Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No hay limones y en mi casa ese, es un producto esencial. Me aventuro entonces al supermercado, al que no voy hace días, armada con mi mascarilla para protegerme, perdón para proteger a los demás del virus que nos acecha. Entro con el objetivo claro, sin permitirme ninguna distracción. Hoy en día es un lujo peligroso. Demasiada gente. Parece que la orden hubiera sido vayan al supermercado, en lugar de no salgas de tu casa. No puedo respirar, tampoco veo bien, no entiendo como hacen los cirujanos, ¡que carajo! ¡Esto es muy incomodo! Agarro mi bolsa y como puedo cuento limones, me encamino apurada hacia la caja, como si me estuvieran siguiendo. Oigo que alguien me llama… No puede ser: otra enmascarada. Saludo con la mano, con prisa, no importa pasar por antipática. Por los pasillos se me acercan demasiado. Seis pies, seis pies me recuerdo. No puedo respirar. La señorita de la caja no tiene tapabocas. Tengo que teclear el numero de la clave de mi tarjeta. ¿Donde están mis pañitos desinfectantes? No puedo respirar. Salgo. Camino a prisa. Me subo a mi carro. Por fin a salvo. No puedo respirar. Me quito la mascarilla. Me río de mi misma. De la ridícula situación. Respiro.

En el camino a mi casa veo que aun hay demasiados carros. Aquí la gente aun no se lo toma en serio, parece. Pienso en las calles de Madrid y Roma vacías. En las de mi ciudad, la vías de esa Bogotá llena de vida, de gente que camina, de tráfico desbordante, hoy en día desoladas. Imagino como serán las mañanas silenciosas en el apartamento de mi mamá, cuando siempre lo despiertan a uno los pitos de los carros. Tuvo que venir una pandemia para detener el afán. Ese que al final no nos llevaba a nada, supongo.

Llego a mi casa. Estoy a salvo. Desinfecto todo. Me lavo las manos. Mis hijas me esperan para desayunar.  Nos encerramos en nuestra nueva rutina. Cada una en nuestro cuarto. Cada una con reuniones virtuales. Clases. Tareas. Yo intento trabajar. Durante horas miro y repaso las cuestiones sobre las que tengo que tomar decisiones. Recortar presupuestos. Cortar gente. Pedir prestamos. Viene mi hija que esta en su ultimo año de bachillerato a mi oficina para comentarme que se ha metido en la clase que no es por error, nos reímos. A todos les molesta tener que mostrar la cara en el video, dice, cosas de adolescentes. Vuelvo a mis asuntos. No me puedo concentrar. Leo noticias. Abro los chats. Me río con los memes. Veo un video con el coro de una universidad y su canto virtual. Sonrío.

¿Que vamos a almorzar? Otra vez a la cocina… Pero si acabamos de desayunar.

Me llama mi marido. Que este amigo suyo tiene el virus. Un doctor. Que es muy duro dice. Otra vez no puedo respirar. Pero esta vez no tengo la mascarilla. Se me acelera el corazón …

Leo un articulo sobre los avisos que han puesto las tiendas cerradas en Nueva York y uno dice algo así como “el trayecto que fue interrumpido, eventualmente comenzará de nuevo”. Me pregunto como será ese comienzo, ¿Aprenderemos algo? ¿será realmente un nuevo trayecto? No podrá ser el mismo. ¿Seremos realmente capaces de dejar atrás nuestros egoísmos?

Cae la tarde. Miro por la ventana. Ahora hay mucha gente que camina a su perro. Pasan familias. Pasan parejas de la mano. Gente con pañuelos en la boca. Me recuerdan a los guerrilleros de mi país. Aquí no hay aplausos para los doctores. No hay cantos de vecinos. Vivimos lejos los unos de los otros. ¿Será que eso ayudará para que nos contaminemos menos?

Llega mi marido. Estaciona en el garaje y tenemos que llevarle ropa para que se cambie. El sigue viendo pacientes porque las otras enfermedades no paran. Es su obligación. Su compromiso. Su uniforme de médico queda todos los días aislado para ser desinfectado. Nadie le dirige la palabra antes de que se bañe. ¿Que hay de comer? Otra vez a la cocina…

Llama mi mamá. “Revisa el WhatsApp”, dice entusiasmada. Lo miro. Encuentro un video de mis hijas pequeñas bailando High School Musical. Le mandan cariñosos mensajes a la abuela. Sonrío con nostalgia. Se los muestro. “Vamos a hacerlo otra vez”, dicen, “bailemos. Llamemos por Facetime a la abuelita”. Y entonces las niñas ahora grandulonas bailan y cantan emocionadas. Todos reímos. Incluimos a la tía. Nos sentimos bien de estar juntos. Esto también pasará, me digo. Respiro. Tomo aire. Miro el verde y las flores que brotan en medio de la primavera. Hay esperanza.

(Visited 795 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista por vocación, profesión, herencia y designio, quien se tuvo que reinventar cuando se casó y se fue de Colombia, primero a México y después a Estados Unidos. En Colombia dirigió programas de Tv como ‘Pilísimo’, ‘Debates Caracol’ y ‘Personajes’. Hoy en día, vive en El Paso, Texas con su esposo y sus dos hijas. Es propietaria de una franquicia muy exitosa que ofrece clases de arte para niños, que la mantiene ocupada y feliz. Proviene de una familia de periodistas, la mayoría mujeres de esas que se adelantaron a su tiempo. Creativas y de carácter fuerte. Es alérgica al ajo y a los lagartos.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Para mis amigos trumpistas

    Estimada amiga o amigo trumpista: Me veo obligada a escribir de nuevo sobre este tema, a pesar de que(...)

  • Sin categoría

    Mi voz es mi voto y mi voto es mi voz

    Desde Texas, USA... Una frase muy de moda por estos días por aquello de las clases virtuales es “apaga(...)

  • Sin categoría

    ¿Patria para qué?

    ¿Me pregunto para qué sirve el patriotismo? De acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Lengua,(...)

  • Vida

    Cuando los hijos se van

    Solo se escucha el ruido del silencio. No se oyen carcajadas, ni gritos, ni música a todo volumen, ni(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¡Mochilero! ¿Qué tal una experiencia de camping pero con un toque de glamour? Así es, esta combinación de palabras resulta en el famoso Glamping, una tendencia que cada vez toma más fuerza en Colombia. Aquí le presento de qué se trata esta iniciativa que pude experimentar en Guatavita, con el mágico glamping de Villa Suiza. Sí, leyó bien, un mochilero en un glamping, ¿curioso no?

¡Bienvenidos!

[caption id="" align="aligncenter" width="1443"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: cortesía[/caption]

¿Por qué quedarse en un Glamping?

Vivir la experiencia

[caption id="" align="aligncenter" width="1442"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: cortesía[/caption]

Dada la ubicación privilegiada de los glampings, en escenarios que de entrada parecen inaccesibles para quedarse a pasar la noche (a los pies de una montaña, en pleno desierto etc), hospedarse en uno le hará realmente experimentar una vivencia diferente, recordable, que siempre quede guardada en sus adentros gracias a los paisajes increíbles que rodean este tipo de hospedajes. Villa Suiza se ubica cerca el embalse de Tominé, un enorme cuerpo de agua que siempre adornará cualquier vista.

Noches mágicas

[caption id="" align="aligncenter" width="1407"]Villa Suiza Glamping. Villa Suiza Glamping. Foto: @expresomochilero[/caption]

A mí, particularmente, me parece que en la noche todo cobra vida, ahí es cuando cobra sentido el mundo que habitamos, cuando la calma y la paz llegan. Es muy común que en su estadía se tope con una lluvia de estrellas que adornen el cielo, mientras siente cómo fuertemente el viento de fondo adorna aún más la experiencia. Cierre los ojos, agradezca y disfrute de una noche especial.

Creatividad por montones

[caption id="" align="aligncenter" width="1296"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: @expresomochilero[/caption]

Las mejores ideas para sus proyectos pueden nacer en un lugar como estos, donde todo se olvida y simplemente se disfruta. Aquí la inspiración -de la mano de la naturaleza- tendrá cabida. Vamos, estará rodeado de un ambiente tranquilo y ameno, donde leerse ese libro que tanto ha querido o simplemente proyectarse esos sueños que tanto ha querido cumplir es posible.

Fotos más que 'instagrameables'

[caption id="" align="aligncenter" width="620"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: @expresomochilero[/caption]

¿Por qué no coleccionar una postal mágica para el recuerdo? En un glamping como el de Villa Suiza, las fachadas e infraestructura adornarán cualquier fotografía que quiera tomar aquí. Adentro, su hamaca, chimenea e, incluso, la escalera de caracol son un hit y, afuera, las pinceladas del embalse imprimirán más magia a su lente.

Servicios que complementan la estadía

Una buena estadía conlleva experiencias adicionales, y es aquí donde un glamping es el aliado perfecto. En Villa Suiza podrá disfrutar de los siguientes servicios que usted puede contratar con anticipación para que, aparte de pasar una noche en un lugar de ensueño, se divierta con otros planes variados. Estos son:

  • Velero
  • Kayak
  • Cabalgata
  • Parapente
  • Experiencia de café
  • Dona acuática
  • Spa

¿Y los precios?

[caption id="" align="aligncenter" width="1535"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: @expresomochilero[/caption]

Un punto importante, ya que esta experiencia de glamour entre la madre naturaleza tiene uno costo que, aunque de entrada parezca alto, lo vale. En Villa Suiza, en el mágico glamping de Guatavita, el precio por noche es de $650.000 que incluye:

  • Chalet equipado
  • Jacuzzi
  • Chimenea
  • Vista al embalse de Tominé
  • Cocina adaptada
  • Parqueadero
  • Kit de aseo con todo lo necesario
[caption id="" align="aligncenter" width="1442"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: cortesía[/caption]

Sin lugar a dudas, tener la posibilidad de acampar pero con todas las comodidades es un lujo que vale la pena darse, al menos una vez en la vida. La conexión que sentí en este glamping-que incluso tiene un concepto religioso- me hizo disfrutar la experiencia y claro, quererla repetir. Puede conocer más sobre este mágico glamping en:

Gracias por llegar hasta aquí. Nos leemos pronto para seguir descubriendo lugares mágicos y coleccionando momentos. 

Leo Carrillo - Travel Blogger en EL TIEMPO | @expresomochilero

-->

¡Mochilero! ¿Qué tal una experiencia de camping pero con un toque de glamour? Así es, esta combinación de palabras resulta en el famoso Glamping, una tendencia que cada vez toma más fuerza en Colombia. Aquí le presento de qué se trata esta iniciativa que pude experimentar en Guatavita, con el mágico glamping de Villa Suiza. Sí, leyó bien, un mochilero en un glamping, ¿curioso no?

¡Bienvenidos!

[caption id="" align="aligncenter" width="1443"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: cortesía[/caption]

¿Por qué quedarse en un Glamping?

Vivir la experiencia

[caption id="" align="aligncenter" width="1442"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: cortesía[/caption]

Dada la ubicación privilegiada de los glampings, en escenarios que de entrada parecen inaccesibles para quedarse a pasar la noche (a los pies de una montaña, en pleno desierto etc), hospedarse en uno le hará realmente experimentar una vivencia diferente, recordable, que siempre quede guardada en sus adentros gracias a los paisajes increíbles que rodean este tipo de hospedajes. Villa Suiza se ubica cerca el embalse de Tominé, un enorme cuerpo de agua que siempre adornará cualquier vista.

Noches mágicas

[caption id="" align="aligncenter" width="1407"]Villa Suiza Glamping. Villa Suiza Glamping. Foto: @expresomochilero[/caption]

A mí, particularmente, me parece que en la noche todo cobra vida, ahí es cuando cobra sentido el mundo que habitamos, cuando la calma y la paz llegan. Es muy común que en su estadía se tope con una lluvia de estrellas que adornen el cielo, mientras siente cómo fuertemente el viento de fondo adorna aún más la experiencia. Cierre los ojos, agradezca y disfrute de una noche especial.

Creatividad por montones

[caption id="" align="aligncenter" width="1296"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: @expresomochilero[/caption]

Las mejores ideas para sus proyectos pueden nacer en un lugar como estos, donde todo se olvida y simplemente se disfruta. Aquí la inspiración -de la mano de la naturaleza- tendrá cabida. Vamos, estará rodeado de un ambiente tranquilo y ameno, donde leerse ese libro que tanto ha querido o simplemente proyectarse esos sueños que tanto ha querido cumplir es posible.

Fotos más que 'instagrameables'

[caption id="" align="aligncenter" width="620"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: @expresomochilero[/caption]

¿Por qué no coleccionar una postal mágica para el recuerdo? En un glamping como el de Villa Suiza, las fachadas e infraestructura adornarán cualquier fotografía que quiera tomar aquí. Adentro, su hamaca, chimenea e, incluso, la escalera de caracol son un hit y, afuera, las pinceladas del embalse imprimirán más magia a su lente.

Servicios que complementan la estadía

Una buena estadía conlleva experiencias adicionales, y es aquí donde un glamping es el aliado perfecto. En Villa Suiza podrá disfrutar de los siguientes servicios que usted puede contratar con anticipación para que, aparte de pasar una noche en un lugar de ensueño, se divierta con otros planes variados. Estos son:

  • Velero
  • Kayak
  • Cabalgata
  • Parapente
  • Experiencia de café
  • Dona acuática
  • Spa

¿Y los precios?

[caption id="" align="aligncenter" width="1535"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: @expresomochilero[/caption]

Un punto importante, ya que esta experiencia de glamour entre la madre naturaleza tiene uno costo que, aunque de entrada parezca alto, lo vale. En Villa Suiza, en el mágico glamping de Guatavita, el precio por noche es de $650.000 que incluye:

  • Chalet equipado
  • Jacuzzi
  • Chimenea
  • Vista al embalse de Tominé
  • Cocina adaptada
  • Parqueadero
  • Kit de aseo con todo lo necesario
[caption id="" align="aligncenter" width="1442"]Villa Suiza Glamping Villa Suiza Glamping. Foto: cortesía[/caption]

Sin lugar a dudas, tener la posibilidad de acampar pero con todas las comodidades es un lujo que vale la pena darse, al menos una vez en la vida. La conexión que sentí en este glamping-que incluso tiene un concepto religioso- me hizo disfrutar la experiencia y claro, quererla repetir. Puede conocer más sobre este mágico glamping en:

Gracias por llegar hasta aquí. Nos leemos pronto para seguir descubriendo lugares mágicos y coleccionando momentos. 

Leo Carrillo - Travel Blogger en EL TIEMPO | @expresomochilero

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. carlos194320

    Todo muy bien, hasta cuando encuentro que para comprar un limón ha tenido que hacerlo en carro, no esos se consiguen en la tienda de la esquina, en el barrio, por favor camine un poco así ve mejor lo que está pasando en su alrededor, claro siempre protegiéndose aunque sea un poco incómodo el tapabocas

  2. Tal cual lo describe, se ahoga uno con el desgraciado tapabocas, se aterroriza con los acercamientos de la gente, no quiere uno tocar absolutamente nada sino salir corriendo a resguardarse en la casa. Y lo mas deprimente de todo es que no es psicosis, sino un problema severo y mundial que va a estar mucho tiempo! ?

  3. Qué asfixia… mil tareas que hacer y no alcanza el tiempo… de nuevo cocina ?, tan rápido?… paranoia cuando hay que salir al mercado, a las medicinas… y claro, mil distracciones frente al computador, chats, videos, noticias, twitter…
    Me encanta!

  4. Y aquí en Ciudad de México , todavia como l metro lleno , la cuchara de la salsa para los tacos en la calle , tocada por todos los clientes que por necesidad o por ignorancia siguen en la calle como si nada .
    Solo nos queda esperar que gobierno Y ciudadanos que todavía “ no creen” tomen conciencia y se queden en su casa. Con la esperanza que no sea tarde .
    Buenas reflexiones Marce !

  5. Asi pasa en muchas partes de Estados Unidos. Primero fue Nueva York, luego New Jersey, luego viene Chicago y NewOrleans. La gente penso que eso del corona virus no era con ellos. Que iba a ser algo importante si nada estaba pasando. Eran solo los medios de comunicacion metiendo miedo. Hasta que de repente la epidemia se salio de control. Por que eso es lo que tiene la epidemia, se le pega silenciosa a la gente por dos o tres semanas, mientras ellos se dedican a pasarle el virus a todo el que tenga contacto con ellos. Y esos otros tienen tres semanas para hacer lo mismo. Y entonces el efecto es exponencial. Para cuando los primeros casos serios empiezan a llegar a los hospitales ya el virus se ha regado por todas partes. Y aun despues pasan otras dos semanas hasta cuando la gente empieza a llegar en grandes numeros a cuidados intensivos. Ahi es cuando los alcaldes y governadores se asustan y decretan cuarentena, pero entonces ya es tarde. Ya se aseguraron al menos unos cuantos miles de muertos. Y no queda sino cerrar todo y obligar a la gente a estar en casa hasta nueva orden. Y ver como la morgue se llena de muertos. Asi va a pasar en casi todos los estados.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar