Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Perder la cédula puede ser más grave de lo que piensa. Más grave que perder su tarjeta débito, crédito o cualquier otro documento. Este plástico representa su identidad, pero no la protege como debería. En el momento en que cae en manos de los delincuentes usted está completamente desprotegido.

Es así como funciona. Una cédula robada implica una identidad que se escapa del control de su poseedor. Así es mi historia, que comenzó el 18 de julio de este año, cuando en un restaurante me robaron la billetera con todos mis documentos personales: tarjetas, licencia de conducción y por su puesto con mi cédula. Después de proceder a bloquear todas mis tarjetas y poner las respectivas denuncias, pasó un mes y medio en calma, hasta que el 14 de septiembre recibí una llamada de una entidad financiera para confirmar un pagaré para la compra de un vehículo… del que yo no tenía conocimiento alguno…

Rechacé esa transacción y fui personalmente para darme cuenta que se había pedido y aprobado un crédito para la compra de un vehículo a mi nombre: por 34 millones de pesos. Una persona había alterado mi cédula y había puesto su foto y su huella, haciéndose pasar por mí, había solicitado el dinero al banco, y no solo eso… con gran preocupación me puse a investigar en Data crédito y Cifin. Se habían reportado 17 consultas a centrales de riesgo y ya habían sacado dos tarjetas de crédito a mi nombre. El problema más grande, es que mientras estas personas tuvieran mi documento iban poder seguir haciéndolo. Tuve que darme a la tarea de ir a visitar banco por banco que salía registrado, cerrar mis cuentas y prácticamente bloquearme financieramente para que los delincuentes no pudieran realizar más transacciones con mis datos.

Todos los días dedico cerca de una hora y media a revisar data crédito en busca de nuevos movimientos fraudulentos con mi identidad, y tras casi 45 días de haber realizado la denuncia no tengo aún la citación de la Fiscalía. Es entendible, revisando las noticias sobre el tema leí que el año pasado la entidad llevaba casi 30 mil denuncias por falsedad en documentos solo en Bogotá, lo que demuestra que el problema lo viven miles de personas más.

 

¿Por qué sucede esto?

Las cédulas en Colombia no tienen mecanismos de seguridad que protejan efectivamente la identidad de las personas. Casi en ningún lugar se acostumbra a utilizar mecanismos de autenticación biométrica que permitan identificar a ciencia cierta que la persona es quien dice ser.

En este escenario, mi esperanza es que la registraduría acepte una solicitud formal que realicé para que me permitan cambiar mi número de cédula. Lo complejo de todo esto es que la ley colombiana contempla solo dos casos para poder realizar este proceso: tendría que cambiarme de sexo o cambiarme de nombre, ninguna de las dos opciones me parecen viables y creo que son un reflejo de los vacíos y las carencias en términos de seguridad de nuestros documentos de identidad nacionales.

 

África nos da el ejemplo

Sin duda, una posible solución podría ser implementar un mecanismo de seguridad en las cédulas (las contenedoras de nuestra identidad) similar al de una tarjeta de crédito o débito, emulando un caso como el de Camerún. En este país las autoridades decidieron reestructurar todo el sistema de identificación y fabricación de nuevos documentos para combatir el fraude y la suplantación de identidad.

Implementaron una tarjeta electrónica de identificación, esto es como una cédula con muchísimas más funciones. Es un documento que permite identificarlo de la manera tradicional, pero también le permite firmar y autenticar documentos electrónicamente, así como acceder a servicios de E-Goverment. Lo mejor de todo es que esta tarjeta podría desactivarse en caso de robo o pérdida igual que una tarjeta de crédito.

Si mi cédula fuera así, no tendría mayor preocupación y quienes la robaron quizás no habrían podido concretar ninguno de los trámites que iniciaron, habrían robado algo inservible. Pero la realidad es distinta.

Nuestra identidad debería tener mecanismos de protección más altos, siendo algo tan valioso y frágil al mismo tiempo. Más aún, la identidad digital también debe protegerse. No deseo que nadie pase por la incertidumbre por en la que me encuentro, más seguridad para las cédulas es la opción que propongo.

(Visited 12.101 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy ingeniero eléctrico experto en temas de seguridad en la era informática. Cuento con más de 15 años de experiencia en el sector de las tecnologías de la información, marketing, telecomunicaciones y servicios financieros. Actualmente soy el Vicepresidente de Gemalto para Latinoamérica - Mobile Services & IoT, empresa especializada en seguridad digital.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Cualquier amante de la economía o en general de cualquier ciencia(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar