Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Brasil es la economía más grande de América Latina. Su posición natural, sus inmensos recursos, su población y su liderazgo en tantos aspectos en la región indicarían que la posición geopolítica de Brasil en la región, es una de supremacía regional. Si habláramos de potencias regionales en al ámbito internacional, Brasil es la nación llamada a desempeñar ese papel en Suramérica.

Sin embargo apenas ahora Brasil parece reconocer esa posición, y de manera tímida y ambigua. Dicho liderazgo empieza a verse en su interés de ser reconocido como una de las potencias emergentes internacionales, con su membrecía en el grupo BRIC (Brasil, Rusia, India y China); su interés en obtener una silla permanente en el consejo de seguridad de las Naciones Unidas, y su participación más activa en foros y organizaciones regionales, mostrando poco a poco un interés de dirigir políticas y tendencias en la región.

La diferencia está en que el gobierno brasilero y su pueblo no parecen estar comprometidos con esa visión de “potencia” regional que la comunidad internacional parece endilgarle al país. El mundo ve al Brasil como una potencia emergente, mucho más que los Brasileros se ven a sí mismos como una. De igual forma la región ha comenzado a mirar al Brasil como el líder natural, esperando que sirva de mediador de conflictos y coordinador y conductor de esfuerzos integracionistas en distintas áreas, pero la respuesta Brasilera ha sido ambigua y esporádica. Algunas veces se involucra como lo haría un líder regional, en otras aplica una política internalista de no intervención en los asuntos regionales a menos que dichos asuntos afecten sus intereses.

Una de las características más críticas de una potencia regional es su capacidad de influir políticas, promover acuerdos y desarrollar posiciones en su región. Una firmeza ideológica que permita promover dichas posiciones y hacerlas respetar a través del poder económico y político es no solo necesaria sino imprescindible, si de liderar se trata. Ideologías y posiciones ambiguas conllevan falta de credibilidad y debilitamiento de la supremacía que debería tener. China e India representan polos opuestos en Asia en muchos aspectos, pero ambas naciones tienen una clara firmeza ideológica y una clara supremacía económica, que inspiran de igual manera respeto y liderazgo regional. Las potencias tradicionales como Estados Unidos, La unión Europea; específicamente países como Francia, El Reino Unido o Alemania; o el Japón tienen todos los elementos de consistencia ideológica y supremacía política, económica, militar e ideológica que los hacen líderes indiscutibles en el concierto mundial. Brasil y su gobierno tienen que decidir cuál es la ideología que, como potencia, piensa transmitir y promover. Y no se trata de ser inflexible o autoritario, se trata de ser consistente y consecuente con la realidad mundial.

Elementos como la posición de Brasil frente a Chávez han hecho difícil descifrar que tipo de ideología el gobierno Brasilero quiere promover. Inicialmente parecían aliados claros, aunque no participantes activos, de la revolución Bolivariana. Luego hubo un alejamiento discreto que se profundizó en cuanto Chávez y su revolución empezaron a radicalizar su discurso y a afectar los intereses nacionales del Brasil en la región. Luego hubo un acercamiento hacia Colombia, el claro líder regional de la ideología democrática, capitalista y anti-Chavista en Suramérica, pero sin refutar aun el proyecto expansionista de Hugo Chávez, ni mucho menos contrarrestarlo. Adicionalmente, el discurso antiamericano del comienzo del gobierno Brasilero se ha ido suavizando, buscando no solo reconocimiento del valor geopolítico del Brasil por parte del Gobierno americano, pero también una mejor relación con la potencia Económica y política mundial actual. Esto ha ocurrido sin dejar totalmente la retorica anti-imperialista promovida por Chávez y sus aliados. Todas estas ambigüedades han hecho que comprender la realidad ideológica del liderazgo brasilero en la región sea una tarea compleja por decir lo menos

En Latinoamérica hay claramente una división ideológica insalvable. En un lado está Venezuela y sus aliados con su revolución izquierdista, centrada en el control político, social y productivo del estado, y un carácter semi-autoritario.En el otro está Colombia y algunas naciones de la región con su ideología democrática, derechista, de respeto a la propiedad privada y promoción del capitalismo. Ninguno de los dos grupos podrá prevalecer. Brasil está llamado a ocupar el lugar que permita encaminar la lucha ideológica actual de la región y definir claramente de qué lado está y que elementos deben ser promovidos o rechazados en cada una de estas corrientes. La región necesita un poder interno, capaz de entender las realidades latinoamericanas, capaz de compartir los problemas de nuestras naciones, pero igualmente capaz de trazar hojas de ruta, planes y modelos que permitan manejar dichas diferencias dentro del marco del respeto, la integración y la legalidad. Brasil no parece entender que si quiere ser reconocido como una potencia regional, debe empezar a actuar como tal y utilizar su poderío económico y político para liderar a la región y sacarla de la lucha interna que poco a poco se está cocinando en la región. Latinoamérica necesita un líder que promueva y defienda los enormes logros en términos de democracia, libertad y desarrollo de la región en las últimas décadas. Un líder dispuesto a condenar a aquellos miembros que pretendan alejarse de los valores fundamentales de la comunidad Latinoamericana. Brasil está llamado a desempeñar ese papel, pero para ello debe definirse y reconocerse internamente como el líder que debe ser.

(Visited 62 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Adolfo Ramírez. Soy consultor y tengo un master en Diplomacia y Relaciones Internacionales. Me apasiona la politica internacional, latinoamerica y Colombia. Convencido de la necesidad de abrir siempre el dialogo a todas las opiniones.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tuve el honor de ejercer por primera vez como jurado de(...)

2

[caption id="attachment_370" align="alignleft" width="300"] Fotografía tomada de Pixabay[/caption] Uno de los(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Me sorprende muchísimo el desconocimiento del autor y de los demás comentaristas sobre la situación en Brasil. Por el artículo, uno imaginaría que existe en Brasil un debate sobre nuestra posición de liderazgo regional y que las constantes crisis entre Colombia y Venezuela/Ecuador son un tema clave para el pais. Brasil no quiere “promover ideologías”, incluso porque, como suele pasar en procesos democráticos, los gobiernos cambian de acuerdo con la voluntad popular y acá seguirán cambiando. Tenemos nuestros desafíos internos y nuestra prioridad es enfrentarlos. Nos ha ido bien en las últimas décadas. La participación del pais en los foros internacionales es una clara señal de que Brasil tiene un nuevo status y de que su importancia es reconocida internacionalmente. Algunos vecinos comprenderán esta realidad y se sumarán. Otros quedarán para tras, enrollados en discursos ideológicos ultrapasados. La modernización y el desarrollo económico de Brasil son un hecho.

  2. Considero que la política de izquierda esta mandada a recoger, lo otro la política de Chávez es un disfraz más de la corrupción y el narcotráfico de armas, droga y filosofías que son dañinas para América latina.
    Latinoamérica necesita de líderes más constructivos, que piensen en soluciones realas a nuestras condiciones y efectivas, no en sueños de ideologías de dictadores baratos.
    Con respecto a Brasil, la problemática es que los brasileros se creen su historia, ellos echan el cuento y se lo creen ellos mismos, es bueno cuando es una realidad, en este caso el 70% de la población es pobre y solo el 30% tiene la riqueza, Pregunto ¿quién manda allí? ¿Los militares o la izquierda? ¿ Como puede ser un país rico cuando su pobreza es una de las más altas?
    Mientras no eduquemos a nuestra población Latinoamérica de una manera correcta y sin manipulaciones de filosofías ni de derecha, ni de izquierda, ese día podremos construir modelos propios para nuestro desarrollo, pero pienso que todavía nos falta mucho camino por recorrer y alcanzar tan anhelado sueno, lo siento por los brasileros pero el cuento de los más fuertes, está en cuento, su realidad es otra para quienes conocemos a fondo a este país.

  3. Lo primero que America del sur tiene que hacer es acabar con esa falacia monumental de izquieda – derecha como forma de legitimación política. en un continente atrasado y con bajo desarrollo institucional, lo que hay que hacer es modernizarse, desarrollar el capitalismo, inserta en la globalización, humanizarlo y buscar la participacion economico-social y poilitica de los ciudadanos.El tal socialismo chavista es una gran mentira en países que ni siquiera puede producir su propio sustento.El chavismo es el síntoma más patético del atraso y del regreso al caudillismo totalitario y excluyente. por el tiempo que lleva operando, al menos en Venezuela, lo que se ve es todo lo contrario al desarrollo. Brasil es más un mito que una realidad, sin ideario, con grandes desigualdades y con una frivolidad de quinceañera, en coqueteos permanentes con el rnachismo delirante de un Chavez mediatico, quien a su vez es la máscara del totalitarismo de Fidel Castro, ernpotrado en el antimperialismo para ocultar su fracaso.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar