Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando los chicos del barrio quisieron jugar al fútbol los vecinos respondieron llamando a la policía. La policía respondió con requisas y hostigamientos, los chicos respondieron en las bandas juveniles, peregrinos en las ciudades de las que no son parte y en las que no tienen futuro. Son inmigrantes colombianos, pero también ecuatorianos, peruanos o dominicanos; jóvenes que sin motivo alguno terminaron “recluidos” en una sociedad que no les reconoce y reconocidos por un país en el que ya no viven.

Estos chicos y sus familias son los que han inundado las calles de las principales ciudades españolas con camisetas amarillas y rojas de la Selección Colombia. El censo que no logró el Estado colombiano de sus nacionales en el exterior, lo permitió una selección de fútbol. Ahora sabemos que somos muchos. La gente, escandalizada, nos cuenta por miles.

Esa colombianidad encerrada en sus singulares exilios, silenciosa, indiferente al país político y a los exiguos llamados electorales se mueve fervientemente por esos jóvenes que nos representan en el Mundial.

Y va más allá de las victorias. Se trata de un acto de redención. La gente no ve al futbolista extravagante engullido por las fauces del estrellato, ve a “pelaos” humildes que podrían ser sus hijos o sus hermanos, a los mismos que la policía acosa por no tener papeles, aquellos molestos individuos de los que el vecino recela, jóvenes inmigrantes que hoy juegan al fútbol y mañana pueden estar en un Centro de Internamiento esperando una deportación.

Faltaba el bálsamo de la victoria para que la gente pudiera salir orgullosa a la calle, aunque no sean sus calles, aunque el resto de la gente mire con perplejidad la euforia de la colonia colombiana, esos chicos humildes que pudieron ser un inmigrante más, están dejando boquiabierto al mundo y nosotros, inmigrantes, vivimos en ese mundo atónito que empieza donde terminan las fronteras de Colombia.

Puede que no nos sirva de nada más lo que pase en Brasil. Todas las mañanas nos tendremos que levantar a pensar en resolver los problemas del día a día, en conseguir el dinero para enviar la remesa, en pagar la hipoteca o perder la casa, en jugar al gato y el ratón con la policía.

Pero pueda ser que aquellos mestizos que deambulan por las calles de Barcelona o Madrid no sean vistos más como vándalos ociosos detrás de una pelota sino como los príncipes del fútbol que hoy deleitan al mundo en Brasil.

puede seguirme en: @jc_villamizar

(Visited 189 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Interesado en ecologismo, feminismo, política y reflexiones que rompan el pensamiento único. Buscando en las rebeldías al ser humano universal. Consultor en migraciones forzadas, proceso de paz y pedagogía, participación ciudadana y víctimas en el exterior

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Pirómanos

    Al ELN no se le ocurre otra cosa que apagar un fuego con gasolina. La noticia confirmada por los(...)

  • Colombia

    Tauromaquia: el amo que llevamos dentro

    Un par de horas antes del tercer encierro en la plaza de toros de la Santamaria, en el café(...)

  • Colombia

    El problema de la paz es la palabra

    El momento no podía ser más dramático. El profesor Correa de Andreis, ilustre hijo del Caribe, académico, defensor de(...)

  • Colombia

    Lo que nos jugamos en La Habana

    Tenemos dos opciones para entender lo que está en juego en La Habana. La de Elizabeth que pudo hablar de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Hace cuatro años el país protagonizó un hecho que durante muchos(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar