Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Soy de la generación en la que a nuestros padres les tocaba inventarse los disfraces para el 31 de octubre y no existía el comercio que alrededor de la fiesta de Halloween hoy vemos. A mi hermana fue la única que alguna vez le compraron un disfraz de campesina para un baile del colegio, pero por ser flaca a mi mamá se le ocurrió la genial idea de ponérmelo a mí, porque según ella yo sí tenía buena pierna y me quedaba mejor. Es decir que fui una especie de drag queen boyacense con tan solo 3 años de edad. Mi padre jamás se enteró de esto lo cual hubiera sido motivo de separación en un hogar tan conservador como el nuestro.
Pero realmente eso no es lo que les quería contar hoy; siempre fui muy agradecido con mis padres por la infancia que viví pero hoy quiero confesar algo que me consume por dentro. Me refiero a que por el corto presupuesto me gradué de payaso; ese fue mi disfraz por más de cinco años seguidos, por lo cual desarrollé una especie de fobia por aquellos pintorescos personajes que alegraban a los niños en las fiestas de nuestra época. Y hablo en tiempo pasado porque en el presente a casi ningún padre de familia se le ocurre contratar a un Pernito o Tribilín para una piñata. A los niños ya no les parece gracioso eso.
Ya concentrándome en mi caso quiero contarles como era el proceso de maquillaje al que me tenía que someter por parte de mi padre que, aunque me dejaba regio, no era el más idóneo para la ocasión. Su mostrario para que yo quedara bien era la carátula de un LP que traía los éxitos de Javier Solís en el cual incluía el tema “PAYASO”.
Payaso A.jpgComo no existía el maquillaje profesional, él recurría al colorete de mi mamá, betún chinola negro, griffin para las partes blancas (el cual al secarse dejaba mi cara inexpresiva) y medio ping pong rojo con dos pequeños orificios que me sancochaban la nariz. El vestido, por el contrario, no era tan complicado porque solo era pegarle unas estrellas de papel metalizado con engrudo a una de mis pijamas viejas y los zapatos talla 42 de mi padre pintados de rojo y amarillo con temperas, los cuales tenía que rellenar poniéndome cinco  pares de medias.

0000088515033914_xl_a.jpg

No se si era el disfraz o compasión de la gente pero recibía muchos dulces. En todo caso, juré que cuando fuera padre jamás sometería a un hijo mío a semejante ritual. Y cumplí con mi promesa; Hugo Junior fue Spiderman, Batman, Woody, Cuentahuesos y hasta Wolverine. No repitió atuendo ningún año.
No sé si mi padre lea este post, pero debo reconocerle su dedicación,amor, ingenio y creatividad para que yo fuera un orgulloso triste payaso.
Los dejo con Payaso, de Javier Solís:
En Twitter: @Hugoleonrojito
(Visited 368 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_2772" align="aligncenter" width="1585"] Valor del dólar frente al peso 26/11/2021[/caption](...)

2

Viajar es una experiencia que a todos nos renueva y nos(...)

3

El resultado de la primera vuelta de las elecciones presidenciales sugiere(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar