Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Quisiera iniciar este blog exponiendo uno a uno los tres mitos que yo considero son más peligrosos para la cultura. Quiero aclarar, siendo esta mi primera entrada en este blog que arranco a escribir de acá en adelante, que en lo que a mí concierne la cultura es el cúmulo de toda la información no genética que producen los seres humanos, lo que quiere decir que la cultura de alguna manera lo abarca todo en el mundo, desde cierto enfoque, que es precisamente mi responsabilidad.
Vamos a empezar por el principio, porque es necesario que se sepa de una vez: el buen gusto no existe. O mejor dicho, sí existe, pero no es unívoco, ni es siempre el mismo, que es prácticamente como si no existiera. Existe en cambio, el mal gusto, demarcado por las conductas que empobrecen la cultura en todas sus manifestaciones. De hecho, no hay nada de peor gusto que la búsqueda incesante “por estar a la altura”, porque el buen gusto no se tiene, y la clase, no viene de ninguna manera ligado a lo que consumimos o podemos adquirir. 
Dijo alguna vez Yves Saint Laurent que la elegancia consiste en olvidar lo que llevamos puesto y precisamente en eso radica la maravilla que une a los productos culturales con los afrodisiacos, porque la seguridad de quien no tiene nada que ocultar, la honestidad sin afectaciones y el misterio como una forma de juego son los elementos que causan una atracción placentera hacia cualquier cosa, persona, animal, obra de arte, producto o plato de comida. Lo que hagan cuando entren en contacto con estos elementos ya es problema de ustedes.
Este mito juega su papel en sentido contrario para la gente de izquierda. No todos, pero sí aquellos que creen que la igualdad de los humanos y la supresión de las clases sociales implica necesariamente un empobrecimiento de la imagen, la pérdida de la belleza o el abandono de las búsquedas estéticas. Todo lo contrario; la lucha de una izquierda consciente de sus necesidades debería implicar de inmediato un enriquecimiento de todos, porque la educación estética es un factor fundamental en la vida humana, por decadente que les parezca.
El mal gusto existe porque es fácil delimitarlo. El buen gusto no para de crecer, tomando para sí elementos de lo que antes pertenecía al otro lado de la frontera; huyendo ciegamente de lo que entendemos como mal gusto solamente estamos reduciendo el cúmulo de nuestras capacidades, que son a su vez las posibilidades de nuestro entorno cultural, tan necesitado de búsquedas en todas las direcciones, siendo todas ellas importantes, relevantes y lo mejor, gratis (que no gratuitas).
En Twitter: @Rivas_Santiago
(Visited 220 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Artista plástico sin diploma, actualmente ejerzo como: presentador de TV, crucigramista para periódicos en Barranquilla, organizador de fiestas, diseñador gráfico, columnista, profesor de dibujo, escritor de libretos y parte del equipo de El Pequeño Tirano.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Hoy no es día de polémicas tontas sobre quién(...)

2

Cisneros, una tierra alegre y cálida, llena de verdor, con olor(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El buen gusto va ligado directa y proporcionalmente al bienestar propio y el crecimiento diario en todos nuestros aspectos, la ordinarides en todo el amplio sentido de su significado es lo opuesto a el buen gusto; entre màs repulsiòn proboque una situaciòn ò persona, se puede decir que es de mal gusto.

  2. El buen gusto y su opuesto, el mal gusto, si existen y son mutuamente excluyentes. La palabra “gusto” hace referencia a los organos de los sentidos y a sus respectivos limites expresamnete identificables en cada uno de ellos; porque tanto las falencias como los excesos en cada uno de ellos, o sea, las desviaciones de su punto medio envian informacion al cerebro que es el organo que finalmente nos informa de las falencias o de los excesos.No obstante el perfecto diseno de esta facultad,esta de por medio el veneno de “la moda” que es la que se encarga de “desactivar” el funcionamiento del sistema. Detras de la moda se “colinchan” toda clse de aberraciones por exceso o por defecto. La ignorancia es el caldo de cultivo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar