Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Caminando por la calle un hombre sintió una fuerte atracción por un papelito que pisó sin ningún cuidado, no es normal que nos llame la atención un papel tirado en la acera pero en este caso y por un sentimiento inexplicable, el hombre levantó el papel y notó que era un cheque por una suma de dinero considerable y además endosado.

Le tomó un buen tiempo tomar la decisión de ir a un banco a ver si era cierta tanta belleza, y aunque sabía que era muy posible que el cheque ya tuviera orden de no ser pagado, había que salir de la duda, aunque tuviera esa sensación en el estómago de estar cometiendo un delito.

Lo cierto es que el hombre, al todo o nada, entró y salió del banco con una gran suma de dinero sin ningún problema, y aunque ese sentimiento de culpa le pegaba fuertemente en su honradez, nadie reclamó nada. Este dinero ayudó al hombre a pagar una deuda que no lo dejaba dormir y hasta hoy, agradece a la suerte y al destino haberlo encontrado aunque en el fondo siente que ese cheque estaba ahí para él…

¿Pero cómo es posible esto? Tendría que existir una entidad divina del mismo nivel de un ángel que protege y obra de maneras milagrosas, o una de ultratumba como la muerte que aparece cuando quiere para llevarse al elegido a una mejor vida. La suerte sería una especie de energía que sigue a esas personas desprevenidas para darles una ayuda con el fin de mantener ese balance del mundo entre lo malo y lo bueno, eso sí. Sin darle a todos todo. Ayudando de a pocos por aquello de su espectacularidad.

Una mujer que llevaba esperando seis meses una prueba para ingresar en una compañía de danza contemporánea muy importante tenía muy claro que su entrenamiento había sido juicioso y que estaba lista para ser parte de ese sueño, despertó temprano, se dispuso a tomar un café y se resbaló en la cocina fracturándose el tobillo, y así, con el dolor infinito, físico y emocional, vio cómo se desvanecía el sueño.

¿Y a quién le echa uno la madre en esos casos, al universo? ¿A Dios?…  Mientras miraba al cielo le preguntó: ¿Por qué me haces esto?… Dios está muy ocupado para explicarnos cada cosa que hace, a él le gusta obrar de maneras misteriosas y al final de todo siempre se sale con la suya. Pero ese tema es harina de otro costal.

Entonces, si existe la buena suerte que aparece de vez en cuando y a unos pocos favorecidos, también debe existir en un plano de balance la mala suerte, esa entidad chabacana que anda por ahí viendo cómo le daña el caminado a los que están jugando a la segura, y que ya están arriba del bus de la victoria para bajarlas del “curubito” de una sola patada y dejarlos en cero con las ilusiones rotas… Una entidad de maldad, creo yo, peor que la muerte, porque ella te lleva y listo, pero la mala suerte te deja sin nada, vivito y coleando. ¡Qué te parece la desdicha!

Lo cierto es que, aunque suena a una historia de ficción, pues así pasa cada día. Hay personas que parecen iluminadas por la buena suerte y hay otras que en cambio viven agarradas por el hocico por la mala fortuna sin ver la luz al final del túnel. Y eso es una cosa tan cierta que aterra. ¿Pero qué se puede hacer?

Entonces si existe la buena suerte que aparece de vez en cuando y a unos pocos favorecidos, también debe existir en un plano de balance la mala suerte

Pues no hay receta conocida con la efectividad necesaria para hacerla viral, y no les voy a hablar de amuletos de buena fortuna y de baños con plantas que tuvieron la mala suerte de terminar sus días fregando un cuerpo que con sus hojas pretende lavar su mala racha.

La vaina es que no se trata de la buena o la mala suerte, se trata de seguir caminando sin darse la posibilidad de pensar en lo bueno y en lo malo que evidentemente podría pasar, al contrario, hacer las cosas con la convicción y la seguridad de que están bien hasta donde nuestras capacidades lo permitan, dejar de fijarnos en lo que hacen los demás para establecer puntos de comparación odiosos, trabajar duro ignorando las críticas destructivas y haciendo todo con amor.

Así, no nos da tiempo de pensar en la aparición de la buena o mala suerte, al contrario, hace que se dé lo que tenga que pasar con naturalidad, y que estemos preparados para enfrentar las dos caras de esa moneda de la fortuna con la sonrisa que merece el hecho de que si todo saliera perfecto, estaríamos muy aburridos…

Balance.

Gracias por leer.

Por:

Pineda.

(Visited 147 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesional en Medios Audiovisuales. Social Media y contador de historias tratando de dar a conocer mi versión de los hechos.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La ley del 'No se deje'

    Yo creo que desde el vientre venimos prevenidos. Somos un país lleno de consejos, de creencias que compartimos con(...)

  • Opinión

    Viviendo de ilusiones

    Aunque digamos a viva voz al mundo que no vivimos de ilusiones sabemos que, en el fondo, escondidos en(...)

  • Opinión

    No se trata de esperanza

    Este no es un post de esperanza Vivimos en un mundo que arde entre polarización y política, nos quemamos(...)

  • Sin categoría

    Un poco de suerte

    Caminando por la calle un hombre sintió una fuerte atracción por un papelito que pisó sin ningún cuidado, no(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tengo la firme convicción que Dios no se levanta de mal(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar