Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La cultura traqueta que hoy nos toca no se la inventó Pablo Escobar ni mucho menos. Viene, tal vez, desde la conquista española que nos acostumbró a tomar por la fuerza todo aquello que no nos pertenece y a imponer a punta de gritos y de histeria la visión del mundo que mejor nos parece. Así ha sido siempre.

Tampoco creo que haya sido una historia de grandes contra chicos o de muchos contra pocos, porque si algo ha caracterizado nuestra historia ha sido la tiranía de las minorías, que a punta de mañas, de alaridos y de física violencia, han sometido a los demás.

Nuestra cultura traqueta viene desde la conquista española.

En contraposición a los abusos, hemos desarrollado una cultura paralela de “no me la dejo montar de nadie”. Nuestras reacciones suelen ser desproporcionadas y sin rumbo, por lo que navegamos en la eterna zozobra y la perpetua tensión, entre el montador y el aminomevenganajoder. Y así nos ha ido.

Las ideas poco importan y por eso nos sobran opiniones y nos faltan argumentos. Vivimos presos de los memes y los chismes. Nos oponemos a los otros porque sí, por santanderistas o por bolivarianos, por conservadores o por liberales, por godos o por cachiporros, por mamertos o por fachos, por izquierdosos o por derechistas, como si eso en nuestro país significara algo. Hablamos de comunismos y de fascismos con una facilidad que asombra. Sin embargo, si leemos que un partido “apoya la confianza inversionista, la cohesión social, la austeridad estatal y el diálogo popular” y otro dice “apoyar la lucha y la defensa de la vida, la capacidad territorial para auto determinarse de acuerdo con sus realidades propias, la  participación desde las prácticas y la movilización permanente”, podemos entender que no es que haya muchas líneas rojas. O azules. O verdes.

Nos sobran opiniones y nos faltan argumentos.

Por eso, vivimos presos de la elocuencia de unos caudillos endiosados a punta de su verborrea incontinente, reyezuelos que gritan y vociferan y empujan a la masa, según sus intereses.

La intransigencia nos mata porque somos un país donde todos creemos tener la razón y lo peor, o lo mejor, es que sí, que todos tenemos un pedacito de verdad, una parcela, que cultivamos a diario en Twitter, en Facebook, o en las discusiones de café. La única verdad es la nuestra y el resto son física bosta de caballo. No importa el cariño, ni la amistad, ni el respeto. Lo que vale es que prevalezca nuestra opinión.

Vemos la vida por un pequeño hoyo, un ojo mágico que solamente deja ver lo que queremos, que solamente nos permite distinguir a nuestros héroes. El resto son simplemente unos villanos.

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: soyatardescente

Síguenos en twitter:@atardescentes

Síguenos en Youtube: atardescentes 

(Visited 562 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La miopía de Dios

    Tengo la firme convicción que Dios no se levanta de mal genio un día y decide: “venga y le(...)

  • Opinión

    Las finanzas y la ideología

    No me gustan muchas cosas. Ni Uribe, ni Duque, ni Marta Lucía, ni Carlos Holmes. No me gusta el(...)

  • Política

    La libertad y el orden

    En este mundo extraño que estamos viviendo parecemos movernos en el falso dilema entre la libertad y el orden.(...)

  • Vida

    Falócratas de closet

    Hablar de machismo o  feminismo es como entrar con los ojos cerrados a una fiesta de policías del Esmad.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tengo la firme convicción que Dios no se levanta de mal(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. roman333515

    Por qué -cuando nos referimos a algo malo- tenemos la manía de decir “Somos un país…”?. Por qué nos gusta denigrar de nuestro país, y el que lo hace, generalmente también se refiere así a su familia… “somos una familia…”. LA HUMANIDAD ES ASÍ… por favor, no hablemos mal de nuestro país, cambiemos el tono a ver si logramos cambios. Fin.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar