Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Desde Texas, USA…

Una frase muy de moda por estos días por aquello de las clases virtuales es “apaga tu micrófono”. En ingles “mute yourself” que suena aún más fuerte, pues implica que los niños desde Kinder están aprendiendo antes que a socializar y trabajar en grupos, a callarse, a silenciarse a sí mismos.

Entiendo perfectamente que es necesario, para el orden y para que las maestras puedan dar su clase en paz, apagar el micrófono y silenciar las interferencias de los 25 hogares que tienen abiertos en sus salones de clase virtuales, pero me preocupa lo que implica.

Me preocupa que estemos silenciando a los niños antes de darles una voz. Si de algo estoy orgullosa es que a mis hijas les he dado una voz desde niñas y que en mi infancia siempre la tuve. A la hora del almuerzo siempre se debatían temas y se oían opiniones. Los jóvenes deben aprender a ser oídos, a tener y hacer respetar sus opiniones. Lastimosamente no solo este virus y la tecnología los está silenciando, también lo hace la desesperanza.

Tristemente la política aquí o allá se ha convertido en un circo de ataques personales. Con poco debate sobre las ideas y mucha grosería. Aquí, en Estados Unidos, pienso que para mí el voto se ha convertido más en  una cuestión de principios, que va más allá de las ideas políticas.

Algunos piensan que no hay que entrar en polémicas con cierto tipo de gente con la que no se puede discutir. Pero yo no me resigno al silencio. Ahora, como ciudadana americana, mi voto es mi voz y por eso expongo acá algunas de las cuestiones en las que creo:

  • Creo en el bien común. Es decir que quien gobierna no debe hacerlo  para beneficiarse a sí mismo, ni a un pequeño grupo de privilegiados.
  • Creo en los puentes antes que en los muros.
  • Creo en valores como la compasión y la empatía. Separar a los niños de sus familias y tenerlos en jaulas no puede ser la solución al problema migratorio. Muchos menos regresar a los jóvenes de DACA que no conocen otro país que este.
  • Creo que la educación y la salud son fundamentales y no deben ser privilegio de unos cuantos.
  • Creo en el respeto por la diversidad. En estos cuatro años hemos sido testigos del retroceso en cuanto al racismo con un presidente que ha fomentado el odio. Ante eso hay que disentir siempre.
  • Creo en la equidad de las personas, lo cual no equivale a un feminismo combativo. Como lo demostró la magistrada Ginsburg, tanto hombres como mujeres debemos tener los mismos derechos. A mis hijas les hemos enseñado que ellas pueden llegar tan lejos como se lo propongan y que se deben respetar y hacerse respetar. Quien ve a la mujer como objeto y con sus actos y comentarios no tiene empacho en denigrar de ellas (“grab them by their pussy”), no es digno de mi respeto.
  • Creo en la ciencia y, aunque este virus del covid-19 no ha sido posible controlarlo, estoy segura que con un manejo honesto, siguiendo los consejos de los epidemiólogos cuando le advirtieron al presidente de su gravedad, se hubieran evitado muchas muertes.
  • Creo que los valores cristianos se demuestran en los actos y no en los discursos, ni en expresar posiciones que pretenden ganar votos. ¿Qué haría Jesús en estos casos?
  • Creo en la democracia, en la libertad de expresión y no en quienes pretenden silenciar a los medios porque no se acomodan a sus agendas. Aún peor cuando advierte que si pierde, no va a aceptar su derrota y buscará perpetuarse en el poder.
  • Creo en la transparencia y la honestidad. El haber ocultado su declaración de impuestos y la manera deleznable como ha evadido impuestos el actual presidente de este país, es una burla para el pueblo estadounidense, una cachetada para los que pagamos cumplidamente al IRS mucho más, teniendo mucho menos.
  • Creo en este país que me ha dado oportunidades. Pero no quiero ser tratada como ciudadana de tercera.
  • Creo y espero un mejor futuro para mis hijas. Quisiera que resurgiera en ellas la ilusión de poder ver el cambio. Creo que Biden en este momento representa ese resurgir de la esperanza.
  • Creo que ningún candidato es perfecto y no voy a estar de acuerdo con todo. Pero sin duda, prefiero y elijo la decencia.
  • Prefiero la luz a la oscuridad.

No me silencio, ni quiero que los jóvenes lo hagan. Mi voto es mi voz, pero también mi voz es mi voto.

(Visited 796 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista por vocación, profesión, herencia y designio, quien se tuvo que reinventar cuando se casó y se fue de Colombia, primero a México y después a Estados Unidos. En Colombia dirigió programas de Tv como ‘Pilísimo’, ‘Debates Caracol’ y ‘Personajes’. Hoy en día, vive en El Paso, Texas con su esposo y sus dos hijas. Es propietaria de una franquicia muy exitosa que ofrece clases de arte para niños, que la mantiene ocupada y feliz. Proviene de una familia de periodistas, la mayoría mujeres de esas que se adelantaron a su tiempo. Creativas y de carácter fuerte. Es alérgica al ajo y a los lagartos.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Para mis amigos trumpistas

    Estimada amiga o amigo trumpista: Me veo obligada a escribir de nuevo sobre este tema, a pesar de que(...)

  • Sin categoría

    Mi voz es mi voto y mi voto es mi voz

    Desde Texas, USA... Una frase muy de moda por estos días por aquello de las clases virtuales es “apaga(...)

  • Sin categoría

    ¿Patria para qué?

    ¿Me pregunto para qué sirve el patriotismo? De acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Lengua,(...)

  • Vida

    Cuando los hijos se van

    Solo se escucha el ruido del silencio. No se oyen carcajadas, ni gritos, ni música a todo volumen, ni(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Un caluroso domingo Toty llegó ansioso a su casa, quería ver(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. en cada “creo” que expones aquí, el ritmo de mi corazón no varia, es un sintoma que encuentro acertadas tus reflexiones con el peso suficiente de quienes actuan
    en la justicia de conocer ampliamente la “otra” manera de pensar. es una virtud del ser periodista, siempre del lado de la justicia, del lado correcto…Bravo !!!

  2. Todos tus puntos son acertados. Excelente reflexión y por el bien del mundo entero ojalá gane el sentido común en las venideras elecciones en EEUU. Una frase para reflexionar que no me cansaré de repetir: “Todo pueblo se merece a sus gobernantes”

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar