Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Llega diciembre y con él la época de la nostalgia. Me llegan recuerdos de montañas verdes, noches estrelladas, del olor a musgo que bajaba del monte para el pesebre en la finca de los abuelos, del pino recién cortado, la natillas, los buñuelos, los tamales, de tutaina tuturumaina, ven a nuestras almas, ven nos tardes tanto

Recuerdo las navidades de mi niñez en Boyacá. Siempre llena de primos, reuniones familiares, de madrugadas con neblina, de leche recién ordeñada, de las melcochas hechas con panela (el piloncillo de los mexicanos) que se batían en el lavadero y tocaba moverlas para envolverlas, mientras se quemaban los dedos, de las obras de teatro que hacíamos con entusiasmo y dedicación. En nochebuena comíamos tamales con chocolate en una mesa larga. Los niños siempre se sentaban en una mesa auxiliar en la parte de atrás. El árbol rebosaba de regalos. Los 25 se mataba un ternero y se hacía cuchuco en una fogata, en una olla inmensa, todos reunidos alrededor del fuego con tanto entusiasmo, tanta vida, muchas carcajadas, música, alegría, ilusión, sueños, esperanza y futuro.

Para mis hijas hemos querido reproducir algo de esas costumbres. Viviendo lejos de Colombia, siempre hemos hecho pesebre y rezamos la novena. Cantamos villancicos de todos los países con nuestros amigos latinos de múltiples nacionalidades. Compartimos tradiciones. Comemos tamales mexicanos y tomamos chocolate colombiano. Los regalos los traía el niño Dios, pero también Santa Claus. Casi siempre viajamos a Colombia, pues el mejor regalo para mi mamá es tenernos juntos.

Sin embargo, esta navidad será distinta; sin viajes, sin familia, sin reuniones. Tan distante por cuenta de un virus que nos sorprendió y nos atacó. Nos dejó indefensos. Nos creíamos tan sabios, tan adelantados, tan científicos y tecnológicos, tan poderosos. Pero nada de eso ha servido. El mundo entero está en jaque. Millones de enfermos y de muertos. Clínicas y hospitales están a rebosar. Los médicos y el personal de salud están cansados y frustrados, son tan poco apreciados, pero muy dedicados. Hasta ahora, después de diez meses, vemos la esperanza con las vacunas que llegan cautelosas. Es una luz al final del túnel.

Este fin de año estaremos lejos de los nuestros. Los que emigramos sí que sabemos de distancia. Estamos acostumbrados a ella, pero ahora se nos impone y nos obliga a ser responsables.

Dicen que hemos aprendido de resiliencia, esa capacidad que tenemos para adaptarnos en las dificultades. Creo que además, en este 2020 hemos comprobado lo frágil que es la vida. Mientras algunos tercos la siguen retando como si estuviéramos en un juego de ruleta rusa, muchos han perdido a sus seres queridos, sin despedidas, sin estar, sin abrazar, sin acompañar.

Dice un dicho que no se trata de esperar a que la tormenta pase, sino de aprender a danzar en la lluvia. Y qué aguacero el que nos cayó. Fue un año raro, difícil y pesado. Pero enfoquémonos en la esperanza. Esperemos que cuando esto acabe seamos menos egoístas.

Agradezco a todos los amigos que me han acompañado. Que han tenido oídos para mis angustias. Esto pasará y recordaremos con humor nuestras sesiones de Zoom. Ya volveremos a abrazarnos. Ya volveremos a compartir. Por ahora, como dice una amiga, en estos días necesitamos paciencia, prudencia y disciplina… Agradezcamos por todo lo que tenemos. Miremos hacia ese mañana. Que el espíritu de la Navidad llene nuestros corazones. Recordemos que celebramos el nacimiento del niño Jesús. Por eso: ven, ven, ven. Ven a nuestras almas, ven no tardes tanto.

(Visited 349 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista por vocación, profesión, herencia y designio, quien se tuvo que reinventar cuando se casó y se fue de Colombia, primero a México y después a Estados Unidos. En Colombia dirigió programas de Tv como ‘Pilísimo’, ‘Debates Caracol’ y ‘Personajes’. Hoy en día, vive en El Paso, Texas con su esposo y sus dos hijas. Es propietaria de una franquicia muy exitosa que ofrece clases de arte para niños, que la mantiene ocupada y feliz. Proviene de una familia de periodistas, la mayoría mujeres de esas que se adelantaron a su tiempo. Creativas y de carácter fuerte. Es alérgica al ajo y a los lagartos.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Sobre los desenmascarados enemigos de la vacuna

    Mientras muchos amigos y familiares nos miran con envidia por la oportunidad de ponerse la vacuna contra el covid,(...)

  • Cultura

    El poder de las palabras

    Mucho se ha dicho sobre el poema de Amanda Gorman en la posesión del presidente Biden. Esa muchacha de(...)

  • Vida

    En modo Tutaina

    Llega diciembre y con él la época de la nostalgia. Me llegan recuerdos de montañas verdes, noches estrelladas, del(...)

  • Sin categoría

    Acciones de gracias

    Hace 20 años, cuando llegamos a este país, vivíamos en la Florida y nadie nos invitó, ni entendíamos muy(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_370" align="alignleft" width="300"] Fotografía tomada de Pixabay[/caption] Uno de los(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Tuve el honor de ejercer por primera vez como jurado de(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar