Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Era un ritual, las lágrimas que bajaban por las mejillas arrugadas del abuelo, cuando evocaba las palabras premonitorias de Jorge Eliécer Gaitán. Crecí escuchando sus relatos de ferviente liberal, sobreviviente de dos guerras civiles (la de los Mil Días y la denominada época de La Violencia); era un viejo como todos los de su generación, nostálgico y desencantado, del que aprendí la truculenta historia de Colombia con sus palabras cargadas de derrota. Caminé con él año tras año el 9 de abril por la carrera séptima y por el cementerio Central y cada año ensamblé una pieza, encajé un dato, entendí alguno de los episodios que me iba contando para terminar de aderezar mi infancia, que como la de toda mi generación, estuvo rodeada de bombas, masacres y magnicidios.

Ahora, cuando ya hemos entrado de lleno en el siglo XXI, la historia que contaban nuestros abuelos apenas si ha cambiado. Perviven los mismos oscuros apellidos bajo las mismas estructuras de poder, gobernados por las mismas élites, desangrados por el mismo conflicto. Sin embargo a nuestra generación le inculcaron la idea de que vivíamos una guerra sin causas, que nació con las FARC y que esta a su vez nació con Marulanda y que este nació como leyenda de la noche a la mañana en Marquetalia, y ahí se acabó nuestra precaria historia. Los únicos que vivieron y supieron realmente cómo empezó toda la violencia de los últimos 50 años fueron esos viejos que nos intentaron transmitir su relato. Esa generación va muriendo y con ella los testigos de excepción que refutan a los historiadores.

Es tal nuestra desmemoria que no hemos caído en la cuenta de que gran parte del Congreso de la República está tomado por las viejas figuras de siempre fosilizadas, esperpénticas, decadentes. Y además por los hijos o nietos de quienes han detentado algún tipo de poder político; es un Congreso de delfines y de caciques. Por fuera de esos círculos viciosos quedan algunos congresistas desperdigados que se cuentan con los dedos de una mano.

Seguimos, sesenta y siete años después del asesinato de Gaitán, asfixiados por la vigencia de sus palabras, que vivimos en un país devorado por su propia oligarquía. Justamente un acuerdo de paz desmontaría el pretexto que utilizaron durante décadas para desviar la atención de todo un pueblo sobre el problema de fondo que carcome a Colombia. Mientras estuvimos pendientes de los avatares del conflicto armado, la oligarquía se repartió entre sus familias las instituciones del Estado. Por su parte los gamonales venidos a más con ayuda del paramilitarismo utilizaron el despojo como mecanismo para hacer su particular reforma agraria.

No pretendo aquí una lección de historia, pretendo referirme a un día que desde 1948 es el símbolo de una denuncia, perdida en la impunidad, contra un Estado que funge ser de derecho. Pero una cosa es serlo y otra muy distinta parecerlo. La altura moral de la dirigencia que diseñó y ha gestionado esta república no daba para la aplicación y el ejercicio de una democracia pulcra y genuina. La salida fácil ha sido la de aparentar que lo somos y por el camino ir eliminando las voces de quienes con toda la integridad moral lo han denunciado, ahí están Gaitán, Pardo Leal, Antequera, Pizarro, Bernardo Jaramillo o Luis Carlos Galán entre un largo y dramático etcétera. El espacio vacío que han dejado todos estos asesinatos se ha llenado con una mezcla malsana de timoratos, leguleyos y mercachifles.

Por esa razón creo que, al margen de cualquier postura ideológica o nivel de vinculación con nuestra realidad política, el 9 de abril es un día dedicado a todos nosotros/as, a las mayorías sociales de este país. Es un ejercicio de memoria colectiva, una deuda pendiente que no nos la va a pagar esa minoría que nos llenó de amnesia. Es una forma de devolvernos la confianza perdida en nosotros mismos para rescatar al Estado y devolverlo a sus verdaderos hacedores, al pueblo. Así las cosas esperemos que la clase política tradicional, promotora de esas dos guerras civiles, la misma que se entregó a los carteles del narcotráfico, que se vendió a los grupos paramilitares y que ha hecho un festín de corrupción las instituciones del Estado, no salga ese día si le queda en algún recóndito lugar de su conciencia algo de decoro.

@jc_villamizar

(Visited 173 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Interesado en ecologismo, feminismo, política y reflexiones que rompan el pensamiento único. Buscando en las rebeldías al ser humano universal. Consultor en migraciones forzadas, proceso de paz y pedagogía, participación ciudadana y víctimas en el exterior

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Pirómanos

    Al ELN no se le ocurre otra cosa que apagar un fuego con gasolina. La noticia confirmada por los(...)

  • Colombia

    Tauromaquia: el amo que llevamos dentro

    Un par de horas antes del tercer encierro en la plaza de toros de la Santamaria, en el café(...)

  • Colombia

    El problema de la paz es la palabra

    El momento no podía ser más dramático. El profesor Correa de Andreis, ilustre hijo del Caribe, académico, defensor de(...)

  • Colombia

    Lo que nos jugamos en La Habana

    Tenemos dos opciones para entender lo que está en juego en La Habana. La de Elizabeth que pudo hablar de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Con una población actual de más de 7 mil 500 millones(...)

2

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar