Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Yo no recuerdo haber salido a marchar nunca en esta vida porque ejerzo mi derecho a disentir de maneras muy distintas. No necesariamente en ese orden, me quejo, me burlo, escribo, voto y, a veces, hago lo que me toca como ciudadano. Respeto a los que marchan, incluso, admiro a esos jóvenes tesos y formados que las lideran, pero yo no lo hago por una razón de la que tengo plena convicción: no creo que sirvan para mucho. En las marchas y en los paros cada quien va a protestar por el pedazo que le toca o por el hambre que padece, pero los gobiernos frente a eso (este y todos) se hacen los locos y miran para otro lado.

Que la gente está mamada es obvio, que la ineptitud es galopante, salta a la vista, que la clase media está jodida, es una verdad de Perogrullo, que terminan en pedreas y en abuso del Esmad, es casi casi un lugar común, y que los motivos siempre sobran, no tiene discusión, pero un hecho real es que en Colombia, desde la Revolución Comunera, en 1781, son pocos los paros que han tumbado a un presidente, dos para ser más claros: en 1909, las protestas contra Rafael Reyes terminaron en represión y a los pocos meses renunció. Uno. En 1948, Jorge Eliécer Gaitán promovió la Marcha del Silencio, que convocó a más de 100 mil personas sin una consecuencia real. En el 54, durante el gobierno de Rojas Pinilla, hubo protestas con muertos de por medio, pero se aguantó tres años más hasta que otro paro lo obligó a la renuncia y al exilio. Dos. De ahí en adelante solamente se recuerda el paro del 14 de septiembre de 1977 durante el gobierno de López Michelsen, la movilización contra el secuestro de las Farc y las protestas estudiantiles y los paros campesinos durante el gobierno Santos. Un pobre balance en más de cien años de historia de un país donde los políticos siempre han abusado.

No necesariamente en ese orden, me quejo, me burlo, escribo, voto y a veces, hago lo que me toca como ciudadano.

Vayamos a Duque, del que uno no sabe si reírse o sentarse a sollozar, porque parece estar prisionero en un cargo que no quiso, pero que tampoco fue capaz de rechazar. Está ganando tiempo, esperando que el partido se termine para que no le metan otro gol, que, en su caso, siempre es autogol.

Encerrado con sus amiguetes de la Sergio, como los primíparos de universidad que se reúnen en un grupo de estudio, elabora teorías, diseña programas, escribe libretos y discursos, hace planes con diagramas de flujo y esquemas paso a paso, de pronto bien intencionados, pero que para un país como el nuestro sirven poco. O muy poco.

El problema de Duque no es la ausencia de rating sino la falta de sintonía.

No nos digamos mentiras, sin la pandemia, Duque estaría envainado porque no habría sabido en qué ocupar su tiempo libre. Su problema no es la ausencia de rating sino la falta de sintonía. A esta altura parece no importarle nada. Ni que le digan, ni que lo insulten, ni que le hagan matoneo con las bromas. Hasta Uribe parece decidido a desmarcarse. Como los músicos del Titanic, los del Centro Democrático tocaron el vals hasta que el agua les llegó a las tetillas, pero ya no aguantan más y han empezado a hacerle el feo y esa tal vez será la única forma de que haga algo diferente. No los paros, no las encuestas, no su impopularidad, no las burlas, porque todo eso le vale tanto como un huevo de los que compra Minhacienda.

Para nuestra desgracia, falta poco más de un año, suficiente para hacer la Copa América, fumigar con glifosato, aplicarnos un impuesto con nombre rimbombante, nombrar a Carrasquilla y a Hassan embajadores en Grecia o en Brasil. Se quedará solo, eso sí, o tal vez con sus amigos de la Sergio, como cuando la Virgen suelta al niño y los apóstoles la miran de reojo.

Sigámonos leyendo:

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: soyatardescente

Síguenos en Twitter:@atardescentes

Síguenos en YouTube: atardescentes

(Visited 1.508 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

  • Política

    Los caudillos

    Napoleón, Bolívar, Emiliano Zapata, Pancho Villa, Hitler, Mussolini, Gandhi, Mao, Fidel, Chávez, Gaitán, Galán, Uribe, Petro. Los nombres cambian,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: María Camila Bernal G. Cerca de 7,000 enfermedades huérfanas han(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. marinamaldona1116

    A las protestas en Colombia les hace falta objetivos claros, que se vea unidad de lideres para ese fin, todos los dias, sin romper el bien comun de otros, presentar mesa de dialogo. lograr acuerdos democraticos y que se cumplan. Las protestas mueven gobiernos . claro !! debemos participar todos. Colombia Unida !!!!

  2. luis984349

    Comparar la valentia y consecuencia de los musicos del Titanic con los neñes del Centro Delincuencial es un en absurdo. Las FF.AA garantizan que No Pase Nada pues son los gatilleros de la elite liberal-conservadora que se ha aliado con los nuevos ricos narcos, todos ellos se identifican plenamente con el proyecto neofascista.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar