Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Reconozco que abro mi Facebook con más frecuencia de la que quisiera. En estos días además, está lleno de política y de la división irreconciliable que se vive en este momento en Estados Unidos, país en el que vivo hace casi 18 años. Pero la verdad, para mí, las redes sociales representan la conexión con mi mundo, con Colombia, con mis amigos, mi familia y también con muchas otras personas que he conocido en mi peregrinar desde que salimos del país con mi marido hace más de 25 años. En mis redes hay gente muy diversa, de diferentes épocas de mi vida, pero también de variados orígenes, países, profesiones, colores, gustos y pensamientos.

Me gusta la idea de conocer y aprender de diferentes posiciones y mundos. Las posiciones políticas son divididas. No creo que discernir u opinar diferente, así sea con pasión, signifique ser irrespetuoso. Desde niña me enseñaron a discutir y a defender mis posiciones. De joven lo hacía en persona en las sobremesas y en distintos foros, ahora lo hago en la redes. Lo hago con el mismo respeto, así sea utilizando memes o ironías. Disiento y cuestiono cuando así lo considero, no creo que tenga nada de malo. Este blog justamente hace parte de esa intención. La de expresar mi opinión libremente sobre los temas que me preocupan de aquí, de allá, de nuestra responsabilidad como ciudadanos, padres, hermanos o amigos.

Recibo las críticas sin problema, siempre y cuando se hagan con respeto. No soporto ataques personales ni mucho menos groserías. Tampoco puedo entender cómo alguien prefiera quitarlo a uno de su listado de amigos en las redes porque piensa diferente. Es cuestión de sanidad mental, dicen algunos. Los entiendo, pero yo lo siento un poco intolerante.

Lo que estamos viviendo hoy en día es una polarización del mundo que, de acuerdo con varias investigaciones, es exacerbada por las redes sociales. Es cierto que los medios tradicionales también han tomado partido. Pero eso no es nuevo. Siempre han existido las tendencias y los intereses. La división partidista y el apasionamiento tampoco son novedades ni aquí ni allá. Pero la selección de lo que vemos es cada vez más recortada y amañada. Quizá lo que pasa es que la tecnología magnifica el efecto. Si antes cambiábamos el canal, hoy los algoritmos o los intríngulis de la tecnología deciden por nosotros.

Bien lo explica el documental de Netflix Social Dilema; somos un producto manipulable. Lo que empezó en las redes como una estrategia de mercadeo para vendernos productos y servicios, terminó en una venta de nosotros mismos. También como me dijo alguien querido en estos días: “hoy la gente no opina, sino que la opinan”. Porque, claro, lo que “nos gusta” determina lo que vemos, lo selecciona. Lo que nos muestran moldea nuestra percepción y la radicaliza. Lo que termina pasando es que solo vemos aquello que nos gusta y esa es una realidad tergiversada o acomodada.

Pareciera entonces que la realidad no existe, ni la verdad tampoco. Porque las opiniones no se basan en análisis de la realidad, sino en la “verdad” de cada quien. En las verdades que se fabricaron fundadas no en las noticias sino en lo que dicen los influencers, o aquellos a los que se sigue. Lo más grave es que hay quienes terminan creyendo en fuentes que, por llevarle la contraria a los medios, terminan siendo completamente amañadas y maniqueas. Lo complicado es cuando se comparte información falsa que confunde y desinforma. Muchos opinan y nadie corrobora. De acuerdo con el Pew research center, “la gente que ve las noticias políticas a través de las redes sociales está menos informada que los que lo hacen de otras maneras”. Por eso quizá muchos se forman ideas más radicales y extremas y así el mundo se convierte en los que piensan como yo y los que están contra mí.

Como decía en una de sus columnas el periodista mexicano Juan Carlos Nuñez: “Es más fácil ganar adeptos simplificando la realidad que complejizándola. Por eso se suelen plantear los problemas, sean los personales o los nacionales, en términos de blanco y negro, a mi favor o en mi contra. De ahí el rotundo éxito de las telenovelas mexicanas en las que están claramente definidos los buenos y los malos, las víctimas y los victimarios. No hay términos medios”.

Aún más grave es cuando esos grupos radicales de uno u otro lado van construyendo una retórica que justifica el odio. El papa Francisco, en su última encíclica sabia, analítica y reconciliadora, así lo expresa: “Los movimientos digitales de odio y destrucción no constituyen —como algunos pretenden hacer creer— una forma adecuada de cuidado grupal, sino meras asociaciones contra un enemigo”.

Así mismo, el Papa también critica esa selección que moldea nuestras realidades: “La verdadera sabiduría supone el encuentro con la realidad. Pero hoy todo se puede producir, disimular, alterar. Esto hace que el encuentro directo con los límites de la realidad se vuelva intolerable. Como consecuencia, se opera un mecanismo de “selección” y se crea el hábito de separar inmediatamente lo que me gusta de lo que no me gusta, lo atractivo de lo feo. Con la misma lógica se eligen las personas con las que uno decide compartir el mundo. Así las personas o situaciones que herían nuestra sensibilidad o nos provocaban desagrado hoy sencillamente son eliminadas en las redes virtuales, construyendo un círculo virtual que nos aísla del entorno en el que vivimos”.

Así que los invito entonces a no caer en esa radicalización y desinformación. Busquemos diferentes fuentes. Seamos un poco más críticos con la información que consumimos, abiertos a la discusión y a otras posiciones. Definitivamente hay que ser más tolerantes.

(Visited 342 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista por vocación, profesión, herencia y designio, quien se tuvo que reinventar cuando se casó y se fue de Colombia, primero a México y después a Estados Unidos. En Colombia dirigió programas de Tv como ‘Pilísimo’, ‘Debates Caracol’ y ‘Personajes’. Hoy en día, vive en El Paso, Texas con su esposo y sus dos hijas. Es propietaria de una franquicia muy exitosa que ofrece clases de arte para niños, que la mantiene ocupada y feliz. Proviene de una familia de periodistas, la mayoría mujeres de esas que se adelantaron a su tiempo. Creativas y de carácter fuerte. Es alérgica al ajo y a los lagartos.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Acciones de gracias

    Hace 20 años, cuando llegamos a este país, vivíamos en la Florida y nadie nos invitó, ni entendíamos muy(...)

  • Sin categoría

    Un país de posibilidades

    En estos días de post-elecciones aquí, en EE. UU., mi hija de 18 años me hizo el siguiente comentario:(...)

  • Sin categoría

    Desinformación y poca tolerancia

    Reconozco que abro mi Facebook con más frecuencia de la que quisiera. En estos días además, está lleno de(...)

  • Sin categoría

    Para mis amigos trumpistas

    Estimada amiga o amigo trumpista: Me veo obligada a escribir de nuevo sobre este tema, a pesar de que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar