Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Hace algunos años, una nación se encontró de frente con el terror que se había engendrado en su sociedad a base de segregación, odio, rencor y miedo. Era una nación unida en lo geográfico, pero desmembrada social, política y racialmente. Años de desconfianza e injusticia fueron sembrando las bases de lo que serían unos de los conflictos sociales más grandes de nuestros tiempos.
Sinembargo, luego de varios episodios trágicos, hubo ciertos momentos que le demostraron al pueblo de esta nación que la barbarie había tocado fondo, y que no había un enemigo que quisiera destruir su país, el país se estaba destruyendo a si mismo. Fue en ese momento cuando una nación entera se levanto del letargo y la indiferencia, y descubrió que el único camino para sobrevivir como pueblo era erradicar aquellas raíces de violencia, instaurar el imperio de una ley justa y equitativa, y convertirse en el elemento de presión y fuerza que obligó aquellos sectores que manejaban el poder y promovían o ignoraban el conflicto, a actuar y cambiar el rumbo o desaparecer.
Esta historia es la historia de los años 60 y el movimiento de derechos civiles en los Estados Unidos, en la Francia de los años que precedieron la republica, de los años que siguieron a la muerte del dictador Franco en España, de los años finales de algunas dictaduras Latinoamericanas. Y esta, esperamos de manera esperanzadora, es la historia que esta comenzando a vivirse en Colombia.
En nuestro país llevamos décadas de autodestrucción. Hemos buscado de muchas maneras como encontrar la culpa en fuerzas e influencias extranjeras, incluso en nuestros orígenes coloniales. Los colombianos no hemos reconocido que cada compatriota que asesina, secuestra, viola o intimida a otro innecesariamente, esta debilitando la razón de ser de la nación. Cuando ponemos la fe personal y la de la patria en las armas y la intimidación, legítima o ilegítima, estamos destruyendo un poco mas la fibra que nos debe unir como sociedad y como nación. El día que reconozcamos que nos estamos aniquilando nosotros mismos, cuando descubramos que son nuestros jóvenes los que mueren en los campos de batalla, y que en esos campos hay colombianos matando hermanos, matando otros colombianos; cuando llegue el momento de la concientizacion de nuestra realidad de violencia, fruto no de que los Americanos o los Europeos consuman drogas, ni de que haya injusticias creadas por las oligarquías en nuestra sociedad, sino fruto de la manera como elegimos como sociedad, como nación, manejar esas injusticias y definir nuestra identidad a nivel internacional; cuando decidimos dejar de aceptar en lo que nos hemos convertido, y dejar de ignorar la barbarie en la que nos han sumido algunos de nuestros compatriotas; ese día el país va a reconocer la naturaleza de su problema y, si aun queda algo de lo que conocemos como Colombia, como patria en cada uno de nosotros, de lo que en otras épocas era una nación altiva y orgullosa, vamos a despertar y a empezar a enfrentar aquellos elementos que han corroído nuestra sociedad por décadas.
Esto es lo que nuestra sociedad expresó hace poco. Estamos decididos a erradicar las raíces de esa idiosincrasia violenta, delincuencial y segregacionista que nosotros mismos construimos o dejamos construir con nuestra indiferencia. Contamos con un estado decidido a corregir sus errores y a imponer el imperio de la ley sobre aquellos que llevan décadas pensando que están por encima de ella.
Una nación con una sociedad donde millones de sus ciudadanos, en su tierra y por todo el mundo, dejen sus vidas a un lado para unirse y expresar juntas que el fin de este proceso de degradación tiene que estar cerca, o sino que sus protagonistas se atengan a las consecuencias de un pueblo decidido a recuperar lo que es suyo, su país, una nación grande histórica y socialmente, que ha dado ejemplos de valor, resistencia y empuje a pesar de las dificultades; es una sociedad que despertó de ese letargo indiferente y decidió ponerse al frente de la recuperación de sus valores, de su libertad, de su futuro. En Colombia las voces de la indiferencia son cada vez menos, y las voces de la guerra, de la barbarie están comenzando a sentir el temor de ver 40 millones de personas rodeando a su estado legitimo para decirles: Cuando el jardín se esta llenando de maleza, hay dos caminos: dejarla crecer y dejar que acabe con el jardín, o arrancarla de raíz y ver a ese jardín florecer y encontrar un nuevo futuro, Por algún tiempo Colombia pareció escoger la primera opción. Hace poco los colombianos expresamos al unísono: Llegó la hora de arrancar la maleza, abonar y empezar a sembrar de nuevo!.
(Visited 87 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Adolfo Ramírez. Soy consultor y tengo un master en Diplomacia y Relaciones Internacionales. Me apasiona la politica internacional, latinoamerica y Colombia. Convencido de la necesidad de abrir siempre el dialogo a todas las opiniones.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Ante la salida de Carlos Queiroz como técnico de(...)

2

Hace unos años vi el documental Solar Revolution, el cual presenta(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Por fortuna, creo que ese adormilamiento, esa abulia, ese letargo, ininterrumpidos durante dècadas, empezaron a “sacudirse”. El pueblo colombiano se ha llenado la boca diciendo que los buenos somos màs, entonces, yo pregunto ¿si los buenos somos màs, què estamos esperando? Adolecemos de una aterradora enfermedad: la cobardìa; nos salpica la indiferencia y nos corroe la falta de memoria. Recuerdo la famosa frase: EL FUTURO ES YA! , por Dios, necesitamos unirnos para combatir la carroña de politiqueros ladrones, la asquerosa parapolìtica, los narcos, los asesinos guerrilleros, los mentirosos paramilitares; para defender nuestras vidas del secuestro y la desapariciòn de tantos y tantos colombianos. ¡ÂNIMO COMPATRIOTAS!
    ——–

  2. Hay quienes piensan que lo del jueves fue un ataque de dolor colectivo y que por lo mismo no dará frutos en lo porvenir, sinembargo, como lo dice el autor de este artículo, es posible que los colombianos hayamos comenzado a tener conciencia colectiva, es decir, un criterio más amplio y pólitico sobre la realidad que nos ha tocado vivir y por ende vamos descubriendo que las formas democráticas como el voto -universal y secreto, deber y derecho de todo ciudadano- son la manera práctica de concretizar el clamor popular que contemplamos con esperanza la semana pasada.

  3. dorayoctavio

    Es reconfortante presenciar demostraciones publicas como la del jueves pasado en todo el territorio nacional y comentarios como el del presente escrito lleno de optimismo en el destino de Colombia.Es esperanzador contar con escritores como el articulista que miran la realidad de la patria con objetividad y fuerza dirigida a orientar la accion correcta de cada lector.

  4. Excelente, por fin los clombianos a una sola voz vamos a luchar para alcanzar la paz por el camino de la no vilencia Ojala artìculos como el suyo tuveran mayor divulgaciòn.O jala los medios dedicaran tiempo o unos renglones diarios para presionar a los guerrilleros a que vuelvan a la legalidad y los politicos dejen de estar estimulando con violencia verbal a ella.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar