Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Un culipronto es primo hermano de un lambón y hermano medio de un lagarto. Nacen de la incapacidad que tenemos los colombianos de quedarnos callados, de abstenernos de la posibilidad de no decir ni mu, de no dejar pasar la oportunidad de opinar, de juzgar, de aconsejar. Por eso, somos muchos, porque brotamos silvestres y surgimos en las esquinas como los vendedores de arepas, las tiendas de Tostao y las peluquerías en los barrios.

Nos gusta meternos en las conversaciones ajenas y por eso nos privan las filas en los bancos y en los supermercados. Como además somos fantoches, creemos saber de todo y de todos. Nos gustan las teorías, las hipótesis, las suposiciones, las presunciones, las conjeturas y las medias verdades. Es más fácil que Zidane acepte que no quiere a James o que vuelva el pan de cien, que encontrar un colombiano que diga que no sabe, porque lo que ignora, lo inventa, lo imagina, lo improvisa y en caso extremo, muy extremo, es capaz de hacer que pase. Por eso amamos las redes sociales, porque nos permiten sentar cátedra a partir de la lectura apresurada de ciento cuarenta caracteres. Lo banal y lo fútil es lo de nosotros, porque opinar sin demostrar, decir sin sostener, hablar sin sustentar, es tan colombiano como aplaudir cuando aterriza el avión de Nueva York.

El hambre del mundo, la reserva Van Der Hammen, la movilidad en Bogotá, las lesiones de Falcao, la situación en Venezuela, la disfunción eréctil, el precio del dólar, los cólicos menstruales y el colesterol alto, encuentran su respuesta en nuestras charlas de café, donde arreglamos el mundo y le sacamos leche a la vía láctea.

Somos culiprontos, ladinos e insidiosos. Nos gustan las promesas, porque tenemos claro que nunca las vamos a cumplir. Nos movemos al vaivén de lo que pasa y de lo que nos conviene. Prometemos a los hijos juegos y paseos que nunca se dan. Juramos amor eterno en ceremonias fastuosas y a la menor oportunidad traicionamos sin recato. Ofrecemos puentes donde no hay ríos o triunfos donde no hay trabajo. Ponemos citas que no cumplimos, llegamos siempre tarde, y así se nos va la vida, diciendo sin hacer y sobre todo, sin ponernos colorados. Somos ventajosos, vivos y faltos de palabra. Y para completar, nos gusta la alharaca, porque nos gusta criticar sin haber participado, reprochar sin haber votado, señalar sin conocer, tachar sin informarnos, tildar sin analizar y fiscalizar solamente en una dimensión, el ejemplo perfecto de los comequehaya y de los simellamanvoy.

Una sociedad que no cumple lo pactado, que se deshace en las babas de la trivialidad y la superficialidad, es una sociedad inviable por donde se le mire, pero ahí seguimos y así nos va. Por eso tal vez lo que necesitamos es no perder la oportunidad de quedarnos callados cuando no nos han llamado.

(Visited 2.046 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Era un día de enero del 2004, escribía un artículo sobre(...)

2

Pura pasión, de Annie Ernaux, es un libro corto sobre un(...)

3

Extractos del 'Bogotálogo: usos, desusos y abusos del español hablado en la(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. me hace pensar en las personas que critican a patarroyo (o patarrollo, no sé cómo sea) porque no ha sacado la vacuna con el 100% de eficiencia. porque sienten oso, pese a que ellos no son los que hacen el esfuerzo, y es nomás decir hago la vacuna y ya sale en un fin de semana, sin haber investigado ni pasado años sacando conclusiones y observando. pero obvio, ellos saben más que el pobre inepto que en todo ese tiempo no ha logrado sacar su vacuna. y así todo. completamente de acuerdo

  2. manolo1459

    Buena manera de distorsionar la realidad. La banalidad que lleva a llamar las cosas de manera disfrazada, propio esos si, de comentaristas culiprontos y lambones.

  3. leon330676

    mucha razon tiene el columnista Una predicción si votamos por los mismos vamos al desastre seguirán robando, si cambiamos tendremos empleo por que bajara la jornada laboral a 36 horas y 4 de capacitación para que se creen mas plazas de trabajo, mas turnos y mayor servicio, apoyo a las empresas con rebajas entre 5 y 10 por ciento en renta que las hará mas competitivas, salud y pensión universal, trabajo, estudio cultura y deporte para jóvenes mujeres y tercera edad, apalancarmos en exportaciones pero principalmente en el consumo interno con beneficios primero para nuestros ciudadanos. lucha frontal contra la corrupción y la inseguridad Claudia Lo-pez y Fajardo son la solución, el país al primer mundo en 8 años

  4. alvaro1001

    Buen día señor Mauricio Lievano, espero que no este viviendo en Colombia y si aun esta, que bueno que se vaya pronto y viva en un buen pais el cual no debe ser dificil encontrar, pues Colombia es el unico pais donde somos culiprontos y lambones y donde su señoria no debe estar

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar