Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El debate sobre el populismo es un signo distintivo de la época. Con gran imprecisión las calificaciones de “populista” se lanzan a derechas e izquierdas. Por lo general, en tono despectivo. Sin embargo, hay un populismo malo y un populismo bueno.

El populismo malo es demagógico, construye narrativas falsas respecto a las causas de los males por los que pasa un país. “Causas” que por lo general se definen en términos de “culpables”.  La culpa la tienen las “élites”, “los judíos”, “los musulmanes”, “los inmigrantes” o cualquier sujeto definible como un “otro”. A la par de estas falsas narrativas se preconizan soluciones sin un adecuado sustento argumental o fáctico, apelando a las emociones, más que a la razón. Generalmente el “pueblo” al que apelan los malos populistas tiene una identidad específica, es un “nosotros” excluyente. Es un pueblo de blancos, o de magiares, o de hindúes, o musulmanes, o seguidores de  una determinada ideología o partido político. El líder populista malo goza ejerciendo un liderazgo personalista y carismático. Se mofa de las instituciones y los procesos, no aguanta la separación de los poderes con sus pesos y contrapesos, ni las autonomías y libertades de personas y organizaciones que no le son afines. Su ideal es él en el balcón y el pueblo en la plaza, comunicación directa, sin mediaciones. El líder populista tiene rasgos de iluminado frenético, sólo él representa la voz del pueblo. Dichas preferencias lo llevan gradualmente al autoritarismo, aunque haya sido electo democráticamente en sus inicios.

Estas características que acabamos de mencionar pueden servir para calificar tanto los populismos actuales, como los históricos. Sin embargo, hoy por hoy es preciso agregarle a la lista el manejo de los medios de comunicación y de las redes sociales. El Twitter es una excelente herramienta para un liderazgo personalista sin mediación, reemplaza a la plaza pública y al balcón y le permite al líder esa comunicación directa, por encima de las instituciones. Las cadenas y los trolls alimentan y multiplican los alcances de la demagogia y la incitación al odio, llevando a las sociedades a un peligroso estado de violencia y agresividad. Una demagogia, por demás, con un claro tinte anticientífico y negacionista.

El populismo bueno se entiende mejor si uno se refiere a la oposición pueblo-oligarquía. Es una interpelación a sectores mayoritarios diversos en cuanto a identidades, que no están accediendo a derechos o niveles de bienestar social y económicos básicos. Una falta de acceso que se debe a estructuras económicas, sociales y políticas sesgadas y controladas por una oligarquía. El populismo bueno moviliza a este pueblo diverso para democratizar las estructuras y corregir los sesgos, apelando a estructuras más participativas con igualdad de oportunidades y políticas redistributivas. Su acusación no es demagógica, sino comprobable, en el sentido de poder demostrar cuáles son esos sesgos y estructuras y cómo los mismos generan injusticias para con las mayorías.

El populismo bueno busca reformar el marco institucional para ensanchar el espectro ciudadano, pero no tiene temor a la institucionalidad, ni a someterse a un orden constitucional, con controles y limitaciones. El liderazgo es un elemento movilizador, sin duda, y también usa el carisma y la personalidad para interpelar y crear un sujeto anclado tanto en las emociones como en la razón. Ambos guiados por la narrativa de un “pueblo” con historia y con derechos, por lo general aunado a una nacionalidad, pero sin el cariz xenofóbico. El carácter identitario no deja de existir, pero se apela a él no para sembrar odio, sino para fomentar unión.

Evidentemente, estos son arquetipos, sería difícil encontrar populismos buenos o malos en estado puro. Sin embargo, más que una época de populistas y anti populistas, estamos en una época de populismos encontrados, uno que se decanta por el enervamiento irracional de los impulsos excluyentes con el fin de manipular la voluntad popular, y otro que apela a un pueblo ciudadano y plural para salvar la democracia y profundizar la justicia social.

(Visited 517 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Politólogo. Miembro asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos y Latinos (CLALS) de la American University en Washington DC. Exdirector regional para América Latina y el Caribe del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA). Magister de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), México. Fotógrafo amateur, escritor y traductor.

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Adiós Trump

    [caption id="attachment_150" align="alignleft" width="300"] René Magritte "La Traición de la Imágenes"[/caption] En 1929, René Magritte pinta La traición de(...)

  • Sin categoría

    En defensa de Gustavo Petro

    Durante una reciente estadía en el Centro de Estudios Latinoamericanos y Latinos de la American University, en Washington DC.,(...)

  • Política

    La manipulación de la Virgen María

    En el mes de diciembre, México, Nicaragua y Paraguay celebran el día de la Virgen María. La más conocida(...)

  • Mundo

    'God bless America', hasta cierto punto

    No ha de ser nada fácil armar el gabinete de la futura administración Biden-Harris. Los equilibrios entre diversidad racial(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_15421" align="aligncenter" width="950"] Claudia López - foto El Tiempo[/caption] Aunque(...)

2

Alejandro Salas Durán, Andrea Cárdenas y Luis Vargas Peña jamás se(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Participación y pluralismo son indicios del buen populismo. Mas exigente q el facil rebaño del mal populismo, en q el redentor piensa y decide por todos. La responsabilidad individual empodera adultos. La entrega al Mesías infantiliza

  2. Participación y pluralismo son indicios del buen populismo. Mas exigente q el facil rebaño del mal populismo, en q el redentor piensa y decide por todos. La responsabilidad individual empodera adultos. La entrega al Mesías infantiliza.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar