Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Hace poco más de un mes pasó desapercibida la noticia de la postulación de Bogotá como candidata para los Juegos Panamericanos 2019. Es, creo, una forma de resarcir el garrafal error cometido por los gobiernos distrital y nacional en la candidatura de 2015.
El papelón en Guadalajara fue mayúsculo: perdimos contra dos ciudades (Toronto, que a la postre ganó el derecho a organizar los juegos, y Lima) que tienen mejor infraestructura que la capitalina y que se habían tomado en serio el mostrar a la ciudad como candidata potencial, algo que no había hecho Bogotá. Basta recordar lo que dijeron autoridades nacionales después de la derrota: el alcalde Moreno insinuó que los canadienses habían ganado porque regalaron celulares Blackberry a los comités olímpicos mientras que el pobre comité olímpico colombiano había entregado copias de Cien años de soledad, un concejal le echó la culpa a las bases militares. Pero en realidad la improvisación de la candidatura fue enorme. La gente no sabía de la apuesta de Bogotá sino cuando una delegación viajó a vender una candidatura desconocida ante los comités olímpicos americanos.
El deporte vende. ¿Cuanto dinero gana Barranquilla con los partidos de la selección Colombia? ¿Por qué los países emergentes gastan cantidades inimaginables de dinero en estadios convertidos en elefantes blancos y ceremonias inaugurales? Simple: es una promoción del país. El deporte dice lo que somos, para bien o para mal. Desde Carrozas de fuego hasta Autogol de Ricardo Silva, desde el verano dorado del Reino Unido este año hasta el mundial sub-20, desde las estrellas de los narcotraficantes hasta los millonarios con sus equipos de juguete: es una radiografía más diciente que una marca país (y, hablando de, ¿por qué creen que lanzaron “La respuesta es Colombia” precisamente en el Metropolitano?).
Petro no puede improvisar. No está vendiendo simplemente un eslogan o una plataforma política: está vendiendo la imagen de una ciudad y de un país. Si la candidatura quiere tener algún tipo de éxito, debe ser eficaz. Las instituciones de la alcaldía deben trabajar de la mano con las autoridades nacionales para crear una estrategia seria, capaz de ser vista por el mundo entero. Tal vez esa candidatura sea la hoja de ruta para una Bogotá futura. Lo fue para Barcelona, Londres, Río de Janeiro y Guadalajara. Definitivamente puede serlo para la sufrida metrópoli. ¿Estará Bogotá preparada para asumir el reto de un evento como los Juegos Panamericanos?
En los oídos: Bonkers (Dizzee Rascal ft. Armand van Helden)
(Visited 117 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesional en Estudios Literarios de la Universidad Javeriana. Profesor universitario, escritor y poeta. Coautor de Casas de La Merced (Bogotá, 2015) y autor de artículos sobre educación y literatura publicados en Colombia y España. Cuando no escribe dedica su tiempo a observar, escuchar, leer, cocinar y caminar. El autor cree firmemente que el mundo es un montón de retazos unidos por el pensamiento, el cual los seres humanos no han comprendido en su cabalidad. Las opiniones del autor en este blog no comprometen a las instituciones donde trabaja, estudia y publica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El doctor Shaun Murphy regresó a Sony Channel con la cuarta(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Este mes la edición Colombia de este blog se dividió en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar