el 2021 de influenciadores que intentaron tomarse una selfie.

3. Las corporaciones están destruyendo el mundo

Esto lo decía Marx desde el siglo XIX y aún no acabamos de comprenderlo. El capitalismo es un sistema inviable porque acaba con la mano de obra y con los recursos naturales que generan las materias primas. Así de sencillo y así de delicado: el agua se agota, la selva desaparece y los polos se descongelan; y mientras asistimos en primera fila a la destrucción del mundo. Las corporaciones, que son las que en realidad rigen nuestro destino, se lavan las manos vendiéndonos el discurso de que reciclando botellas y ahorrando pitillos vamos a salvarlo. Falso, problemas globales requieren de soluciones globales, no sirve de mucho que yo recicle 20 botellas al año cuando se usan 34 litros de agua para hacer una Coca-Cola.

4. Las acciones de los gobiernos no están enfocadas en el bienestar común

Parece que no aprendimos gran cosa del despotismo ilustrado. Hoy los gobiernos siguen dirigiendo al pueblo sin contar con el pueblo porque sus prioridades giran en torno al culto propio. Las acciones de nuestros líderes están estudiadas meticulosamente para favorecer su imagen al punto de que cada discurso es más una puesta en escena que un acto comunicativo. Hemos visto cómo en contextos locales nuestros presidentes y ministros invierten miles de millones de pesos en encuestas, estudios de  mercado y publicidad, trasladando la plaza pública a un escenario abstracto en donde cada palabra tiene un precio y un voto potencial.

5. Todos vamos a morir

Tantos debates políticos, tanta necesidad de figurar en las redes sociales y tanta preocupación por el medio ambiente a veces nos hacen perder la perspectiva: lo cierto es que en este universo somos infinitamente insignificantes y efímeros. Para compensar nuestra inmensa fragilidad nos gusta imaginar que la vida nos llenará de bendiciones o que el universo conspirará a nuestro favor cuando, en realidad, quizás mañana ya no estemos en este mundo. Ojalá que esta película, además de hacernos reflexionar  y reír sobre nuestro contexto, nos sirva también como Memento mori: a veces no apreciamos lo que tenemos, que es mucho, por desear algo que quizás jamás llegará.  Como lo decía el mediático doctor Mindy: “en realidad lo teníamos todo, ¿no?”.

Twitter e Instagram: @noseamar 

(Visited 1.730 times, 6 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Invamer, Guarumo, Centro Nacional de Consultoría entre otras empresas encuestadoras han(...)

2

La eventual llegada del progresismo al poder en Colombia ha sido(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. andres812547

    Esta película (No miren arriba) NUNCA podría ser producida, hecha, ni vista en un país no capitalista. Encarcelarian y fusilarian a actores, director y personal por ofender al “régimen” no capitalista. Los comentarios de algunos izquierdófilos hacen hincapié en un “sospechoso comportamiento anticapitalista de Netflix”, según ellos. Omiten el hecho de cierta LIBERTAD DE EXPRESIÓN (limitada) que aún hay en lo países no comunistas…

  2. amanda897400

    Buen dìa, tengo un par de comentarios a propòsito de lo dicho: el primer punto es cierto pero se queda corto en cuanto a que se personaliza el gobierno como el actuar de una sola persona (presidente alcalde etc), en realidad se trata de un desconocimiento de algunos y el borreguismo de todos los demás que forman parte del estado y de los ciudadanos, en esa limitación nos escudamos todos adjudicando la culpa a alguien, ese que gracias a Dios no soy yo… (no soy el presidente, no soy el ministro… ese no es mi problema, solo es de ellos) y por esa línea se entiende el punto 4 que habla de las decisiones que afectan a los otros pues no siendo mi problema no estoy en la obligación de cuestionar mi propio accionar y por el contrario solo estoy en el lado de exigir solución a mis derechos.

    En el punto 2 es cierto que somos iletrados pero no solo digitales, de hecho hemos renunciado a tener criterio para seleccionar los contenidos que podemos recibir, solo escogemos el criterio que va con mi línea de pensamiento y no veo la variedad de argumentos que se me puedan presentar, no nos tomamos el trabajo de sopesar y contrastar versiones y preferimos que alguien, mi líder político, el profesor que me agrada, el influencer que sigo o el presentador que me agrada, sea quien selecciona y determine lo que yo debo pensar y cual ha de ser mi postura frente al mundo.

    en relación con los demás cabe tanta discusión y argumentos tan variados, argumentos que se han presentado a lo largo de la historia de la humanidad para que pretendamos concluir de manera inapelable lo que se concluye en el artículo, dichos puntos no pueden ser presentados ya como conclusiones, solo pueden ser presentados como opinión del escritor, puntos materia de discusión al igual que las opiniones expresadas en la presente respuesta.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar